Inicio / Politica / AMICHETTI / “Sólo con una elección no alcanza para torcer el brazo de este proyecto oligárquico”

AMICHETTI / “Sólo con una elección no alcanza para torcer el brazo de este proyecto oligárquico”

Amichetti

Héctor Amichetti, secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense y Corriente Federal de Trabajadores, dialogó con Sindical Federal donde se expresó sobre diversos temas. El presente de la CGT, la necesidad de unidad, el Plenario que se viene para el próximo viernes en Ferro, la situación política que atraviesa el país, económica que atraviesa el país. Reclamo la realización de un Confederal para reestablecer el plan de acción que se detuvo tras el paro de abril pasado.

¿Qué expectativas hay con el Plenario del viernes en Ferro?

No tenemos claro cómo va a ser el Plenario, uno conoce el Plenario de Secretarios Generales donde se intercambian posturas y se toman posiciones. En este caso es un Plenario para avalar un documento. Nosotros estábamos pidiendo un Confederal, hasta ahora no ha habido novedades en ese sentido. Un Confederal tiene facultades para tomar decisiones. La posición de la Corriente es retomar el plan de acción que fue interrumpido después del paro. Lo único claro desde la CGT es la convocatoria a la movilización el próximo 22 de agosto. Todo lo demás estaría supeditado a estas reuniones que aún no están definidas.

La reciente sanción de una reforma laboral en Brasil es una muestra más de la ofensiva de la derecha en Latinoamerica, Venezuela, en nuestro país.

Lo que acaba de pasar en Brasil, retrotraer la legislación laboral a 70 años atrás a la época previa a Getulio Vargas. En ese sentido, después de intentar avanzar sobre las estructuras organizativas del pueblo y los derechos del trabajo le ha costado bastante. En este momento la ofensiva oligárquica es muy potente. En Venezuela un país totalmente asediado desde el exterior, condicionado por los precios internacionales del petróleo. En Brasil se sancionó esta ley de Reforma Laboral sobre acciones cómo destituir a Dilma, procesar a Lula. Lo mismo ocurre en Argentina, hay una gran preocupación, pensaban en una oposición fragmentada y débil y se encuentran que la principal referente que unifica es Cristina. Hay una discusión muy grande para ver como la sacan del escenario. Todo está relacionado, los derechos laborales, la fuerte organización social y los intereses de los sectores concentrados y las grandes corporaciones. Es importante volver al pasado para saber hasta dónde la oligarquía es capaz de llegar. Hay que ver en qué términos se da esta confrontación. No hay que ser ingenuo, pensar que con sólo una elección le vamos a poder torcer el brazo a este proyecto oligárquico.

Cristina, al igual que Evo, Lula o Maduro, a pesar de toda la propaganda en contra del movimiento popular en Argentina sigue de pie.

La acción es tan destructiva, privilegia tanto los intereses de una minoría que las mayorías populares se repliegan sobre los referentes que tienen que son los líderes nacional y populares recientes. Estamos ante una situación histórica novedosa en que la oligarquía llega en la Argentina a través de una elección. En otro momento este proyecto era posible mediante la represión, intervención a sindicatos, proscripción de partidos políticos. Ellos encuentran un obstáculo que son las elecciones cada dos años. Advierto que pueden tomar acciones que hasta pueden ser violentas, utilizando otras armas como la corporación mediática o judicial. Tienen bien claro que hay que despejar el camino para seguir profundizando su proyecto.

Utilizan herramientas para avanzar sobre líderes lo que obliga a los sindicatos a tomar un rol más activo. ¿Pensás que las organizaciones sociales y políticas se han debilitado?

A partir del avance que tuvimos en recuperación de derechos, la revalorización del rol de las organizaciones sociales siguen teniendo un peso importante. Es cierto que después de una derrota o golpe como pasó en Brasil se produce cierta dispersión, ahora las medidas antipopulares de los gobiernos terminan encauzando caminos de unidad, es inevitable. Uno lo percibe en el mundo sindical en Argentina, en CGT hay muchos matices con dirigentes que siguen siendo críticos de las políticas del gobierno anterior. Ahora se achica el margen cuando hay que encontrarle explicaciones a los golpes que va asestando este Gobierno. Cuando no oculta la reforma laboral en el horizonte, que no se inmuta con los despidos, con los cierres de empresas que ellos necesitan para rebajar el costo laboral. Cuando se intervienen organizaciones sindicales en un campaña para debilitar las organizaciones sindicales. Eso va a llevar a que haya caminos de unidad  que por ahora es difícil ver porque no se puede explicar porque hemos interrumpido un plan de acción en el mes de abril cuando se han agravado las consecuencias de este plan económico para los trabajadores. Esto se tiene que saldar cuanto mínimo como una cuestión de autodefensa  que tienen que tener las organizaciones sindicales.

