Inicio / Politica / PLENARIO EN AVELLANEDA / Reconstruir un frente nacional en base a un programa

PLENARIO EN AVELLANEDA / Reconstruir un frente nacional en base a un programa

Dirigentes de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) participaron de una mesa sindical en Avellaneda que tuvo como eje “los desafíos del movimiento obrero frente al neoliberalismo”. La jornada se dio en el marco de un nuevo aniversario de los fusilamientos en 1956 sobre militares y militantes peronistas para lo cual hubo referencias y un homenaje para los mártires del movimiento. Lo referentes de la CFT se refirieron al presente político, a un realizar un diagnóstico demoledor sobre el macrismo, pero también para aportar su visión del proceso electoral dentro del campo popular.Más allá de los alineamientos políticos se resaltó la necesidad de construir una fuerza, un frente nacional, con una base programática sólida para poner límites al macrismo y pensar un proyecto alternativo que consolide la independencia económica, la justicia social y la soberanía política. 

19023479_1697629323876231_5429907446769777707_o

Por LEONARDO MARTIN

“Los desafíos del movimiento obrero frente al neoliberalismo” fue el tema de un plenario que se desarrolló el viernes pasado en Avellaneda. Ante un salón colmado de militancia sindical, política y social, se conformó una mesa sindical con dirigentes de la Corriente Federal de Trabajadores y  la presencia de una dirigente de la CTA de los Trabajadores donde expusieron su visión de la situación política que atraviesa nuestro país en un contexto de fuertes debates dentro del campo nacional.

Por la Corriente estuvieron Héctor Amichetti (Secretario General de la Federación Gráfica Bonaerense), Walter Correa (mismo cargo en el Sindicato de Obreros Curtidores), Eduardo Berrozpe (Secretario de Prensa´Nacional en la Asociación Bancaria) y por la CTA María Reigada (Secretaria de DD.HH. en la provincia de Buenos Aires).

9 de junio no es una fecha más en la historia del peronismo. En esa jornada, en 1956, los mismos sectores del ejército que habían poco tiempo atrás bombardeado la Casa Rosada y masacrado a miles de civiles en la Plaza de Mayo, decidió fusilar a militares constitucionalistas y civiles, alguno militantes, muchos de ellos al azar ante un levantamiento que lideraba el general Juan José Valle. Una historia brutal, uno de los tantos actos criminales de la oligarquía argentina. Allí estuvo el recuerdo para aquellos mártires de la historia del peronismo.

El diagnóstico del macrismo a esta altura es repetido porque ya no cabe duda de que clase de gobierno hay enfrente. Uno que vino a concentrar la riqueza para unos pocos con la preeminencia del capital financiero, que busca ajustar a los trabajadores con menores salarios y derechos para lo cual necesita disciplinar a las organizaciones del movimiento obrero.

También se da en el contexto de una elecciones próximas en el tiempo. El primer test electoral donde el macrismo buscará revalidar por lo votos un improbable apoyo popular para profundizar su proyecto. Pero sobre todo en un momento donde en el campo nacional existen discusiones fuertes por el modo para encarar las próximas elecciones, más específicamente sobre  lo que ocurrirá en las PASO.

Con matices dentro de los discursos de los dirigentes de la Corriente Federal se reinvindicó la figura de Cristina Fernández y de Néstor Kirchner. Un mensaje claro en este momento político. Pero vale decir que más importante que ello fue el planteo de ir a octubre y pensar en el 2019 desde una base programática, lucha que viene dando la Corriente desde su misma formación. Establecer los puntos básicos e imprescindible sobre los cuales pensar un proyecto alternativo al del macrismo, retomando lo hecho recientemente, pero con una mayor profundización. 

Una idea que apunta a lo medular, a pensar la estructura de un proyecto de país. Plantear una reforma financiera para tener entidades bancarios para el desarrollo nacional, pensar que hacer con un endeudamiento externo enorme, que  reforma tributaria, cómo preservar los recursos naturales, la energía y ponerla al servicio del crecimiento local, pensar una nueva Constitución que cristalice un nuevo proyecto de país con un desarrollo nacional, con justicia social y soberanía política.

