Inicio / Mujeres Sindicalistas / VANESA SILEY / “Discutir el programa, llamar a un plan de acción”

VANESA SILEY / “Discutir el programa, llamar a un plan de acción”

Vanesa Siley, secretaria general de Sitraju-CABA y una de las referentes de la Corriente Federal de Trabajadores en una entrevista para Sindical Federal hizo un repaso por diversos temas de urgente actualidad. Entre ellos se refirió al documento que,días atrás dio a conocer la CFT, a los proyectos flexibilizadores respecto al trabajo, al rol de la CGT y a una discusión que hoy está en la agenda pública como es la baja en la edad de la imputabilidad. 

cxfu_9pxuaatrwf

ENTREVISTA POR GABRIEL FERNÁNDEZ Y LEONARDO MARTÍN / TEXTO: LEONARDO MARTÍN

Vanesa Siley, pese a su juventud, tiene un recorrido de notable intensidad en la vida sindical. Es la Secretaria General del Sindicato de Trabajadores Judiciales de la Ciudad de Buenos Aires (Sitraju-CABA), una de las referentes de la Corriente Federal de Trabajadores en donde también es la principal impulsora del sector femenino que viene de realizar, un par de meses atrás, un importante encuentro.

Entrevistada por Sindical Federal, Siley repasó diversas cuestiones de la actualidad nacional. Desde el documento que emitió días atrás la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), los planes de flexibilización laboral, el rol de la CGT, el panorama político en un año eleccionario, donde se ven algunos indicios positivo de unidad, hasta la discusión de otro tema hoy muy presente en la agenda como es la baja en la edad de imputabilidad.

Días atrás la Corriente Federal de Trabajadores dio a conocer un importante documento titulado “O cambia la política económico o la Argentina quiebra” con un durísimo diagnóstico sobre las políticas económicas del macrismo y un llamado a la acción para detener ese avance.

Entendimos desde la Corriente que era un buen momento para hacer un balance del año. Hacer un documento no sólo descriptivo, sino hacer un posicionamiento de llamar a un plan de acción por parte de la organización madre de todos los trabajadores que es la CGT” explica Siley sobre la génesis del documento.

Amplía sobre el contenido con una enumeración de hechos preocupantes: “Hacemos eje en el modelo económico. Hoy tenemos un país que tiene déficit fiscal, una recesión terrible, que recauda menos, que abrió sus importaciones, que lleva en el año más de 450 mil despidos directos e indirectos, con presiones a las organizaciones sindicales para negociar salarios a la baja, para flexibilizar el trabajo cambiando los convenios colectivos. A esto hay que sumar la última medida que se tomó donde se libera la movilidad de capitales abriendo la puerta a los golpes de mercado,  que fue la resolución número uno de (Nicolás) Dujovne como ministro de Economía. Con todo esto que describo vamos directo a una quiebra del país” asevera.   

Apuntó críticamente, también, al Diálogo por la Producción y el Trabajo al que definió como “una pantomima destinada a ganar tiempo para avanzar en el ajuste sobre los trabajadores”. Basta recordar que uno de los acuerdos tras la última reunión en noviembre pasado era el compromiso de las empresas más importantes del país de no despedir trabajadores al menos hasta marzo. Una promesa para los titulares de diarios pero, incumplida de modo flagrante en la práctica concreta.

Siley, a tono con lo planteado por la CFT, reivindica a la CGT como una herramienta central para los trabajadores en la acción política. Explicó su importancia: “El reclamo a la CGT es porque nosotros somos parte, porque creemos que es la herramienta madre de todos los trabajadores y porque la queremos cuidar como un actor determinante para el futuro también. De nada sirve participar de un diálogo si simultáneamente se está destruyendo a un país y a la clase trabajadora”.

Luego amplió su mirada sobre cúal es, en su opinión, la postura que debería tomar la CGT como organización: “Ser un actor político que vaya para adelante con un país soberano como objetivo, fuerte, con redistribución de la riqueza, con un fifty-fifty para el capital y el trabajo. Eso es lo que nosotros concebimos. Nosotros hacemos el llamamiento a todos los gremios a discutir un programa y un plan de acción, que es de lucha y resistencia, a no permitir el desguace de la legislación laboral”.

Reclamó, también, “que se activen los mecanismos institucionales de la CGT que son convocar a los Congresos y a los plenarios de Secretarios Generales y de Consejeros de la CGT para determinar los planes de lucha”.

“LAS PASANTÍAS SON FLEXIBILIZACIÓN LABORAL”

Desde que Cambiemos asumió los destinos del país sus funcionarios han planteado recurrentemente la necesidad de “ganar en competitividad”, “bajar el costo laboral argentino”. Conceptos de la jerga económica que se utilizan para no hablar de flexibilización laboral, el real objetivo.

