Inicio / Gremiales / La Corriente Federal junto a organizaciones de empresas autogestionadas y recuperadas

La Corriente Federal junto a organizaciones de empresas autogestionadas y recuperadas

20171020_161121

El cuarto piso del edificio de la Federación Gráfica Bonaerense sobre la calle Paseo Colón fue lugar del encuentro entre referentes de la Corriente Federal de Trabajadores con representantes de diversas federaciones de cooperativas y empresas recuperadas. El eje central de la charla fue como  unir esfuerzos, trazar estrategias conjuntas y ganar en volumen político en un contexto adverso para los trabajadores tanto para los que están bajo relación de dependencia, sindicalizados,  o aquellos  agrupados en cooperativas. Todos por igual sufren con el deterioro del mercado interno, la apertura importadora y los tarifazos que ponen en riesgo los puestos de trabajo y empeoran la calidad de vida de los trabajadores.

Cómo generar puentes entre diferentes sectores que sufren problemáticas similares fue uno de los desafíos planteados. Cómo hacerlo desde el plano legislativo donde la Corriente Federal contará con tres diputados partir de diciembre que militan en el espacio y que tendrán la posibilidad de impulsar y trabajar en leyes. También desde la urgencia por formar una fuerza política que permita dar la batalla en la arena política como conjunto y no en la debilidad de plantear luchas atomizadas.

En representación de la Corriente Federal de Trabajadores estuvieron Héctor Amichetti (gráficos), Abel Furlán (diputado nacional, dirigente de la UOM) Vanesa Siley (judiciales porteños), Walter Correa (curtidores), Vicente Fabbro (trabajadores del Automóvil Club), Francisco Ozemo (gráficos), Juan Litwiller (gráficos) y Pablo Echegaray (SADOP).

Por el lado de las organizaciones que nuclean a cooperativas dieron el presenta la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), La Central (Federación de Cooperativas de Trabajo), Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (FACTA), Federación de Cooperativas Autogestionados de Buenos Aires (FEDECABA), Federación de Cooperativas de Trabajo Manuel Belgrano, Federación de Trabajadores por la Economía Social (FETRAES).

El diagnóstico sobre el presente político y económico fue coincidente en la mirada negativa. Pese a las promesas oficialistas el camino al empleo de calidad, a la pobreza cero va en la dirección opuesta al rumbo actual que de madurar va a generar mayor pobreza, un mercado interno debilitado y una precarización laboral que está avanzando. En ese contexto el desafío central planteado fue cómo responder conjuntamente a esta coyuntura. En ese sentido Héctor Amichetti afirmó, “hoy no es fuerte ningún sector, es muy difícil confrontar si no nos unimos. Es necesario saldar la atomización y formar un gran frente sin sectarismos”. También resaltó la necesidad de desarrollar y profundizar el programa planteado por la Corriente Federal de Trabajadores con el aporte de diversos sectores que lo enriquezcan y que sirvan de base para la discusión política.

En las diversas exposiciones de los referentes de cooperativas y empresas recuperadas tras el desastre social y económico de la crisis del 2001 se expresaron preocupaciones comunes. Federico Tonarelli, de la cooperativa que maneja el Hotel Bauen, enumeró: “declarar la emergencia para el sector, evitar los desalojos, que haya una tarifa de los servicios públicos diferencial”, propiciar el “compre cooperativo”.

El sector cooperativo, siendo las empresas recuperadas tras la crisis del 2001 una expresión importante, están atravesadas por los períodos económicos recientes de la historia de nuestro país. Respuesta al desempleo masivo, a la quiebra de empresas a comienzos de la década pasada con los trabajadores tomando las riendas de su lugar de trabajo ante la fuga de los patrones. Un salida tan creativa como ardua de llevar adelante. El presente vuelve a llenar de sombras a un sector que logró sobrevivir aunque no exento de zozobras, incluso en tiempos políticos más favorables.

Andrés Ruggeri, antropólogo, dirige el programa Facultad Abierta que es un equipo de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA que investiga, asesora y apoya a empresas recuperadas ilustró la complejidad del panorama actual. Según datos del 2016 existen 16 mil trabajadores en empresas recuperadas en más de 300 establecimientos. En lo que va de macrismo 25 empresas recuperadas han tenido que cerrar sus puertas.

Hay 2000 menos puestos de trabajo, un baja en la producción del 30 al 40 %. Las recuperadas atraviesan todas las dificultades que plantea este plan económico. A ello hay que sumar vetos sistemáticos a las expropiaciones, desalojos y amenazas de desalojos, denuncias por usurpación” resumió.

En síntesis, el planteo fue cómo reunificar al movimiento obrero en sus diversas expresiones en tiempos esquivos a nivel local y global para el trabajo,  pensar estrategias comunes para la acción tanto para un proyecto de país como en políticas concretas sectoriales. El desafío es vasto pero no imposible.

Por lo pronto, se acordó continuar trabajando conjuntamente, mantener reuniones periódicamente además de una invitación a un Plenario que la Corriente Federal de Trabajadores realizará antes de fin de año. Intensificar los intercambios para enriquecer y dar peso político para las inevitable luchas del presente y del futuro próximo. También para que el programa planteado por la Corriente sume contenido en base al aporte de perspectivas. Ayer se dio un primer paso, la esperanza es que haya muchos más por delante.

LEONARDO MARTÍN

20171020_161056

Comentarios

comentarios

Visite también

carpa-cedems-e1554202424762 - copia

La CEA respaldó lucha docente en Jujuy

Miembros de la Confederación de Educadores Argentinos (CEA) respaldaron la carpa docente que montó el …