Inicio / Historia / ESPECIALES – ILDA BUSTOS / Su trayectoria, el sindicalismo, la situación nacional y de Córdoba

ESPECIALES – ILDA BUSTOS / Su trayectoria, el sindicalismo, la situación nacional y de Córdoba

42730747_2085992894985322_7327841224956575744_n

Con su escritorio revuelto de papeles, la bulliciosa y húmeda ciudad de Córdoba haciendo vibrar las ventanas, con imágenes del dirigente gráfico Raimundo Ongaro y de  Atilio López, histórico referente de la UTA cordobesa, acompañándola en sus paredes, Ilda Bustos, secretaria general de la Unión Obrera Gráfica de Córdoba (UOGC) nos recibió en el sindicato y abrió su historia y su visión del presente político a Sindical Federal. En una extensa charla, nos presentó un trayecto que recorre las secuelas de la dictadura, los noventa, la reconstrucción y la coyuntura actual del apasionante movimiento obrero cordobés.

Por LAUTARO FERNÁNDEZ ELEM

SU HISTORIA MILITANTE

Sin haber llegado a participar del Cordobazo de 1969 por una cuestión cronológica, sus inicios setentistas a la vida política, guardan las cualidades de muchos militantes de la época. “Pertenecí a la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y a la Juventud Univesitaria Peronista (JUP), tengo todo el recorrido” comienza Ilda. “Antes de que terminara la dictadura entré a trabajar en la Editorial Córdoba que es la que editaba el diario Tiempo de Córdoba. Una compañera que trabajaba en agencia necesitaba gente que supiera tipear rápido, yo sabía y ahí entré. Cuando me dejaron efectiva, me afilié. En el 82-83 empiezan los problemas en el diario. Veníamos teniendo dificultades por pedir aumento de sueldo y después por la incertidumbre en la continuidad de los puestos de trabajo. Es en eso que la empresa decide despedir a nuestros dos delegados, de prensa y de gráficos. Se hace una asamblea y a partir de allí echan a muchos compañeros, yo zafé nomás porque estaba de franco” rememora.

“Luego de esos despidos y mucho conflicto, nos recomponemos un poco, volvemos a elegir delegados y soy elegida en mi sección. Por supuesto que se votaba rudimentariamente y sin garantías más que el compromiso de defendernos. Ese es el inicio de mi vida en el sindicato. El diario terminó cerrando, yo me busqué otro trabajo pero nunca dejé la militancia” agrega

Con numerosos sindicatos intervenidos por la dictadura, su recuperación y la reconstrucción de las organizaciones fue la ardua tarea de la etapa. “Cuando llega la democracia peleamos para recuperar el sindicato con muchos otros compañeros. En ese momento yo militaba en Intransigencia y Movilización Peronista, que tiene mucho que ver con la historia de la Federación Gráfica Bonaerense” nos cuenta Ilda que enlaza su historia con la perspectiva que abrió en esa etapa el retorno de Raimundo Ongaro del exilio. “Estábamos muy identificados con la Lista Verde de los Gráficos, con Raimundo más precisamente y con la CGT de los Argentinos por lo que había representado en nuestra historia personal. Había quedado una referencia más fuerte en Raimundo que en quien se había quedado con la representación de los gráficos del interior que era Enrique Marano. Llegamos a normalizar el sindicato (UOGC) en una lista unitaria pero en el año `86 nos separamos. Hicimos la Lista Verde, yo fui adjunta, y es la lista que conduce hasta hoy”.

Muchos dirigentes sindicales de los que entrevistamos a menudo, indican a los principios de la década del ochenta como una etapa de quiebre en el sindicalismo nacional. Ilda tiene esta visión. Se comienza a establecer una conducción gremial que se mantiene hasta el día de hoy y que será uno de los escollos clave para el crecimiento de un modelo distinto de hacer política. El sindicalismo en Córdoba había sido diezmado”.

En los últimos años se ha puesto nuevamente sobre la mesa la discusión sobre la dirigencia sindical, su rol y representatividad, así como también se exige con más fuerza la renovación en muchos lugares ocupados desde hace tiempo. “Las razones hay que buscarlas en la dictadura. Es el golpe más fuerte porque desaparecen miles de dirigentes, de delegados, trabajadores. Además cuando se produce el recambio de los ochenta, no llega a ser completo. Las normalizaciones más fuertes son en el 84 pero no se dan procesos de cambio en las Federaciones, queda todo tal cual. Cavalieri cuando termine su mandato va a tener 89 años. Los noventa producen un parate de la actividad sindical, que sumado a la masacre de la dictadura completan un cuadro terrible. En un período de 10 años sin discusión salarial, una parte de la dirigencia se dedica a hacer negocios”.