LOS DISCURSOS: EL HOMENAJE A LOS FUSILADOS EN 1956

Una de la páginas más valientes de la historia del peronismo es el alzamiento liderado por el General Juan José Valle contra la Revolución Fusiladora en 1956. 25 en total entre militares alzados y civiles a los que hay que sumar más muertos víctimas de la represión. Parte de la historia fue retratada en el notable libro de Rodolfo Walsh Operación Masacre.

“Son días dolorosos por el recuerdo de los compañeros caídos” expresó Héctor Amichetti. “Nuestro movimiento está lleno de heridas pero no ha podido ser derrotado y eso nos da fuerza por lo que representa el movimiento peronista para el pueblo argentino” completó.

A su turno, Eduardo Berrozpe, pidió un recuerdo de pie para rendir homenaje a los héroes y mártires de 1956  a modo de homenaje. Además destacó que Avellaneda y Lanús fueron epicentros de esas jornadas recordando que el General Valle previo a entregarse se mantuvo oculto en Avellaneda. “Se entregó para que no siguieran fusilando compañeros” rememoró.

LA CONTINUIDAD ENTRE 1956 Y EL PRESENTE

La historia Argentina tiene líneas de continuidad, peleas que en el fondo son las mismas hoy que 60 años atrás. En palabras de Héctor Amichetti “Dos proyectos antagónicos, el de la oligarquía en beneficio de los sectores minoritarios y con apoyo del imperialismo y el proyecto del pueblo. de redistribución de la riqueza, de justicia social, independencia y soberanía”.

Describió una estrategia común en los trazos de ese golpe de 1955 con sus posteriores políticas y la actualidad. “La medida que tomó ese gobierno fue la devaluación, desmontar todos los organismos de protección a la industria, debilitamiento del rol Banco Central, abrió la economía y volvió a endeudar el país”. Cualquier similitud con la actualidad no es pura coincidencia.

También recordó el rol de la Justicia frente a los fusilamientos garantizando la impunidad y los medios de comunicación de mayor tirada avalando para la opinión pública la brutalidad de los fusilamientos. Una matriz hoy más sofisticada pero que se erige sobre la misma base.

“Tenemos enfrente a un Gobierno oligárquico que solo les interesa su propio interés y de las empresas a las que representan que quieren encadenar a la Argentina al capital financiero. Esta situación debe ser enfrentada con claridad y sin mezquindad” expresó Berrozpe. “Tenemos que poner el acento en la contradicción principal, Macri y Vidal o el pueblo argentino”  completó.

Uno de los condicionantes que enfrentarán los gobiernos futuros en la Argentina es el peso de un endeudamiento externo que los condicionará y limitará el margen de acción, además de condenar a la pobreza a miles y miles de argentinos si no hay una estrategia muy contundente para afrontarlo. Una nueva forma de control e imponer políticas desde los centros financiero que Argentina ya ha padecido con crisis sociales profundas en su historia. Es indudablemente un rasgo central del macrismo que ha generado un endeudamiento externo escandaloso, se estima que desde diciembre de 2015 ha superado los 90 mil millones de dólares. En apenas 18 meses al mando del gobierno.

Amichetti reivindicó a la política de “desendeudamiento de Néstor y Cristina” como “revolucionaria”. Ello permite “distribuir la riqueza, aplicar los recursos para el desarrollo de la economía, de defender la industria nacional es una defensa de la soberanía. Define el país desde adentro hacia afuera y no desde afuera hacia adentro”. 

LA CORRIENTE FEDERAL DE TRABAJADORES / UNIDAD CON PROGRAMA

La Corriente Federal de Trabajadores ha sido el espacio sindical que con mayor velocidad y contundencia ha plantado una postura clara en oposición a las políticas del macrismo. Lo subrayó Walter Correa, “en un año de avasallamiento sobre el pueblo y los derechos de los trabajadores con absoluta tranquilidad y humildad podemos mirar a la cara a nuestros compañeros” afirmó.

