Inicio / Politica / COINCIDENCIAS / ¿Hacia una nueva medida de fuerza nacional?

COINCIDENCIAS / ¿Hacia una nueva medida de fuerza nacional?

Por GABRIEL FERNÁNDEZ*

¿Qué es la inteligencia? Lejos estamos de esas definiciones abstractas sobre números que tanto gustan a los suplementos especializados en cualquier cosa. Tendemos a suponer que la respuesta pasa por un andarivel diferente.

En todo caso, no es lo mismo –perdón Del Caño- alguien que recibe el intenso golpeteo de los medios concentrados y no puede cotejarlo con nadie, que la puesta en discusión de esos datos para avanzar en la comprensión.
He ahí, ya que estamos, un punto de coincidencia hondo entre Arturo Jauretche y John William Cooke. El primero indicaba es preciso avivarse entre todos, desazonzarse tomando distancia de la prensa y preguntarse por qué. El segundo, expresaba su desinterés por la opinión individual del trabajador y se inclinaba por escucharlo en asamblea, con la variedad del entorno.

Ahora bien. Desde el arranque de las discusiones preelectorales, representantes del movimiento obrero que respetamos mucho y cuya orientación suele ser eficaz, nos avisaron que iban a hacer todo lo posible para que las diferencias que siempre surgen en una interna no derivaran en la ruptura del camino de unidad que se vino estableciendo por abajo.

El andar potente de todo el primer tramo de la lucha contra el ajuste macrista, que derivó en el encuentro de gremios industriales y en la convocatoria al gigantesco acto ante la Secretaría del área –en verdad, sobre Plaza de Mayo y aledaños- concluyó en un paro nacional profundo y abarcativo.
Desde entonces, las actividades se desplegaron pero no confluyeron. La Corriente Federal de Trabajadores se embarcó con determinación a la organización de las históricas pero abandonadas delegaciones regionales de la Confederación General del Trabajo, que tantas satisfacciones brindaron durante la lucha antidictatorial liderada por Saúl Ubaldini.
En ese camino presentó un programa que combina respuesta al avasallamiento presente y propuestas para un nuevo gobierno nacional popular. Asomar la cabeza entre la polvareda, para ver más allá. Esa mirada incentiva, en un feedback virtuoso, las batallas de actualidad. (Ver más)

En un diálogo reciente, mientras expresaba con nitidez su preferencia electoral, un motor de la CFT como Héctor Amichetti (Federación Gráfica Bonaerense) nos indicaba que la prioridad para esa expresión seguía siendo la combinación de luchas, regionales y programa.
Sobre un perfil distinto pero con horizonte común, la CTA informó que estaba organizando una nueva Marcha Federal. Sus representantes dieron cuenta de un diagnóstico crudo y, responsabilizándose por una réplica firme a los embates oficiales sobre docentes y estatales en general, señalaron que no habían bajado la guardia en vísperas de las PASO.

Los indicadores negativos de la economía persistieron. Hace pocas horas, cuando los medios requerían pronunciamientos sobre listas y candidatos, otras dos franjas de volumen se integraron a esos planteos. Primero Pablo Moyano (Sindicato de Camioneros) precisó que se analiza la convocatoria a un paro o una movilización contra la política oficial.
Horas después, Omar Plaini (Canillitas) estimó que “Nosotros tenemos que volver a la calle rápidamente y expresarnos de otra manera. Nos lo está pidiendo el colectivo de los trabajadores”. También habló de una movilización.

En todos los casos, el mensaje activo contenía un implícito. Las protestas seguirán con el concurso de las estructuras o sin ellas. Nadie puede decir que entre todos los sindicalistas involucrados en estas consideraciones existan acuerdos políticos partidarios sólidos. Lo que está emergiendo otra vez es el verdadero sentido del pensar popular para actuar en consecuencia.

Es decir: desde el fondo de la realidad social argentina viene surgiendo una iniciativa para impactar profundo en la cerviz del plan económico oligárquico. No porque los trabajadores descrean de las elecciones –de hecho la mayoría de los nombrados dijo su opción- sino porque comprenden que resulta imprescindible aunar esfuerzos para frenar la desertificación nacional.
Baja del poder adquisitivo, retaceo y techo para paritarias, despidos y suspensiones, apertura importadora, eliminación de derechos, ataques al fuero laboral, endeudamiento rampante, ajuste en el sistema público y desinversión privada, son algunos de los factores ostensibles que aparecen a la simple vista del observador honrado.

La inteligencia genuina del pueblo argentino está elaborando una respuesta dura a un plan durísimo. Sigue adelante con sus distintas construcciones partidarias; pero sabe que la miseria extendida no puede aguardar un conteo en mitad de mandato. Según los datos que estamos recibiendo por estas horas, una convocatoria fuerte late y está por dar a luz.
Algunos cómplices, seguramente, se manifestarán en contra. Pero el vigor del movimiento obrero organizado, en compañía con las organizaciones sociales que intentan contener el alud, puede volver a expresarse en tiempos más cercanos a los previstos un par de meses atrás.

Para estar atentos.

*Director La Señal Medios / Sindical Federal / Área Periodística Radio Gráfica.

Comentarios

comentarios

Visite también

2540900w620

BRASIL / Renace el trabajo esclavo, legalizado

El avance sobre los derechos laborales parece no tener límites en Brasil retrocediendo al capitalismo …