Inicio / Economia / PABLO CHENA / “Este modelo económico es insostenible”

PABLO CHENA / “Este modelo económico es insostenible”

Pablo Chena

El diagnóstico que trazó Pablo Chena en la entrevista con Sindical Federal fue sombrío para el futuro económico del país y para la sustentabilidad del modelo económico que lleva adelante el Gobierno nacional. Endeudamiento externo astronómico, dolarización de facto de la economía, la necesidad que tiene el Gobierno de profundizar un ajuste con un consumo que se desplome. Para su perdurabilidad el modelo macrista requerirá una mayor cantidad de dólares que no genera.  Una realidad que irá siendo cada vez más acuciante a partir del progresivo peso de la deuda externa en el presupuesto del Estado y de una redistribución del ingreso en favor de los sectores más concentrados de la economía.

Chena es economista, responsable, además, de los equipos técnicos de la Corriente Federal de Trabajadores que trabajan en la profundización del programa, en el diagnóstico del presente, pero pensando en como actuar sobre esa realidad en un proyecto que contemple a las grandes mayorías.

En los últimas semanas, el dólar se ha disparado con una devaluación del 15 % y que aún no parece haber llegado a su techo. Chena dispara la frase que queda resonando por la profundidad de sus consecuencias, “vamos hacia un camino de dolarización”.

El problema es que este modelo es insostenible en términos de endeudamiento porque cada aumento del dólar es un aumento muy significativo de la deuda pública. Estamos incrementando los pasivos en dólares en alrededor de 35 mil millones de dólares anualmente. Cada vez que sube el dólar, sube el pasivo porque el Estado recauda en pesos con lo cual tenemos un efecto financiero muy perjudicial para un sector público que viene con las cuentas en rojo.Es peligroso el andarivel ese.  Además va a haber un traslado a precios que está impulsado por el incremento en las tarifas de los servicios públicos, las tasas de interés que están en niveles exorbitantes. Todos los costos, financieros, logísticos están aumentando a un ritmo elevado. A eso hay que sumarle el dólar” resume en un análisis preocupante.

¿Cómo se relaciona con el bolsillo de los trabajadores? Va a haber inevitablemente pérdida de poder adquisitivo.

Nosotros en el último tiempo hemos incrementado las importaciones. Todos los productos que vienen de afuera cotizan en dólares y todo eso sube de manera automática. con la devaluación. Después hay insumos para la producción industrial doméstica que las empresas van trasladar a precios. Lo mismo va a ocurrir con los combustibles de los cuales se han liberado los precios. Si sube el dólar sube el barril de petróleo en pesos. Los combustibles no sólo son un gasto importante para cualquier familia, también un costo importante para cualquier empresa que lo vuelve a trasladar a precios. Así entramos con un espiral inflacionario que no baja del 25%. El Gobierno dijo que iba a combatir la inflación pero el único modo que encuentra es con endeudamiento externo y ponerle un techo a las paritarias. Eso no es una medida antiinflacionaria. Eso es una medida de regresión de los ingresos de los sectores populares. Se destruye el mercado interno de manera mucho más acelerada de lo que puede llegar a bajar en algo la inflación. Si todo sube no hay manera de que bajen los precios. Suben las tarifas, el combustible, la tasa de interés. El costo al cual se tienen que financiar las empresas es el más elevado de los últimos años. Los números no cierran por el sector externo. Se dispararon las importaciones, pero al mismo tiempo aumenta el dólar. Es decir hay un impacto directo sobre el consumo. Si yo quiero frenar importaciones tengo que colocar medidas que frenen importaciones. Si subo el dólar pueden bajar algunas importaciones producto pero tiene que ver con que la gente consume menos y la pasa peor deprimiendo todo el mercado interno. Tenemos un escenario de alta inflación y recesión.

p09f1-Telam

 

En el pensamiento económico que tiene el Gobierno, ¿esta es la idea o es lo que les salió?

