Inicio / Gremiales / MOTOKEROS / “Estamos ganando una aceptación cada vez mayor de nuestros compañeros”

MOTOKEROS / “Estamos ganando una aceptación cada vez mayor de nuestros compañeros”

34723659_10216604859416188_3346170129384734720_n

Uno de los sindicatos que se ha incorporado en el último año a la Corriente Federal de Trabajadores es el SUCMRA (Sindicato Único de Conductores de Motos), más conocido como Motokeros.
Nos visitó el secretario general a nivel provincial y secretario adjunto del Sindicato, Charly Obiol y la compañera Nahir Abad en los estudios de Radio Gráfica donde se charló extensamente sobre la situación actual de los trabajadores motoqueros y a nivel general de la coyuntura que atraviesa el movimiento obrero y nuestro país. “Esto es más parecido al 2000 que al 2001” definieron. 

 

“El trabajo del motoquero está complicado. Tenemos algunas variables especiales: siempre luchas en contra de la estigmatización de la gente para con tu laburo y contra los empresarios de mensajería que te tratan de explotar” señala Charly Obiol uno de los referentes del SUMCRA.

Describe una situación donde en épocas de crisis, el trabajo de motoquero se convierte para muchos en una salida laboral: “Así como en los noventa, cuando cierra una fábrica, una PyME y la gente se queda sin trabajo, muchos laburantes con lo que tienen se compran una moto, la pagan en cuotas y salen a hacer mensajería para llevar un mango a la casa. Es lógico y está bien, pero salen sin conocer la calle, el ambiente y eso hace que ganen mucho menos y tiren el salario hacia abajo. En la actividad también juega mucho la dinámica propia de la individualidad, si está la moto en condiciones y puedo laburar, estoy bien y los demás que hagan lo que puedan”.

El SUCMRA viene trabajando desde el SIMeCa (Mensajeros y Cadetes) y hace tiempo logró tener autonomía para poder desarrollarse con una perspectiva propia. “No somos dirigentes que cobramos un salario, laburamos todos los días y eso hace que los trabajadores se referencien con nosotros. El SIMeCa fue tomó protagonismo en las jornadas del 19 y 20 de diciembre del 2001. Después de muchos años recuperamos un sindicato abandonado y lo pusimos en funcionamiento”.

La puja sectorial se da con el gremio que tiene la personería y la relación directa con el ministerio de Trabajo. Hoy por hoy el reconocido formalmente es ASIMM (Asociación Sindical de Motociclistas Mensajeros) pero tiene acuerdos cerrados con la cámara de empresas de mensajería y con el ministerio, acuerdos que terminan complicando a los trabajadores más de lo que lo benefician. Nosotros nos oponemos a estos acuerdos y vamos por los laburantes independientes que son muchos indica

Nahir Abad  también es una de las tantas motoqueras.  Se sumó recientemente al sindicato y comentó también su experiencia sobre el gremio. “En el sindicato somos muchas mujeres, nos abrieron las puertas, nos sumamos con las compañeras y estamos contentas dentro de este espacio. En la calle se ven cada vez más trabajadoras tomando responsabilidades, es importante que dentro de los ámbitos sindicales ocupemos los espacios que corresponden”.

Las reivindicaciones del SUCMRA son claras, no escapan a la coyuntura general en que se encuentra el país y por supuesto obligan a trabajar intensamente para hacer visibles las problemáticas, “en la Ciudad logramos frenar un proyecto de ley que restringe el ingreso al centro de los motoqueros. Representaba un impuesto al trabajo. Encima que falta laburo, querían cobrar  1500 pesos para entrar al microcentro. Fue una ley hecha ocultamente junto al ASIMM. Además, tiene algunos puntos como que a los no afiliados a ese sindicato no les iban a recibir el registro. Lo que estamos pidiendo es que cuando se ordene el registro general sea igualitario para todos y no sólo para algunos”.

