Inicio / Comunicados / CORRIENTE FEDERAL DE TRABAJADORES / Mensaje del 1° de Mayo

CORRIENTE FEDERAL DE TRABAJADORES / Mensaje del 1° de Mayo

MENSAJE DEL 1° DE MAYO

 

Nosotros, integrantes de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) en la CGT, venimos a reafirmar en este nuevo aniversario del 1º de Mayo, nuestra postura sindical fiel a los pronunciamientos históricos del movimiento obrero argentino que proclaman la necesidad imperiosa de concretar la definitiva liberación nacional y  alcanzar la realización plena del pueblo trabajador de nuestra Patria.

Una vez más decimos: Sin Independencia Económica no hay Justicia Social.

El gobierno encabezado por el presidente Macri, claro representante de los intereses de los grandes conglomerados empresarios locales y transnacionales, viene implementado acelera-damente un modelo de país dependiente que lleva indefectiblemente a la quiebra de nuestra República Argentina.

– El nivel de endeudamiento externo ha sido elevado a niveles récords, la deuda externa bruta ya supera los 210.000 millones de dólares, con el agravante de que está siendo con-traída exclusivamente para cubrir déficit fiscal y déficit de la balanza de pagos.

– Casi la mitad de la deuda externa emitida en el primer trimestre de este año tuvo como destino financiar unos 7.820 millones de dólares que fueron fugados del sistema financiero formal.

–  La política monetaria instrumentada por el Banco Central que sostiene altas tasas de interés con la excusa de controlar la inflación, favorece la especulación financiera y una fuga de capitales sin precedentes, alentada por la libre disponibilidad de las divisas.

– La industria nacional está siendo deliberadamente destruida por la retracción del mercado interno y la apertura indiscriminada de importaciones. Gran parte de las economías regio-nales han entrado en una crisis sin perspectiva de solución en el marco del actual plan eco-nómico.

– Centrado en el ajuste, el Estado en manos de las Corporaciones comienza a desvalorizar la importancia de los recursos que deben destinarse a salud y educación pública.

– Hacia fines de 2016 y de acuerdo a cifras del INDEC, había 1.500.000 desocupados en el país y la situación se ha agravado sensiblemente en los primeros meses del corriente año tanto para los trabajadores/as formales como para los que conforman la economía popular, incluyendo las cooperativas de trabajo seriamente afectadas por la recesión y los tarifazos. Estadísticas de la Universidad Católica Argentina dan cuenta de que en un año, la política del gobierno nacional generó 1.500.000 nuevos pobres y 2.700.000 indigentes.

– El gobierno impone topes en las paritarias. Los salarios de los trabajadores/as son utilizados como variable de ajuste, reducidos a la condición de un costo más dentro de la empresa, lo que permite augurar menor poder adquisitivo y mayor recesión de nuestra economía.

– Un tipo de cambio atrasado que se combina con drástica caída del consumo, brutales tarifazos y apertura irresponsable de la economía provocan el mayor retroceso en la distribución de ingresos de los últimos 40 años.

– La transferencia de recursos hacia los sectores más concentrados de la economía durante el año 2016 ascendió a $ 256.000 millones. La participación de los sectores más humildes de nuestra sociedad en la distribución de la riqueza cae a ritmo acelerado producto de la deva-luación, la reducción y quita de retenciones a las exportaciones, el aumento de tarifas, la apertura de las importaciones y la liberalización del movimiento de capitales.

– La principal atención gubernamental está puesta en lograr atraer inversores del extranjero, los que sólo se muestran interesados en la explotación de nuestros recursos primarios, el control de servicios estratégicos sumamente rentables o en jugosos negocios relacionados con la obra pública.

– La inserción inteligente en el mundo que propone el gobierno no es otra cosa que someternos a los tratados de libre comercio diseñados por las Corporaciones que controlan la economía de los países más poderosos del planeta y que sólo desean encuadrar a nuestro país en la nueva división internacional del trabajo abandonando nuestro tradicional no alineamiento y dejando de respetar la no injerencia en los asuntos internos de naciones soberanas.

La lucha contra el poder económico concentrado y contra la voraz y especulativa penetración extranjera que obtiene fabulosos beneficios en base al empobrecimiento de la inmensa mayoría de la sociedad, es misión natural de la clase trabajadora que no puede declinar.

Destrucción del poder adquisitivo de los salarios, flexibilización de las condiciones laborales, alto nivel de desempleo, debilitamiento de nuestras organizaciones sindicales y eliminación de históricas conquistas, se han convertido en metas indispensables del proyecto oligárquico en marcha para asegurar el éxito de su modelo y consagrar definitivamente la dependencia nacional.

Es por eso que la Corriente Federal de Trabajadores sostiene que con el proyecto de la oligarquía no se negocia, se lo enfrenta hasta acorralarlo e impedir que avance con su plan depredador que profundiza la injusticia y nos empuja a una nueva crisis de dimensiones imprevisibles.

Desde la Corriente Federal de Trabajadores, interpretando el clamor de la inmensa mayoría de las trabajadoras y trabajadores argentinos, protagonistas fundamentales de las multitudinarias movilizaciones del mes de marzo y del contundente paro general convocado por la CGT el pasado 6 de abril, sostenemos la necesidad de una férrea unidad de todo el movimiento sindical en la CGT, reclamando la continuidad de un plan de acción para forzar un cambio inmediato de la nefasta política económica que está instrumentando el gobierno nacional.

Reafirmamos nuestro programa de 26 puntos convocando a todos los sectores nacionales dispuestos a sumarse a un gran Frente Nacional capaz de asumir el desafío ineludible de diseñar un proyecto de país que tenga como objetivo supremo alcanzar la grandeza nacional y el bien común de todo el pueblo argentino.

Mientras tanto, la Corriente Federal de Trabajadores considera urgente:

 

– Promover un acuerdo multisectorial para determinar medidas que permitan la reactivación del mercado interno y definir un Plan de Desarrollo.

– Perfeccionar la emergencia social declarando como prioridad la necesidad de evitar el agravamiento de la situación ocupacional mediante la prohibición de los despidos por el plazo de un año.

– Instrumentar de manera inmediata medidas de protección del trabajo nacional, suspendiendo las importaciones de todos los productos que puedan producirse en el país.

– Remover las imperfecciones en la formación de precios.

– Rechazar cualquier reforma a la baja de la legislación laboral.

– Garantizar la negociación colectiva para los trabajadores/as de todas las organizaciones sindicales, tal como lo establece nuestra Constitución Nacional, restituyendo de modo inmediato la Paritaria Nacional Docente.

– Intervenir a través del Congreso de la Nación, el Banco Central de la República Argentina, suspendiendo en forma inmediata el proceso de desregulación de la actividad financiera que llevan adelante sus actuales autoridades.

LOS TRABAJADORES SOMOS LA PATRIA
CORRIENTE FEDERAL DE TRABAJADORES

Comentarios

comentarios

Visite también

100_0194

COMUNICADO CFT / “Macri y Sturzenegger nos llevan al quebranto financiero”

Comentarios comentarios