La idea que tienen ellos es que en la Argentina el nivel de salarios y consumo es elevado para el perfil productivo que ellos le quieren dar al país que es el mismo que tienen la región. Ellos ponen ejemplos de países como Perú o Colombia. En Argentina el consumo per cápita es de 10 mil dólares por año. En estos países que nos ponen como ejemplo son 6 mil dólares por año. Eso es un ajuste fenomenal y una distribución regresiva a la que todavía no asistimos. Ellos plantean que para el nivel de consumo que tenemos en Argentina necesitamos un aparato productivo complejo a nivel industrial. Si uno desindustrializa y mantiene el consumo te llenás de importaciones que es lo que le pasa a este Gobierno. Aceleró el proceso de desindustrialización pero no logra por la resistencia social y la lucha de los trabajadores organizados ajustar el salario como si lo han podido hacer el resto de las clases dominantes de América Latina. Ahí viene la inconsistencia macroeconómica. Quieren un nivel de apertura con un consumo muy bajo pero, a su vez, no logran bajar el consumo a ese nivel. Eso genera un nivel de importaciones que están financiando con deuda y ellos se están dando cuenta lo insostenible que es este nivel de importaciones con exportaciones que están estancadas. Nos endeudamos a 35 mil millones de dólares por año, nuestras exportaciones tendrían que estar creciendo a ese nivel para ser sustentables, pero nuestras exportaciones están en el mismo nivel que 2015. No tenemos capacidad de repago para ese endeudamiento y eso lleva a políticas de ajuste que lo quieren hacer via dolarización, pero para dolarizar tienen que hacer subir el dólar porque hay pocos para dolarizar toda la economía argentina. Para ello primero tienen que hacer una buena devaluación para que los dólares que existan puedan representar una base monetaria. No va a ser un proceso de dolarización como proponía Cavallo, se va dando de hecho. Proponen que todos los contratos sean dólares, que se vendan en los kioscos, es decir, masificar su uso. Esto genera una dolarización de hecho en una economía que no sólo no produce los dólares, sino que tampoco los puede traer de afuera porque no tenemos exportaciones suficientes. Hoy el Gobierno está atrapado en su perspectiva de llevarnos a un país primario, con exportaciones de productos básicos provenientes de la tierra como soja, petróleo y extracción de recursos naturales. El problema es que sólo con eso, con 40 millones de personas, es insustentable en términos de empleo, salarios y consumo. Desindustrializaron demasiado rápido, ya hemos perdido casi 70 mil puestos de trabajo industriales en los últimos dos años. La industria que vive del mercado interno sigue cayendo. Hoy el Gobierno está en una encerrona.

¿Qué está buscando el Gobierno gradualismo o podemos estar frente a una política de shock?

Están buscando el gradualismo, pero también los tiempos económicos los van corriendo. El reloj les marca el paso. Si tus exportaciones están estancadas el único que te puede acercar dólares es el sector financiero vía deuda y ahí vienen las imposiciones del ajuste. Lo vamos a pagar con baja en salud, educación, con bajas en los ingresos de los sectores trabajadores. La receta es conocida. Si no resulta el plan A tiene el plan B que es la dolarización y que la presión de afuera sea tan grande que tengamos que subordinarnos a los intereses globales y se vea que no queda otra opción. Lo importante es entender que el famoso populismo con alto consumo tuvo un proceso de desendeudamiento y un mejor nivel de bienestar en los sectores populares. Hoy asistimos a un Estado que viene a ordenar las cuentas y hoy asistimos a un Estado que tanto en las cuentas externas como fiscales están peor que antes y el nivel de endeudamiento ha crecido a un nivel exuberante. Las cuentas no están en orden, la cuenta es mucho más pesada y la economía sigue sin arrancar y nadie invierte en una economía en recesión. La otra apuesta que tienen ellos es esa, reemplacemos deuda por inversiones, que los dólares no vengan sólo por deuda sino que vengan por inversión a Argentina. Si la economía está en recesión es un suicidio invertir excepto que sea en recursos naturales donde la economía se puede estar cayendo a pedazos porque mi mercado es el externo. El problema que tiene ese modelo es que el mundo no está creciendo y tampoco hay demanda mundial para los productos domésticos. No somos el supermercado del mundo porque ningún país del mundo quiere comprar nuestros productos. Sólo compran soja porque es un activo financiero.

 

ENTREVISTA: LAUTARO FERNÁNDEZ ELEM / TEXTO: LEONARDO MARTÍN

Comentarios

comentarios

Visite también

29_monumento

SANTA FE / Se desploma la actividad económica en Rosario

La actividad económica cayó 2,34 por ciento en Rosario durante septiembre, en relación al mismo …