Inicio / Politica / ENCUENTRO REGIONALES DEL NORTE / Derrotar la injusticia…

ENCUENTRO REGIONALES DEL NORTE / Derrotar la injusticia…

 

38239118_1811307855621520_8582443443186302976_n

Por HÉCTOR AMICHETTI*

Ayer estuvimos en Tucumán, reunidos los compañeros y compañeras de la Corriente Federal de Trabajadores con compañeros y compañeras de otras organizaciones sindicales y populares de esa provincia y también de Salta, Jujuy, la Rioja y Catamarca.

De los relatos de los presentes se desprende que la situación laboral y social en la región es sumamente grave.

Despidos en la industria, ofensiva sobre la organización sindical en los ingenios azucareros, miles de familias del sector de recolección e industrialización del tabaco que por decisión del Ministerio de Nacional de Explotación del Trabajo no cobran un peso entre zafra y zafra.

La eliminación de planes nacionales de atención social deterioran fuertemente la calidad de vida de muchas familias y más de un 45% de trabajadores y trabajadoras desarrollan su actividad en la informalidad, sin ningún tipo de cobertura asistencial y a cambio de un pago mensual que apenas si supera los $7000.

Realidad dura y cruda de la Argentina profunda.

38404600_1811304798955159_2933147867835006976_n

 

EL MISMO DÍA

Se dio la coincidencia de que nuestra reunión en Tucumán fuera el mismo en día en que las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaban públicamente que fue recuperado el nieto 128.

Se trata del tucumano Marcos Eduardo Ramos.

Emociona ver hoy en los diarios una vieja foto en blanco y negro donde aparece Rosario del Carmen Ramos en un sulky conducido por una llama junto a sus dos hijos mayores: Ismael y Camilo.

Es la única foto que nos permite conocer a Rosario del Carmen, secuestrada en la ciudad de Tucumán en noviembre de 1976 y hasta el día de hoy desaparecida.

La historia que cuenta Ismael conmueve aún más, secuestrado con su madre y su hermanito menor, fueron entregados como trofeos a familias de militares. El tenía 6 años y su hermano apenas 5 meses. Dos veces escapó de sus apropiadores empujado por su instinto buscando llegar hasta el lugar donde sabía que trabajaba su tío, en las segunda oportunidad tuvo éxito, su verdadero coraje infantil le permitió reencontrarse con su padre y con su otro hermano que por entonces tenía 2 años.

Más de 40 años le costó encontrar a Marcos en esta Argentina del dolor y los forzados desencuentros.

38461275_1811307518954887_2313676793338396672_n

EL CRIMEN COMO METODO PARA FORZAR UN DESTINO

Recordábamos en la reunión de ayer en la sede de la UOM de Tucumán, tiempos de heroica lucha en defensa de las fuentes de trabajo encabezadas por la FOTIA y por la CGT de los Argentinos.

Homenajeábamos a Atilio Santillán, a Benito Romano y a tantos queridos compañeros y compañeras que fueron ejemplo de vida.

También a Hilda Guerrero de Molina, integrante de la heroica “Comisión de Movilización de Damas del Sindicato Santa Lucía”, muerta en el verano del ’67 por una bala asesina de los represores.

Hace medio siglo, el gobierno de facto encabezado por el dictador Onganía imponía a sangre y fuego el plan económico liberal diseñado para servir a los intereses de los monopolios extranjeros.

Mediante un decreto y con el argumento de hacer más eficiente y competitiva la industria azucarera tucumana (palabras que se repiten demasiado en estos nuevos tiempos de ofensiva neoliberal), Onganía dispuso el cierre de 11 de los 27 ingenios que había en la provincia.

Miles de obreros del azúcar quedaron sin trabajo, el hambre obligó a muchos de ellos a emigrar con sus familias.

La provincia perdió por entonces la cuarta parte de sus habitantes.

Tucumán resistió y las luchas de aquellos tiempos forjaron una organización popular combativa que no sería perdonada años más tarde por la nueva ofensiva de la tiranía genocida.

Algunos de aquellos ingenios cerrados (Santa Lucía y Bella Vista), se convirtieron a partir del golpe del ’76 en centros clandestinos de detención, tortura y asesinato a cargo de los represores comandados por el monstruo Antonio Domingo Bussi.

Hace tan solo unos meses, los avances de investigaciones judiciales permitieron comprobar la colaboración de 6 empresarios tucumanos vinculados al ingenio “La Fronterita” con los delitos de lesa humanidad cometidos por los militares.

La Fronterita está ubidado en Famaillá, a unos 40 kilómetros al sudoeste de San Miguel de Tucumán, esos empresarios pusieron vehículos al servicio de los operativos de secuestros y cedieron sectores del ingenio para que la V Brigada de Infantería los utilizara como centros clandestinos de detención y tortura.

Decenas de personas fueron secuestradas en distintos operativos, 44 eran trabajadores del Ingenio, varios de ellos delegados del Sindicato de Obreros de Surco y Fábrica del Ingenio La Fronterita, integrante de la FOTIA.

Hasta el día de hoy, 11 trabajadores permanecen desaparecidos.

38404788_1811303195621986_2824949717434105856_n

LA DESIGUALDAD ES VIOLENCIA

En esta Argentina bajo gobierno de las Corporaciones hay muy pocos ganadores que -por supuesto- ganan demasiado. Son los beneficiarios de una larga historia que -escrita con demasiada violencia- les dio las ventajas necesarias.

Tan sólo por no apartarme de la región que es el centro de esta nota, voy a dar apenas un ejemplo que se repite por todo el territorio nacional: el Ingenio “La Fronterita” sigue perteneciendo a la empresa Juan Minetti y Cía. Limitada, que más que una empresa es un poderoso grupo económico.

Entre el año 1975 y 1978, con apoyo militar para enfrentar la resistencia de una organización sindical combativa, logró reducir en un 35% los puestos de trabajo y aumentar en un 30% su producción.

Favorecido por la dictadura genocida, compró a precio de liquidación el ingenio Bella Vista y su destilería de alcohol aumentando, hacia 1982, un 62% su producción.

El grupo Minetti es hoy líder en productos provenientes del trigo, la caña de azúcar y la madera, posee los Molinos San José donde se fracciona y empaqueta harinas, es propietario de los ingenios y refinerías La Fronterita y Bella Vista, de 9500 hectáreas de plantaciones de caña de azúcar, 1600 hectáreas dedicadas a la explotación forestal de pino y 12.000 hectáreas de bosques naturales.

Grupos empresarios ricos contrastan con provincias empobrecidas y las heridas de un pueblo repleto de cicatrices con la férrea voluntad de sus organizaciones que a pesar de todo no lograron destruir.

Es hora pues de recuperar fuerzas para que tanta injusticia pueda ser definitivamente derrotada.

*Secretario General de la Federación Gráfica Bonaerense / Corriente Federal de Trabajadores. 

Comentarios

comentarios

Visite también

c44f1

FUENTES SEGURAS / Crisis trifásica: gobierno, empresarios, jueces

Por GABRIEL FERNÁNDEZ * Cuando se observa el panorama económico nacional la posibilidad de comprensión …