Inicio / Politica / #PLENARIOCFT #PROGRAMACFT / Pablo Chena: “Hay que pensar un modelo de desarrollo alternativo”

#PLENARIOCFT #PROGRAMACFT / Pablo Chena: “Hay que pensar un modelo de desarrollo alternativo”

 

Pablo Chena, es el encargado de coordinar a los equipos técnicos que trabajan en la profundización de los 26 puntos del programa de la Corriente Federal de Trabajadores. Encargado de abrir el juego en el plenario en San Vicente realizó un análisis del presente político nacional, sin perder de vista el internacional, y planteó la importancia y los rasgos básicos del programa de la Corriente. Las medidas imprescindibles para dejar atrás la destrucción en marcha del macrismo. 

Pablo Chena

Por LEONARDO MARTÍN

Pablo Chena, economista y encargado de coordinar los equipos técnicos que trabajan en la profundización de los 26 puntos del programa presentado por la Corriente Federal de Trabajadores, fue el encargado de comenzar con las exposiciones en el Plenario. Allí realizó un análisis de la situación política que atraviesa hoy la Argentina, sobre cómo se inserta en el contexto internacional enfatizando en las propuestas de la Corriente Federal para afrontar esta coyuntura. En ese punto es vital el Programa, los 26 puntos, el trabajo que se está llevando adelante en su profundización para pensar las medidas necesarias para afrontar el corto plazo, pero también lo estructural.

Son 10 las comisiones que se encuentran trabajando en esa dirección “interactuando y generando un vínculo técnico desde la militancia” explicó Chena. “Estamos realizando una síntesis del período de destrucción que estamos viviendo con este Gobierno, pero fundamentalmente con una mirada a futuro, a pensar un modelo de desarrollo nacional y popular alternativo. Ya ha quedado claro que con este modelo no se puede negociar, hay que plantear otro modelo”.

Acerca de las políticas económicas del macrismo explicó “Estamos en un proceso de desintegración nacional en pos de una integración internacional, en donde hasta ahora sólo nos hemos insertado como deudores. Las inversiones no vienen y, simultáneamente, hemos incorporado importaciones que destruyen nuestro tejido productivo”.

Allí profundizó en la situación que hoy atraviesa el capitalismo a nivel internacional “con un neoliberalismo se está convirtiendo en un neofascismo. Lo vemos en la derechas radicales de Europa, en Estados Unidos”. Luego subrayó “el neoliberalismo desincorpora al movimiento trabajador. Busca aniquilarlo como sujeto político” situación que vemos cotidianamente en nuestro país desde la asunción de Mauricio Macri como presidente.

Estamos en un capitalismo de guerra, un enfrentamiento beligerante del capital contra el trabajo. Lo más parecido que tenemos a esta época es la colonización, una situación donde el capital quiere imponer las reglas” afirmó.

La Corriente entendió rápidamente lo que propone este capitalismo de guerra, que no hay negociación posible porque quieren aniquilar al movimiento obrero” expresó.

Esto se traduce en políticas que apuntan a la pérdida del poder adquisitivo, a impulsar contratos de trabajo basura, en definitiva a la pérdida de derechos ganados a lo largo de la historia por el movimiento obrero en Argentina. En ese contexto dejó en clara cuál es el trabajo que deben realizar para imponer esas condiciones, “quieren aniquilar las resistencias y, especialmente, a los sindicatos que son la representación política de los trabajadores”.

“HAY QUE PENSAR UN MODELO SUPERADOR”

“Hay que discutir el paradigma de desarrollo” disparó Chena.

Hoy estamos en una crisis autogenerada por este neoliberalismo de guerra. Con la bicicleta financiera el Banco Central está trabajando para generar una crisis para que nada productivo pueda sobrevivir” como bien se siente en la sensible baja de la producción con las noticias cotidianas de cierres de industrias, de despidos, suspensiones, vacaciones que se adelantan, horas extras que se van perdiendo mes a mes.

Una de las apuestas del Gobierno es tener algún efecto positivo en la economía desde el crecimiento de la obra pública generando un efecto derrame sobre otras actividades. “No hay efecto multiplicador porque es imposible con una bicicleta financiera de este tamaño, que además es insostenible en el largo plazo. Lo único que sabemos es que vamos a estar endeudados y que, como dicen algunas hipótesis, la vamos a pagar con recursos naturales, territorio”.