Tenemos que ser oposición y el movimiento obrero ser el eje de ese frente nacional que todos soñamos y deseamos para voltear a la oligarquía” exclamó.  

“Desde un primer momento fuimos con nuestro programa y lo metimos en el seno de la CGT tratando de modernizar lo mejor de la historia del movimiento obrero que son los programas de La Falda, Huerta Grande, 26 Puntos de Saúl Ubaldini, la CGT de los Argentinos” agregó.

Amichetti aportó: “Nuestra batalla dentro de la CGT es la defender un verdadero modelo peronista. Con un modelo sindical con proyecto nacional. La fortaleza del sindicalismo no está en los convenios sindicales, en las estructuras, está en todo eso pero ligado a un proyecto de país. Si no luchamos por un país soberano y libre de qué estamos hablando de que luchamos por los derechos de los trabajadores. No es posible la justicia social sin independencia económica”.

Por su lado Berrozpe agregó: “Los dos objetivos principales de la Corriente. son luchar por la unidad del movimiento sindical y en las calles. Somos defensores de una sola central de trabajadores pero con contenido, que exprese las reivindicaciones del pueblo argentino. No podemos dejar de lado la cuestión del programa, no un programa de un partido político sino del pueblo argentino. Que siente las bases de una política de alianzas que haga posible el segundo gran objetivo que es la creación de un frente nacional y popular destinado a derrotar definitivamente el proyecto de la oligarquía y el capital financiero en Argentina”. 

La Corriente Federal de Trabajadores entiende que la base social del triunfo y de la unidad del pueblo está dada por la articulación de la lucha de los trabajadores organizados sindicalmente y también los trabajadores de la economía popular que esto lo tengan claro los candidatos” agregó.

Amichetti afirmó: “Queremos reconstruir nuestra fuerza política en base a un programa. Qué pensamos de la deuda, del sistema financiero, de la reforma tributaria. Vayamos a la unidad, no discutamos la estupidez de unas PASO, discutamos lo profundo, lo que viene desde el fondo de nuestra historia” con alusión a la discusión candente en el campo nacional.

Tenemos que prepararnos para volver y tomar las reformas que nos quedaron inconclusas. Las medidas de una reforma constitucional, que no se fuguen capitales al exterior, que les ponga condiciones a los capitales extranjeros, reafirmar que nuestra posición en el mundo es con los hermanos latinoamericanos” exclamó.

El programa tiene que ser claro en el precio de los alimentos, de la energía, de las tarifas, de la defensa de la industria nacional, de reforma tributaria y financiera, de derechos humanos, de reforma del poder judicial no habrá un respaldo claro de los trabajadores a ninguna forma electoral” completó Berrozpe.

No hay frente nacional sin la participación de los trabajadores organizados sindicalmente y los de la economía popular” graficó a continuación. “Es necesario para que el frente sea más que el peronismo, sea más que el Frente para la Victoria”. 

“Estamos muy cerca de reconstruir ese gran movimiento que es el movimiento obrero junto al movimiento peronista. De ahí la convocatoria a un gran frente nacional donde todos los sectores, trabajadores, Pymes, cooperativistas, estudiantes todos juntos. Somos una fuerza invencible” sentenció Amichetti.

Fin de la noche, con la correspondiente marcha peronista, cantada a viva voz y con una electricidad en la militancia que va creciendo en intensidad con la cercanía de las elecciones legislativas. Un paso fundamental para frenar al macrismo y para pensar en retomar el Gobierno que permita profundizar lo hecho entre 2003 y 2015 para pelear por un país con justicia social, soberanía política e independencia económica.

Comentarios

comentarios

Visite también

2540900w620

BRASIL / Renace el trabajo esclavo, legalizado

El avance sobre los derechos laborales parece no tener límites en Brasil retrocediendo al capitalismo …