Se ha planteado rediscutir los convenios colectivos de trabajo, rebajar los aportes patronales, de “comer y descomer” proponiendo contratos basura, sin indemnizaciones y con menores derechos y en los últimos días reflotar el viejo proyecto noventoso de las pasantías.

En los proyectos flexibilizadores en danza, Siley apuntó con mayor dureza a las propuestas de pasantías. “Me parece fundamental abordarlo para comprenderlo y encarar un lucha contra el cambio de este sistema. Suena bien porque es un sistema que está destinado para aquel que estudia pueda trabajar y seguir estudiando. A mí me parece que es uno de los impulsos más peligrosos en la flexibilización laboral planteada porque es el que puede tener un visto bueno en la sociedad” advirtió.  

La pasantía es un régimen creado durante los años noventa, modificado en el año 2008 con la ley 26.427 donde se creó el Sistema de Pasantías Educativas. Destacó como positiva a esa ley pero simultáneamente la describió como “inaplicable”. “Un pasante es un trabajador igual que otro, en la mayoría de los casos no va a aprender, va a hacer lo mismo que el compañero de al lado que cobra el doble o triple que él” describe.

Hoy con una ley masomenos benévola con el pasante no se cumple. Imaginemos que el macrismo viene a reformar este sistema para hacerlo más flexible a los intereses de una empresa” reflexiona Siley.

Sumó más críticas: “Primero no se cumple el principio de igual remuneración por igual tarea, carece de todo tipo de derechos y que, además, después de un año y medio de trabajo el pasante queda en la calle. La expectativa de un pasante es ser trabajador de planta y si tiene que trabajar no más de cuatro horas por día si puede se queda diez horas”.

¿ES POSIBLE LA REARTICULACIÓN DEL CAMPO POPULAR?

Una necesidad política imprescindible en estos tiempos es avanzar en la construcción de un gran Frente Nacional con la solidez y el volumen suficiente para enfrentar el avance de las políticas del macrismo. En las últimas semanas ha habido algunos indicios positivos, que tiene un punto destacado en el acuerdo del peronismo en la provincia de Buenos Aires.

Siley se mostró optimista respecto a la convergencia: “Tengo muchas expectativas porque creo que el campo nacional y popular, que es más que el peronismo, son los sectores que tienen conciencia nacional. Creo que es posible un frente que pueda hacer una buena elección de medio término. Nosotros en el documento planteamos que el movimiento obrero sea parte de las discusiones para tener un programa político, un programa de país. No tenemos intenciones partidistas ni electoralistas, creemos que el movimiento obrero no puede ser excluido de las discusiones nacionales” concluye.

BAJA EN LA EDAD IMPUTABILIDAD: “Es una discusión absurda

Una discusión que ha tomado vuelo en la agenda nacional es la recurrente discusión en la baja en la edad de imputabilidad planteada en las últimos días por el Ministro de Justicia Germán Garavano. ¿Es una problemática real, extendida, o demagogia punitiva sustentada en un sector de la sociedad que pide mano dura y con el apoyo de ciertos medios de comunicación de alcance nacional?

Siley comienza citando a Eugenio Zaffaroni para analizar la situación: “Siempre que hay una situación que no se sabe como resolver se inventa un enemigo”.

Describe que principalmente Cambiemos y “algún sector oportunista de la política, por ejemplo algunos dirigentes del Frente Renovador, visualizan como enemigo falaz a los `adolescentes criminales`. Allí se argumenta que hay que atacarlo bajando la edad de imputabilidad”.

Creemos que la discusión por la baja de la edad de imputabilidad es absurda porque actualmente, a esos menores que no son punibles, tampoco tienen su garantía de libertad ni su debido proceso. Nosotros pedimos que haya un régimen penal juvenil con todos los derechos de cualquier régimen penal” argumenta Siley.

En definitiva hay que respetar la Convención Internacional de los Derechos del Niño que está vigente,  hay que dar una discusión seria, no a lo Blumberg, de cómo se van a respetar las garantías. Primero hay que comprobar que un menor cometió un delito para después penarlo y para eso necesitamos que se aplique un proceso penal en base a esta convención que considera a los niños,niñas y adolescentes sujetos de derecho” explicó.

Para finalizar contó que “Se está armando una red, donde convergen diferentes actores, llamada Argentina No Baja. Se hizo para dar este tipo de discusiones en profundidad”. La actividad de lanzamiento se llevó a cabo en la legislatura de Buenos Aires,  en la cual participan diferentes, entre ellos organizaciones sociales, políticas y sindicales como Sitraju-CABA.

 

Comentarios

comentarios

Visite también

Mesa Trabajo y Poder Judicial

JUSTICIA Y TRABAJO / “El derecho laboral no crea ni destruye empleo, lo que genera empleo es la política económica”

El juez laboral Enrique Arias Gibert, la referente sindical y diputada nacional Vanesa Siley y …