Inicio / Economia / INFORME UNDAV / La destrucción de la industria nacional

INFORME UNDAV / La destrucción de la industria nacional

306897

La producción nacional atraviesa una clara etapa de destrucción desde la asunción de Mauricio Macri como presidente en diciembre de 2015. El modelo económico es pariente de sangre con el plan de Martínez de Hoz durante la Dictadura Militar y con la Convertibilidad durante los años noventa y su extensión con la Alianza.  Los datos del informe realizado por la Universidad de Avellaneda sostienen una merma de la producción nacional y, simultáneamente, una avalancha importadora en un sendero de reprimarización de la economía argentina. 

La situación se palpa en el día a día en los talleres con un menor ritmo de trabajo, con puestos que se pierden, eliminación de turnos, horas extras ya no se hacen o con el cierre directamente de empresas que ya no pueden afrontar las nuevas condiciones. El sábado pasado eyectó de su puesto de Ministro de (im)Producción Francisco Cabrera –  uno de los responsables de la situación descripta- asumiendo en su lugar Dante Sica.

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (UNDAV), unas de las que María Eugenia Vidal considera innecesarias, realizó un informe sobre la situación de la industria desde diciembre de 2015 hasta la actualidad. La conclusión es muy crítica del desempeño del Gobierno en la materia.

En el informe apunta a tres factores “que afectan el desempeño del sector en términos de producción y rentabilidad: la avalancha de importaciones, la caída en las ventas internas y la acuciante inflación de costos”.

La industria local, viene sufriendo hace más de dos años y medio las inconsistencias de un modelo cimentado sobre las expectativas de inversiones extranjeras productivas, que siguen retrasando su arribo a nuestra economía” argumentan.

Puesta en números señala que “en los últimos dos años y medio se destruyeron 63.000 puestos de trabajo, lo cual redujo la nómina industrial en un 5% del total” a un ritmo de 2250 puestos menos por mes.

IMPORTACIONES: Las compras al exterior crecieron 20% en 2017 y 21,3% en el primer cuatrimestre 2018 apuntan en el informe. No cabe duda que el ministro Cabrera elevó la producción, pero en países extranjeros, asiáticos y Brasil principalmente.

Si bien se espera una desaceleración en el crecimiento de las importaciones en los próximos meses, tal efecto no logrará compensar la caída en actividad producto de la recesión venidera: sin un mercado interno sólido, el sector industrial argentino se ve fuertemente afectado” concluye.

En tres sectores tomaron como referencia los números son abrumadores. Las importaciones en la industria automotriz se elevaron un 110%, la de indumentaria un 93% y la de calzados un 46% con Macri como presidente. 

CAÍDA EN LAS VENTAS INTERNAS: La “languidez” del mercado interno tiene correlato en unas paritarias por debajo de lo esperado, más un feroz aumento en las tarifas de servicios públicos y productos de consumo masivo. “En una economía altamente dependiente del consumo interno, la caída en el poder adquisitivo de los segmentos medios y bajos, afectó fuertemente los niveles de ventas. En especial, en aquellas industrias orientadas a la elaboración de manufacturas finales” argumentan en el informe.

INFLACIÓN DE COSTOS: En tanto que la estructura de costos de los industriales es cada vez más “asfixiante”, con incrementos tarifarios también para las fábricas y una rentabilidad en retroceso, por la baja en las ventas. “Los empresarios no tienen espacio para transferir a precios los aumentos en sus costos de producción“, describe el informe. Por poner un caso los tarifazos han sido del orden del 1500% para energía eléctrica, 1300% para gas natural y 900% para agua.

0023069451

TRES SECTORES, TRES EJEMPLOS DE LA CAÍDA

El informe toma tres sectores como referencia para graficar la caída, el automotriz, el textil y la industria ligada al cuero.

AUTOMOTRIZ:

En este sector se verificó un descenso superior al 25% en la fabricación local de unidades terminadas, en el promedio de los últimos dos años en comparación a la década pasada. La venta de automotores se ha mantenido a buen ritmo durante 2017 y el primer tramo de 2018 con cifras cercanas a los récords históricos, el problema es que mayormente son importados a lo que se suma una baja en la exportaciones por la crisis brasileña.

El porcentaje de autos nacionales en el total de las ventas realizadas en estos dos años es el más bajo en, al menos, 15 años (…) el hecho de que el gobierno haya abaratado los automotores importados y además haya abierto irrestrictamente las importaciones, hizo que la situación de la industria empeore considerablemente”.

El promedio de producción en estos dos años es de un 26% menor, en comparación a los 10 años anteriores y es de prácticamente la mitad de lo que se producía en 2011” grafican.

INDUSTRIA DEL CUERO

En los últimos años la industria del cuero, con el calzado y la marroquinería se convirtió en una de las más perjudicadas. La producción de zapatos se redujo más de 19% en dos años. La importación de cuero saltó de u$s 442 millones a u$s 644 millones. La marroquinería se desplomó 55% entre el 3° trimestre de 2015 y el 3° trimestre de 2017. Además, luego de las reuniones con la mesa de las carnes se rebajó de 10 a 5 puntos a las retenciones a las exportaciones de cuero. “Esto implica que la materia prima salga del país sin mayor valor agregado ya que de esa forma será más rentable enviarlo al mercado externo que venderlo al interior del país“, indica el trabajo.

El informe señala que las exportaciones también se desplomaron entre 2015 y 2017, en parte por decisiones como la de quitar las retenciones a los cueros que facilita la exportación de la materia prima sin valor agregado.

TEXTIL
En cuanto a la industria textil, el abrupto aumento del 40% en las importaciones en el promedio de los dos últimos años, motivó una reducción del 18% en el valor agregado sectorial. Mientras que el avance de prendas de vestir traídas desde el exterior creció 98% entre 2015 y 2017.

Toda esta situación derivó en una crisis laboral en la industria argentina. “En los últimos dos años y medio se destruyeron 63.000 puestos de trabajo, lo cual redujo la nómina industrial en un 5% del total“, sostuvo el reporte académico.

 

Comentarios

comentarios

Visite también

moreirapyme

MOREIRA (PyMES) / “Esperamos un fin de año complicado y un 2019 peor”

En Sindical Federal dialogamos con Daniel Moreira, presidente de la Asociación de PyMES e impulsor …