Inicio / Historia / EL CURA BELTRÁN / Metalúrgico y patriota

EL CURA BELTRÁN / Metalúrgico y patriota

 

Por HÉCTOR AMICHETTI (Federación Gráfica Bonaerense / Corriente Federal de Trabajadores)

Compañeros/as metalúrgicos…

¡Salud! y ¡Viva la Patria!

Hoy es el aniversario del nacimiento de Fray Luis Beltrán, de quien algunos dicen que nació en el camino entre San Juan y Mendoza.

Me pregunto que opinaría Beltrán sobre la apertura a las importaciones del gobierno de Macri.

Seguramente, para los neoliberales modernos, si las espadas fusiles y cañones se fabrican más baratos en España deberían venir de allá.

Imaginen hace 200 años, sin ese taller metalúrgico de Los Plumerillos con 700 artesanos, herreros y operarios, la liberación de buena parte de nuestra América no hubiera sido posible.

No sólo armas y municiones, también uniformes, zapatos, botas, monturas, estribos, herraduras, puentes colgantes, mochilas, tiendas de campaña y hasta unos carros angostos especialmente diseñados para transportar los cañones en el intrincado camino de la cordillera.

Industria Nacional al servicio de la liberación continental.

Un cura con una capacidad excepcional para diseñar, inventar, producir y además combatir en defensa de nuestra soberanía.

Comentan que San Martín le preguntó si los cañones podrían cruzar por estrechos senderos y empinadas montañas sin inconvenientes, a lo que el cura le respondió: “Si los cañones tienen que tener alas, las tendrán”.

Marchaba el Fray convertido en Teniente Segundo del Tercer batallón de Artillería abriendo camino al frente de 120 zapadores en el complicado trayecto de la Cordillera, dispuestos a levantar puentes para que las tropas atraviesen los pasos de agua.

“Si somos libres, todo lo demás nos sobra”, alentaba San Martín.

Fin del cruce.

Victoria en Chacabuco y el revés de Cancha Rayada.

Gran parte de la logística destruida o capturada por el enemigo.

Dicen que San Martín le piide al cura un esfuerzo que parecía imposible,

Beltrán recurre a su amigo Manuel Rodríguez, el heroico guerrillero chileno: “Necesito mil personas, hombres mujeres, niños. las necesito ya”.

El gran Manuel agita en las inmediaciones de Santiago, motiva a un pueblo desanimado por la derrota y logra reunir las personas necesarias.

Beltrán monta un improvisado taller y a manera de empresa recuperada por los trabajadores, en apenas dos semanas reparan y reponen armas y pertrechos.

El 5 de abril de 1818, las fuerzas patriotas hacen tragar el polvo de la derrota al enemigo realista en Maipú.

Sudamérica marcha hacia su libertad, cargada de heroismo, de la mano de un gran General, de valientes soldados, de un pueblo comprometido y de un cura extraordinario que demostró que la libertad y la soberanía también se defienden con trabajo y producción nacional.

Algo difícil de entender para aquellos que piensan que la idea de ser libres angustiaba a los patriotas.

Comentarios

comentarios

Visite también

FB_IMG_1508439698151

Nos duele Santiago, nos golpea la historia…

Por HÉCTOR AMICHETTI  (Federación Gráfica Bonaerense / Corriente Federal de Trabajadores) Angustia, bronca y al …