Un viejo reclamo de los motoqueros, es el respeto por una tarea que conlleva un alto riesgo y que lamentablemente se ha cobrado muchas víctimas desde la proliferación de la actividad. “Estamos avanzando en el Congreso Nacional para que se contemple que este es un laburo insalubre, debería ser de 6 horas. Los accidente se dan porque las empresas explotan a los laburantes y no les queda otra que acelerar en la calle”. Además, algunos preconceptos instalados sobre el mundo de los motoqueros, se van desarmando con el crecimiento de la representación: “el famoso ´pibe de la moto´ no es tal, somos gente con familia, con responsabilidades que pagar y familias que atender. Hay que regular turnos, hay que generar mejores condiciones para que pueda haber más trabajo y con mayor seguridad”.

En el plano general, Obiol tiene una clara impresión de lo que fue la famosa “pesada herencia”: “durante doce años hemos conquistado derechos, logros y mejores condiciones. Nos devolvieron la dignidad. Sin embargo creo que mucho tiempo como militantes hicimos la plancha y no nos dimos cuenta que el enemigo iba a venir a pisarnos la cabeza”.

En la charla cotidiana con los compañeros, el análisis es claro, “estos muchachos han perdido credibilidad muy rápido. Hoy después de todo lo que pasó, el motoquero nos acepta, nos dice ´me equivoqué`”.

Si bien la dilación y la discusión interna es muy fuerte, la concreción de un paro general es más cercana que hace algún tiempo, y la responsabilidad de los conductores de la CGT no es menor. “Creo que esto estaba al caer. Estos muchachos se demoraron mucho en tomar la decisión. Hay que decirlo: tienen muchos intereses cruzados de por medio. Si ellos no agitan, las bases ya lo están haciendo” destacó el motoquero, quien defiende la coherencia de la Corriente Federal de, a pesar de la crítica, mantenerse dentro de la central.

Con los años y la capacidad inmensa de los compañeros de la Corriente, se entiende que es un espacio que tenemos que ocupar. Yo soy de los que apoyan que la CTA vuelva a ser parte de la CGT, dar una discusión amplia y que todos estén adentro. Cuando estábamos en SIMeCa decíamos ser independientes y tirar piedras desde afuera. Cuando vas madurando te das cuenta que tenés que hacerte cargo de lo que sos y lo que no te gusta cambiarlo desde adentro destacó el dirigente.

Una importante definición en la comparación histórica realizada por Charly Obiol, se basa en su experiencia: “esto es más parecido al 2000 que al 2001” lanzó. “Vos ves la respuesta de la CGT de aquel momento y era igual: “esperar y vamos viendo”. Finalmente desbordó en forma de pueblada, sin organización, luego salen los gremios. Aquel 19 de diciembre fue espontáneo, nos organizamos mínimamente para saber qué hacer pero no era un armado tal como el que se construyó años más tarde”.

De cara al congreso del 22 de agosto, los trabajadores no pierden la expectativa de lograr avances en la representación sindical. “Vemos gestos de dirigentes como Moyano acercándose a la Corriente, vemos la claridad de nuestros compañeros y,  además, seccionales de gremios cuyos secretarios generales miran para un lado, que miran para otro y se suman a la lucha y a la confrontación. Ojalá logremos una CGT que esté a la altura”.

Finalmente, Nahir Abad resumió el espíritu que intentan representar los Motokeros. “De acá al 2019 hay un camino que la sociedad tienen que recorrer que es la concientización. La marcha del Ni Una Menos y otras expresiones hablan de la responsabilidad sindical en un montón de discusiones. Es un desafío sostenerlo, habla de la seriedad y el compromiso. Vamos a seguir laburando en cada parada, con el bolso al hombro porque somos laburantes”.

LAUTARO FERNÁNDEZ ELEM

Comentarios

comentarios

Visite también

secasfpi

ORTEGA (SECASFPI) / “El FMI pide el vaciamiento de nuestro sistema previsional”

El martes se convocaron distintos sectores como la Corriente Federal de Jubilados, trabajadores de ANSES …