Inicio / Politica / PARO NACIONAL / Contra las políticas económicas macristas, rechazando al FMI

PARO NACIONAL / Contra las políticas económicas macristas, rechazando al FMI

ryg_mK2Amx_930x525

La Confederación General del Trabajo (CGT) llevará adelante este lunes un nuevo paro nacional por 24 horas al que se plegaron ambas CTA y gremios de izquierda. Será el tercer paro nacional contra el macrismo que dadas las adhesiones paralizará la actividad de todo el país rechazando las políticas económicas del Gobierno nacional, al ajuste acordado con el FMI más una serie de pedidos puntuales. Entre ellos suspender despidos tanto en el sector privado como público, eximir del pago del Impuesto a las Ganancias al medio aguinaldo y no avanzar con el tratamiento de la Reforma Laboral en el Congreso.

El paro se da en el contexto más complejo para el Gobierno tras la fuerte devaluación del peso en las últimas semanas que ha profundizado una baja en la actividad económica. A ello se suma la promesa al Fondo Monetario Internacional de profundizar el ajuste con un recorte del gasto, que por ejemplo, impactará sensiblemente en la realización de la obra pública haciendo perder dinamismo al conjunto de la economía.  

Otros reclamos son la pérdida de poder adquisitivo, el techo salarial a las negociaciones paritarias, la destrucción y precarización del empleo, la baja en la jubilaciones y pensiones a partir del nuevo cálculo de actualización, el freno a los tarifazos de los servicios públicos.

La expectativa es que el paro sea contundente, el más fuerte de los tres que se han hecho al gobierno macrista. Adherirán todos los gremios del transporte, inclusive la UTA  gremio sobre el cual más dudas se tenía. No habrá colectivos ni de corta ni de larga distancia, tampoco trenes y subtes ni funcionarán las aerolíneas comerciales. No habrá bancos ni atenderán en las diversas reparticiones del Estado. Por su lado, sectores de la izquierda, cortarán los accesos a la Ciudad de Buenos Aires desde las 7 de la mañana.

Este paro era largamente esperado y reclamado desde múltiples espacios sindicales que venían expresando un marcado rechazo al modelo económico. Entre ellos la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), ambas CTA y el moyanismo haciendo punta como los sectores más críticos. La propia Corriente Federal de Trabajadores desde su misma formación ha tenido un perfil claramente confrontativo frente a este proyecto económico.

El referente gráfico y de la CFT Héctor Amichetti, señaló, “hay un actitud unificada de rechazar las políticas de gobierno (…) El enorme desafío es hacer un paro contundente para lograr consolidar la dirección de la lucha popular. También ver una alternativa política que defienda a los trabajadores”.

El dirigente bancario y de la Corriente Federal de Trabajadores, Sergio Palazzo,  “ha sido una buena medida tomar la medida de fuerza que va a ser fuerte e importante. Ojalá salga el Gobierno presuroso a responder como lo ha hecho con el mercado le dé respuestas a los trabajadores”.

Pablo Moyano, hombre fuerte en Camioneros apuntó “lamentablemente este Gobierno está llevando a cabo un plan económico que perjudica a los trabajadores y la única forma de revertirlo es saliendo a la calle, expresándose y el próximo año en las urnas“.

El triunviro de la CGT y titular de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, anticipó que la medida de fuerza de mañana tendrá “un nivel de acatamiento muy grande, tal vez el más importante de los últimos años, debido a la situación de agravamiento de la economía y lo que esto significa para el pueblo trabajador”.  La lectura que tiene que hacer el Gobierno es que ya hay síntomas de malestar que se vienen madurando durante todo el mes de mayo con medidas de protesta en todos lados, y que este llamado de atención lo deberían ponderar, no solamente tendiendo la mesa de diálogo que repiten como loros, sino que además tienen que tener voluntad de corregir lo que le estamos cuestionando” agregó.

De parte de los funcionarios del Gobierno nacional dispararon, previsiblemente, contra la medida. El Ministro de Trabajo, Jorge Triaca, declaró, “el paro no sirve para nada porque no arregla los problemas de los argentinos”. Luego señaló que “hay una dirigencia dispuesta a acompañar” los cambios, pero que “otros miran el espejo retrovisor, defienden el status quo o situaciones personales”.

En esa línea continuó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que señaló que el paro “no tiene ningún sentido”. “Al día siguiente vamos a estar en el mismo lugar. Ni la gente sabe por qué están parando” afirmó evidenciando que habla poco con la gente o que el círculo con que dialoga es muy pequeño.

¿Y EL DÍA DESPUÉS DEL PARO?

Descontado que el paro va a ser contundente, se plantea el interrogante sobre lo que vendrá tras el paro. ¿Qué posición tomará la CGT? ¿Acelerará la confrontación o planchará el conflicto como ocurrió tras el paro de abril del año pasado?

La Multisectorial que se viene expresando con la Corriente Federal, Camioneros y ambas CTA se ha consolidado como el espacio más crítico más en término de diagnóstico y unidad en la acción. A ello se suman delegaciones regionales de la CGT e incluso seccionales de gremios que mantienen posturas que no siempre coinciden con su conducción nacional. El peso de este sector es cada vez más evidente en el debate público a partir de un diagnóstico cada vez más evidente en lo cotidiano.

La propuesta de este espacio , expresada con matices por sus dirigentes, es que el paro es una medida necesaria, pero lo es más aún que haya un plan de acción posterior sistemático y coherente para los tiempos venideros. A ello sumar la necesidad de lograr, como mínimo, un acuerdo básico programático, para tener como horizonte en la lucha política.

Con el reciente acuerdo con el FMI el macrismo mostró todas las cartas sobre la mesa y aceleró las políticas que llevaba adelante. Ajuste del gasto público con el impacto social que conllevará, ratificó su alianza con el poder financiero internacional facilitando sus negocios y una enorme transferencia de recursos para la timba financiera  a costa del sector productivo, anunció más tarifazos para los próximos meses engrosando los balances de las empresas energéticas a costa de servicios impagables para el pueblo.

Para cambiar la situación y torcer estas políticas para pocos este es un paro necesario, para que sea realmente efectivo apenas el comienzo de una lucha consistente en el tiempo que devuelva la esperanza a un pueblo golpeado por las políticas del gobierno macrista.

LEONARDO MARTÍN

Dfn1KTYWsAA7Bhj

Comentarios

comentarios

Visite también

lagardemacri0316-209850

El recetario del FMI para el Gobierno, profundizar al ajuste

Se conocieron las condiciones que impone el Fondo Monetario Internacional al Gobierno argentino para habilitar …