¿Está en riesgo la institucionalidad de la CGT? Hoy vemos que hay sectores que plantean la lucha por separado, que quizás no se sienten representados en la actual conducción.

Hasta la misma conducción de la CGT es consciente de que hay una debilidad en la conducción del conflicto social y laboral en Argentina que tiene que ver con diversas cuestiones. Nosotros entendemos como Corriente Federal de Trabajadores que la estructura Confederación General del Trabajo (CGT)  sea un ámbito de unidad de los distintas visiones y que tenga capacidad de respuesta a los golpes de la política económica. El camino de repudiar a los dirigentes, decir que la CGT no sirve para nada es el que elige el Gobierno que es el de la fragmentación total. Estamos teniendo muy duros golpes como ocurre en la CGT Zárate-Campana que están bancando la lucha de los compañeros de Atucha, lo de Pepsico. Todos los días tenemos luchas parciales y el Gobierno ni se inmuta con eso. Todas esas luchas deben ser unificadas por una central sindical y ahí tenemos que ponernos de acuerdo. La única manera de potenciar una respuesta fuerte y contundente.

Respecto a las elecciones, en el recorrido del oficialismo parece no querer cautivar a otro electorado, apuntando a sostener el propio y con pocos guiños para otros sectores.

Es afianzar ese sector de la sociedad que los acompañó y los acompañará por un tramo más hasta que se vea afectado como ha pasado en otro momento de la historia y vuelvan a querer retomar caminos que ellos repudiaron. El Gobierno necesita consolidar su sector pero mantener fragmentada a la oposición. Trabajan en ese sentido, con el movimiento obrero, después del paro de abril, desconocieron al triunvirato y comenzaron a llamar uno por uno a los gremios, que buscaron soluciones parciales. Acá no hay soluciones parciales que le sirvan a los trabajadores. Llamaron gremios de los sectores más afectados como los del calzado, a los textiles para darles algún Repro, allí está el caso de Alpargatas que tiene Repros pero la fábrica está suspendiendo y despidiendo. Como CGT tenemos que poner en la discusión de fondo como es el mercado interno, control de las importaciones. Con la Corriente decimos que la confrontación la dan ellos cuando no quieren cambiar sus ejes de las políticas económicas. Nuestro éxito está en hacer fracasar la idea de mantener fragmentada la resistencia popular. Ahí vamos a hacer el esfuerzo por eso seguimos reclamando la realización de un Confederal. En el último se votó un plan de acción y no hubo fisuras en cuanto a que es necesario confrontar contra el Gobierno. Al no llamarse más a ese tipo de debate y continuar esa línea mantiene la fragmentación de los sectores de trabajo y debilidad en las respuestas.

En una fecha tan especial, en un nuevo aniversario de su partida, ¿qué significa Eva Perón?

Es el símbolo de lo que venimos planteando, una dirigente excepcional que caracterizaba con absoluta claridad al enemigo, que nos llamaba a ser fanáticos en la defensa de nuestro proyecto y que hoy más que nunca resuena como bandera para nuestra lucha. Eva jamás plantearía que exista la posibilidad de negociar con este Gobierno. Llamaría mucho la atención de nuestros compañeros apuntando a la mezquindad y a la crítica hacia otros compañeros del movimiento en el esfuerzo de lograr una unidad en relación a esos grandes objetivos, que es luchar contra las políticas de estos sectores minoritarios.

ENTREVISTA: LAUTARO FERNÁNDEZ ELEM – GABRIEL FERNÁNDEZ / TEXTO: LEONARDO MARTÍN

Comentarios

comentarios

Visite también

DMXfqIpWAAEKiKp

VANESA SILEY / “72 años después el peronismo sigue en plenitud”

  Vanesa Siley, Sitraju-CABA y candidata a diputada nacional por la lista de Unidad Ciudadana …