Inicio / Gremiales / DEBATE SINDICAL / “El rol del movimiento obrero en la actual coyuntura”

DEBATE SINDICAL / “El rol del movimiento obrero en la actual coyuntura”

 

Corriente Apsee

Por LEONARDO MARTÍN

El confortable auditorio de la Asociación del Personal Superior de Energía (APSEE) fue el escenario del primer Encuentro de Debate Sindical que tuvo como tema “El Rol del Movimiento Obrero en la Actual Coyuntura”. Un espacio para pensar desde el movimiento obrero el presente político y económico que atraviesa nuestro país y sobre la respuesta y el posicionamiento del movimiento obrero frente a ello.

Fue en encuentro rico en intercambio de los dirigentes con aquellos que se acercaron a escuchar, preguntar y también opinar mayormente militantes sindicales y también un grupo de periodistas. Fueron parte del debate dirigentes de la Corriente Federal de Trabajadores representada, en esta ocasión, por Héctor Amichetti (gráficos), Walter Correa (curtidores) y Carlos Ortega (trabajadores de ANSES). La mesa estuvo coordinada por los periodistas Tomas De Duca y Rodrigo Marcogliese. También estuvo presente, sin participar del debate, el anfitrión Carlos Minucci, secretario general de APSEE. 

La charla transcurrió sobre diversos temas, rol del sindicalismo y la CGT, políticas económicas destructivas del trabajo, la importancia de contar con un programa como horizonte y guía para la acción, sobre las elecciones de la cual tendremos un test importante en poco más de diez días. También hubo lugar para la historia, que enseña procesos y continuidades de situaciones que se dieron décadas atrás pero que mantienen notable vigencia así como de particularidades que es necesario diagnosticar con precisión en el presente.

La fortaleza del modelo sindical argentino está ligada a un proyecto de país, sino no hay sindicalismo fuerte” sentenció Héctor Amichetti en una de las frases destacadas de la jornada.

La CGT es fuerte sólo si tenemos fortaleza en la unidad si tenemos posición respecto a todos los temas nacionales. Qué pensamos de la deuda externa, qué del sistema financiero, de la industria nacional, de los servicios públicos” continuó el referente gráfico.  

Carlos Ortega de Secasfpi planteó una dicotomía entre la legalidad y la legitimidad al referirse a la representación de los dirigentes gremiales. “Un dirigente que no hace nada cuando su fábrica pierde 800 trabajadores tienen legalidad pero no legitimidad”. “La Corriente representa a las bases y a los compañeros, hay lucha fundamental que tenemos que dar en CGT. Hacer un programa como planteamos desde la Corriente” agregó el referente de los trabajadores de ANSES.

Los dirigentes tienen que representar los derechos de los trabajadores y tener un plan político de acción político -nacional de lo que conviene a cada uno de los representados” completó.

Corriente Apsee 2

Amichetti fue crítico con la postura de algunos sectores sindicales frente al avance oligárquico: “Hay gremios que saben que es un Gobierno en contra de los trabajadores pero intentan negociar algunas cosas. Por ejemplo la Superintendencia de Salud para salvar algo de las obras sociales  y algunos que negocian por su sector. Es un Sindicalismo profesionalista que en periodos como este la manera es negociar para salvar algo y no confrontar” disparó contrastando con esa posición la necesidad de enfrentar a este proyecto político que ataca al trabajo, los derechos laborales y a las organizaciones sindicales .

Algunos quisieran que armemos otra experiencia como la de la CTA. La CGT unida o dividida fue nuestra herramienta de la lucha de los trabajadores. Vamos a seguir adentro y la realidad va a empujar a muchos para este lado” plantó posición el “Gringo” Amichetti.  

Walter Correa, además de ser el referente de los curtidores es parte de la lista de Unidad Ciudadana como candidato a Diputado Nacional por la provincia de Buenos Aires. En estos días se encuentra inmerso en una intensísima campaña electoral que lo tiene recorriendo la provincia los siete días de la semana. En su intervención apuntó: “Tenemos un terrible desafío que es empoderar a las organizaciones”.

