Inicio / Politica / PANORAMA SINDICAL SEMANAL / Sin respiro, más despidos e intentos de flexibilización laboral

PANORAMA SINDICAL SEMANAL / Sin respiro, más despidos e intentos de flexibilización laboral

0000432633

Por LEONARDO MARTÍN

Ha pasado la primer semana del año, como era de esperar, cargada de conflictos con despidos masivos en el Estado, suspensiones, intentos de flexibilización, movilizaciones, un paro nacional, acción de la Justicia sobre un gremio, desmantelamiento de políticas públicas y hasta un sindicalista preso en donde los medios masivos aprovecharon para desplegar un gran show. Desde que asumió Mauricio Macri el periodismo sindical atraviesa una temporada alta de coberturas con conflictos que se van multiplicando. El 2018 continúa en ese sendero y promete intensificarse.

Los despidos se han contado de a centenares en este comienzo de año en franca continuidad con el fin de año reciente. La gran mayoría fue en diferentes reparticiones del Estado Nacional y municipios del Conurbano Bonaerense. También hubo conflictos en el sector privado, pero el foco principal apunta al hacha impiadosa que promueve el Ministerio de Modernización y Despidos y a la necesidad de achicar el déficit de las deterioradas cuentas fiscales. Mientras se le perdonan impuestos a los sectores más ricos con rebajas progresivas de retenciones a los sojeros, quita de impuestos a los automóviles de gama media y alta y se amplían los montos para gastar en los free shops miles de trabajadores son despedidos para ordenar las mismas cuentas que el Gobierno desajusta promoviendo una gigantesca transferencia de recursos a los sectores más ricos. Mientras tanto las prometidas inversiones a la economía real, no a la timba financiera, se hacen esperar. Un amor no correspondido del macrismo. Un deseo cacheteado por la realidad.

La catarata de despidos en el sector público afecta a organismos del Estado nacional, provinciales y municipales. La consecuencia no sólo es el drama individual de miles de familias, también la desarticulación de políticas públicas con un Estado que deja de prestar servicios o que prepara el terreno para que desembarque lo que puede ser un negocio privado de interesante rentabilidad.

El ajuste, achicar el déficit fiscal es el objetivo declamado por el Gobierno. Así fue que en esta semana hubo 34 despidos en los canales Paka Paka, Encuentro y DeporTV, 120 en el Senasa, 16 en Radio Nacional entre otros.

0000332462
Asamblea tras los despidos en Paka Paka, Encuentro y DeportTV

El más dramático es el cierre de Fanazul, la planta de Fabricaciones Militares que produce explosivos en la localidad de Azul. La medida deja en la calle a 268 trabajadores con un tremendo impacto social para la economía local de una ciudad del interior bonaerense de poco más de 60 mil habitantes. A la política antiindustrial que el Gobierno viene desarrollando, se suma otra pata en que muchos funcionarios nacionales han demostrado una enorme sagacidad: el negocio inmobiliario.

Trabajadores de Fanazul denuncian que hay un especial interés por las 12 mil hectáreas que ocupa la planta en un entorno natural muy bello que bien podría ser utilizada para algún emprendimiento inmobiliario. En rechazo al cierre se han movilizado 10 mil personas en la semana reclamando que se revierta la medida. No sólo los puestos directos de trabajo están en riesgo, también los indirectos, proveedores que hacen al movimiento económico de la ciudad.

También en el Ministerio de Educación hay 900 puestos en jaque a partir de la desarticulación de programas de formación docente para postítulos, gratuitos, con la posibilidad de hacerlos a distancia. La invisible mano neoliberal acomoda negocios que seguramente apropiarán fundaciones o emprendimientos privados que cobrarán aranceles por la mismas capacitaciones hoy gratuitas.

En el ámbito municipal los intendentes amarillos lideran la tabla de despidos. El gastronómico Martiniano Molina en Quilmes ha despedido 500 trabajadores, denunciando desde la conducción de ATE-Quilmes que pueden llegar a ser hasta 1500. Por su lado, el ex periodista del Grupo Clarín Diego Valenzuela en Tres de Febrero se despachó con 400 y Ramiro Tagliaferro, antigua pareja de María Eugenia Vidal, en Morón con la más humilde cifra de 100.

 

0004779585
Martiniano Molina, intendente de Quilmes, despidió 500 trabajadores. Desde ATE denuncian que pueden ser hasta 1500

En este contexto el primer paro nacional con movilización fue convocado por ATE el jueves 4 de enero. Desde el gremio denuncian que los despidos en las últimas semanas de diciembre sumaban más de 1200 y que en enero y febrero se sumarán nuevas tandas.

La flexibilización laboral también avanza dejando dos casos testigos la semana. Uno fue en la empresa Envases del Plata en Palomar, Morón, donde hubo una treintena de despidos en el que la reacción de la Comisión Interna logró forzar la Conciliación Obligatoria. La empresa busca avanzar con la flexibilización laboral dentro en la fábrica, pero choca contra la organización de los trabajadores. Son escenas que seguramente se van a repetir en este 2018.

Otro caso se dio en el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos a cargo de Hernán Lombardi. No sólo ha despedido 180 trabajadores en la TDA, vaciando las señales Paka Paka, Encuentro y DeporTV, sino que mediante una nota pública visibilizó el ajuste y esa línea reclamó el cambio del Convenio Colectivo para los trabajadores de televisión. Nada nuevo bajo el horizonte.

La discusión por la reforma laboral irá in crescendo en las próximas semanas. La intención del Gobierno es que se discuta y sancione en febrero próximo en sesiones extraordinarias. La Corriente Federal de Trabajadores ha ratificado una posición que viene sosteniendo desde un comienzo de rechazo absoluto al avance flexibilizatorio y al modelo económico macrista. ¿Qué ocurrirá con la CGT? Los reacomodamientos son inevitables con un triunvirato debilitado y sin representación cabal.

DSujWHiX0AAdYhg

Para completar el panorama, los ingresos de los trabajadores siguen sufriendo los constantes aumentos. Esta semana con el anuncio de los incrementos en el transporte progresivo hasta junio en donde las tarifas serán en promedio un 65% más caras. Pasada la mitad de año no están descartados más aumentos. A ello se suman los recientes tarifazos de los servicios públicos, en salud, peajes, VTV, acarreo de los vehículos mal estacionados y lo más importante: alimentos. Para echar un poco más de nafta a la inflación, los combustibles también sufrirán un nuevo ajustazo que pueden llegar hasta el 7%.

¿Y los salarios? El Gobierno está decidido a que los aumentos en paritaria no superen el 16% y sin cláusula gatillo, es decir, promover que los salarios pierdan poder adquisitivo en un contexto de alta inflación y donde es muy posible una aceleración de la devaluación del peso con el correlato que tiene en precios. Si señores, como diría, una placa de un conocido canal de noticias, ha estallado el verano.  

Comentarios

comentarios

Visite también

c44f1

FUENTES SEGURAS / Crisis trifásica: gobierno, empresarios, jueces

Por GABRIEL FERNÁNDEZ * Cuando se observa el panorama económico nacional la posibilidad de comprensión …