Los criterios de empleabilidad, hoy en manos de las multinacionales, incluyen al 35 % de la población” manifestó Chena. “La guerra del neoliberalismo está enfocada ahí, en sustituir políticas económicas por políticas sociales para una parte de la población. Es por ello que la Corriente impulsa una recuperación del mercado interno”. Una medida imprescindible para no dejar fuera del sistema o en un situaciones de extrema precariedad en su vida cotidiana a millones de argentinos.

Con la vuelta de las políticas neoliberales, desde el Gobierno se vuelve a apuntar a los trabajadores como la variable de ajuste mientras sectores de la economía como el financiero, entre unos pocos, ostentan balances con ganancias millonarias y en donde la bicicleta financiera se ha convertido en el negocio más lucrativo en nuestro país.

Tenemos que pensar un modelo superador, Un modelo superador en donde la variable de ajuste sea el rentista financiero. El modelo de casino es insostenible porque el casino se está llevando la capacidad de pago. Se está generando un deudor insolvente en el corto plazo. Encima lo estamos haciendo en dólares por lo cual para pagar el nivel de deuda que estamos contrayendo, a lo que se agrega la fuga de capitales, deberían crecer las importaciones en 50 mil millones de dólares al año como mínimo, algo imposible hoy” afirmó Chena.

Estas políticas no son sustentables” continuó. “Cómo se va a pagar esto es la gran discusión. No sabemos cómo va a ser exactamente pero va a ser caótica, de alta conflictividad”.

ACERCA DE LOS 26 PUNTOS, LO URGENTE Y LO ESTRUCTURAL

El programa de los 26 Puntos es una primera aproximación con las bases de un proyecto alternativo que tenga al trabajo como eje, con un modelo de desarrollo autónomo para nuestro país, con producción nacional y con justicia social. El mismo tiene medidas de corto y largo alcance, de lo urgente y lo estructural.

Entre lo urgente la necesidad de crear un salario universal complementario que tenga como fin contrarrestar la precaria situación de millones de trabajadores informales con la premisa “que todos tienen derecho a un salario”. Pero además esto permitiría dinamizar el mercado interno, la producción nacional y el crecimiento de empleos formales, con una cobertura social más robusta.

Otra medida en paralelo es “proteger a la industria nacional” hoy en jaque con la apertura de importaciones, con la baja del mercado interno, con los altísimos costos financieros y energéticos.

Chena, atacó un argumento habitual de los funcionarios y de los economistas afines: “Hay que contrarrestar esta idea de que los costos laborales en Argentina son elevados. Nadie habla de los costos financieros o el precio de la energía. Todo se quiere resolver bajando costos laborales. El salario real en Argentina es parecido al del resto de Latinoamérica, lo que está caro en Argentina son los productos. Lo que tenemos es una concentración monopólica que está subiendo los precios por encima que en el resto de los países de Latinoamérica”.

Otro punto central al que se refirió fue la “regulación al sistema financiero”, una batalla medular.
Hay que modificar aspectos de la Carta Orgánica del Banco Central, la ley de Entidades Financieras y volver a pensar lo que se llamó ley de Depósitos y a eso sumar una pata para pensar los delitos financieros. También una profunda reforma fiscal en la que no sólo se discuta el Impuesto a las Ganancias”.

El trabajo de la Corriente Federal elaborando un programa de gobierno, un proyecto alternativo, es tan ambicioso como necesario. En las reflexiones de Pablo Chena, como de tantos otros que tomaron la palabra posteriormente quedó en claro una cosa. Hoy al campo nacional, a las grandes mayorías, le toca sufrir las consecuencias de la victoria electoral de Cambiemos. Es tiempo de resistir, de luchar, pero también de elaborar un proyecto lo más sólido posible para el momento en que toque ser nuevamente gobierno y allí avanzar con argumentos políticos y técnicos para construir una patria libre, justa y soberana, que incluya a las grandes de mayorías de nuestro país.

Comentarios

comentarios

Visite también

0000418977

Se viene una multitudinaria marcha al Congreso para rechazar la reforma previsional

Por LEONARDO MARTÍN Se recalentó definitivamente diciembre y no precisamente por las temperaturas de esta …