Vamos a construir políticamente desde la clase trabajadora en un Gobierno futuro. Tomamos como la base un programa con 26 puntos para que Unidad Ciudadana tenga un programa. Tenemos que ir por la Constitución de 1949. No va a haber revolución peronista sin los trabajadores. Si ganamos en 2019 tenemos que impulsar esa Constitución. Un programa que se tiene que agrandar. Tenemos que profundizar porque si no vamos a fracasar” advirtió.

En ese sentido Amichetti reivindicó al kirchnerismo como un proceso popular que tiene antecedentes en el primer peronismo, en el breve período tras la vuelta de Perón y que recién tuvo continuidad con los gobiernos de Néstor y Cristina entre 2003 y 2015.

Allí reflexionó sobre porque no se pudo profundizar: “Tenemos que analizar qué nos pasó, ¿por qué no pudimos consolidar un proyecto político con protagonismo de los trabajadores que hiciera que esto tuviera continuidad? No tuvimos el poder suficiente para que el poder enemigo torcerle el brazo para resolver las cuestiones de fondo: reforma del sistema financiero, la concentración de medios, generar nuestro propio poder de comunicación, una reforma tributaria” enumeró. Allí subrayó que “el programa de la Corriente plantea todas estas cuestiones. La claridad del proyecto es central. Para nosotros el trabajo es dignidad y el origen de la riqueza”.

Continuó el “Gringo”:

Hay un poder fáctico que es antidemocrático, la democracia no pasa sólo por una elección. Nuestra lucha histórica es el proyecto del pueblo que es profundamente democrático, las acciones de las organizaciones que van más allá de una elección”.

Debemos volver con las herramientas que construyan un gobierno democrático, entre otras cosas por discutir una nueva Constitución. El poder judicial, que no es para nada democrático nos impide avanzar (..) El empoderamiento debe ser colectivo, lo que tiene que ser fuerte son las organizaciones”.

Nosotros reafirmamos que la lucha del sindicalismo es una lucha de liberación. Si no logramos romper esa estructura de poder con una economía concentrada y extranjerizada, un sistema financiero al servicio de la especulación estamos siendo dependientes y a medida que avanza este proyecto somos más dependientes. Para la liberación hay que construir organizaciones fuertes que peleen con el poder”.  

Walter Correa reafirmó la necesidad de que exista un recambio generacional en el ámbito sindical: “La nueva clase trabajadora, lo vimos en las grandes movilizaciones que hubo, interpela y exige a sus dirigentes. Hay una unidad de acción por debajo. El recambio generacional ya avanzó” expresó.

Estamos viendo la misma película que vimos en los noventa, pero ahora en HD y más rápido. La apertura de importaciones se subsidia y promueve. El tarifazo la pequeña y mediana industria no se puede sostener. La nueva generación de patrones de Pymes te pagan la indemnización y esperan la buena época como la que tuvieron en los últimos doce años. Fábrica que se cierra pelearemos la indemnización y pelearemos quedarnos con esa fábrica para que produzca. Tenemos que sostener los puestos de trabajo como sea” concluyó.

Carlos Ortega cerró: “Tenemos la obligación los dirigentes gremiales de empezar a plantear, como Corriente Federal o Unidad Ciudadana de presionar a otras organizaciones del campo nacional y popular que otro país es posible porque la cohesión se da sólo con el trabajo”.

Por su lado Amichetti finalizó: “No alcanza sólo con una elección. Hay que tener presencia con el pueblo en las calles, que se fortalezcan las organizaciones, criterio de apertura para saber sumar a las Pymes, cooperativistas. Tenemos que hacer una gran fuerza nacional y popular. Hay una fuerza desde abajo que si la orientamos es incontenible. El desafío es hacer crecer lo de abajo”.

 

Comentarios

comentarios

Visite también

IMG_4118

Unidad con mirada federal, profundo debate hacia la CGT y la situación nacional

Por LAUTARO FERNÁNDEZ ELEM El encuentro sirvió no sólo como comparación de experiencias y para …