Inicio / Deportes / OSVALDO SUÁREZ / “A la altura de los más grandes del deporte argentino”

OSVALDO SUÁREZ / “A la altura de los más grandes del deporte argentino”

Días atrás se conoció la triste noticia del fallecimiento de uno de los más grandes deportistas de la historia argentina: Osvaldo Suárez. Nacido en 1934, vecino de Villa Domínico, logró imponerse en las competencias de atletismo más importantes del mundo. Victor Lupo, historiador del deporte argentino, dirigente del Movimiento Social del Deporte, en diálogo con Portal Sur, comentó la importancia de Osvaldo Suárez, el contexto histórico en el cual se desarrolló su carrera, el revanchismo de la “Revolución Libertadora” que en sus palabras generó un “genocidio deportivo” del cual nuestro país nunca se recuperó.  

¿Quién era Osvaldo Suárez? ¿Por qué fue un deportista tan destacado?

Yo creo que está en la cúspide de los deportistas argentinos. Un atleta al nivel de Diego Maradona, Guillermo Vilas o Gabriela Sabatini. Un hombre que no trascendió más por cuestiones políticas porque la Argentina entre 1955 y 1956 cometió un genocidio deportivo prohibiendo a sus mejores atletas ir a los Juegos Olímpicos de Australia. Para esa época Osvaldo Suárez estaba para subirse al podio por los tiempos que venía desarrollando. En marzo de 1955 en los Juegos Panamericanos de México venía de ganar cinco competencias. Fue un gran atleta y un hombre que se destacó por una gran humildad que lo llevó a ese título de maestro y a que una de las pistas del CENARD lleve su nombre.

¿Osvaldo Suárez fue castigado por peronista o fue arrastrado por el revanchismo que hubo después del golpe militar en 1955?

A él lo hicieron peronista por el odio con el cual lo suspendieron. Era un hombre de pueblo, de barrio, de Villa Domínico. Fue una de las grandes figuras deportivas del peronismo, pero siempre él estaba alejado del hecho político. La mayoría de los deportistas de esa época fueron peronistas por el fuerte apoyo que recibieron. No eran militantes políticos, eran militantes sociales. Ese odio que se instaló en 1955 en la Argentina no lo pudieron superar algunos.

Víctor Lupo, historiador del deporte, dirigente del Movimiento Social del Deporte.

¿Después del `55 pudo seguir compitiendo Osvaldo Suárez?

Sí, pero hay una cosa que se llama el óptimo deportivo. Un deportista se prepara durante cuatro años para llegar al óptimo deportivo. Si no le permitís competir a un deportista pierde esa posibilidad. Lo que hicieron con él y con Walter Lemos, que estaba en las mismas condiciones con Osvaldo Suárez es prohibirle ir a los Juegos Olímpicos de 1956. A los ocho meses les dijeron `podés correr`pero sin que nunca haya aparecido la suspensión. Hubo una gran venganza, especialmente de dirigentes deportivos y de un general de apellido Huergo. Este instrumentó este genocidio deportivo en esta época.

¿Cuales eran las competencias en que era fuerte Osvaldo Suárez?

En los Panamericanos de México gana en 5.000 y 10.000 metros, en media maratón y en el maratón. El se terminó especializando en maratón. Venía de una escuela que había tenido Zabala con medalla olímpica en los Juegos de 1932 y la medalla de oro, también de Delfo Cabrera en 1948. Había más atletas como Walter Lema, Armando Pino, Reynaldo Gorno. Argentina tenía un nivel extraordinario. Hoy, desgraciadamente, no tenemos nada para competir con el mismo nivel.

Cuando se produjo la suspensión estaba con los tiempos para el podio. Ese daño no solo fue para los atletas, ahí se cortó la gran historia del deporte argentino. En las disciplinas profesionales se pudo recuperar como en el fútbol o en el básquet, pero en el resto no. Se cortó con la escuela de los maestros que enseñan a las generaciones que venían.

En esa época el apoyo era parte de una política de Estado, pero ¿tenía arraigo popular? ¿era comercial el deporte?

Todas las figuras de esa época eran las tapas de El Gráfico que encarnaba al deporte en una época. Antes de convertirse en una revista de fútbol las tapas eran de figuras del boxeo, del atletismo, remo. Hoy desgraciadamente la ha perdido.

Osvaldo Suárez sosteniendo las tapas de El Gráfico de sus épocas de gloria

¿Cómo fue la vida de Osvaldo Suárez una vez retirado?

Siguió enseñando hasta hace muy poco tiempo. Enseñaba en el CENARD y no faltaba nunca. Uno de sus atletas, lamentablemente, fue desaparecido durante la última dictadura militar. Es el caso del tucumano Miguel Venancio Sánchez. Hoy conocido por muchos por lo que es la Carrera de Miguel.

¿Hay alguna otra explicación más allá de la política de estado para generar esa enorme generación de atletas?

El peronismo lo que hizo fue potenciar lo que ya se tenía, pero ya venía de antes. Zabala gana en 1932. Después se cortó esta historia deportiva. Además era un pueblo que practicaba mucho más deporte que hoy en día. Hoy somos el primer país en latinoamerica con sedentarismo, es una epidemia. Esta es la falta de práctica deportiva. El periodismo deportivo sigue levantando a las figuras de elite que son muy pocas.

¿Cuál es el trabajo y el objetivo que tienen en el Movimiento Social del Deporte?

La idea que ambicionamos es una base ancha de deporte para que todo el pueblo pueda practicar deporte y no solamente una elite. En las últimas décadas todo se trabaja para la cultura del podio. Nosotros creemos que tenemos que trabajar para una cultura del encuentro que ve en el deporte una escuela de vida.

Comentarios

comentarios

Visite también

5ab903fb00a2e_1420_!

El sórdido ataque a los clubes

Por Carlos Aira (*) Entre secretos a gritos y miradas hacia el costado, el abuso infanto-juvenil es …