SINDICATOS,  “DEFENDER Y CONQUISTAR DERECHOS”

En su consideración, las nuevas generaciones de militantes y dirigentes sindicales tienen nuevos aires pero, en definitiva, su formación aún necesita una mayor profundización. Evidentemente, no es sólo la vociferación de manifiestos lo que se debe plantear como nuevo, sino la concepción del sindicato. “Se siguen formando dentro de esos límites. Una dirigencia es burócrata en tanto y en cuanto se siga limitando a la actividad administrativa. Como decía el compañero Lucio Garzón Maceda: ‘sindicatos de pan y manteca’. No se produjo de nuevo un movimiento que mirara la realidad con un objetivo transformador. Eso tuvo mucho que ver con los 90, con las obras sociales, las mutuales, etc. Distorsionaron el rol del sindicato: el sindicato no es un proveedor de servicios, es una organización para defender y conquistar derechos”.

En la formación política y en la construcción sindical se abandonaron prácticas que eran sostenes de la disputa gremial “como por ejemplo que los agrupamientos políticos tuvieran agrupaciones sindicales que trabajaran para recuperar los sindicatos. No hay que crear otro sindicato, hay que recuperar lo que hay. No hay que crear 20 gremios más, la atomización y la división son muy dañinos. Sino somos Chile, donde con 8 trabajadores haces un sindicato”.

b1
Con el micrófono en la mano Atilio López, histórico dirigente de la UTA cordobesa.

CORDOBAZO, “REIVINDICAMOS LAS FIGURAS DE ATILIO LÓPEZ Y ELPIDIO TORRES, FIGURAS OCULTAS DE LA HISTORIA POLÍTICAS Y DE LOS TRABAJADORES DE CÓRDOBA PORQUE SON PERONISTAS”

Desde la historia externa o el centralismo porteño, la vida política de la provincia de Córdoba ha sido vista homogéneamente en distintas etapas: una generación maravillosa en la resistencia o una sociedad reaccionaria en la última elección. Entender lo que ha sucedido en las últimas décadas, exige más profundidad. “Lo que tiene Córdoba en especial es esa paradoja. Hay una Córdoba que es el Cordobazo, los dirigentes sindicales, un movimiento obrero esclarecido en conciencia y organización; y por el otro lado está la Córdoba que es muy reaccionaria, donde tuvo mucha influencia la Iglesia, los sectores más elitistas que se adueñaron de la Justicia, la Universidad, que más allá de la reforma tuvo siempre una línea muy dura. Siempre hay que recordar que Córdoba tuvo un papel importante en el golpe a Perón en el `55 y que en el `74 un jefe de policía Antonio Navarro destituyó al gobernador y vicegobernador, los compañeros (Ricardo) Obregón Cano y Atilio López”.

En definitiva, y como sucede en toda la Argentina,“hay una Córdoba que siempre está en pugna, que viene castigada desde mucho antes que el golpe”.

En esta rica y tumultuosa historia, hay referencias que son ineludibles. Pero si bien hay nombres que emanan naturalmente, la reconstrucción histórica de esas experiencias sigue en deuda y es preciso resaltar cómo lo ven quienes han aprendido y conocido los hechos. Nosotros siempre reivindicamos las figuras de Atilio López (UTA) y de Elpidio Torres (SMATA). Son figuras ocultas en la historia política y de los trabajadores de Córdoba, porque son peronistasafirmó Ilda.

“Casi siempre prevaleció la figura de Agustín Tosco porque está más relacionada con la izquierda, que incluso elaboró un discurso que no tenía mucho que ver con la realidad del Cordobazo, pero que fue reforzado por la dictadura, que colaboró a distorsionar” apunta. Involucrándola en un tema que resulta muy caro para la dirigente, completa: “también hay muchas compañeras. Hace poco se presentó un libro que se llama ‘Las Mujeres del Cordobazo’ donde se rescatan diferentes figuras, entre ellas, Dinora Gebennini, Soledad García Quiroga, Sara Astiazarán, Nené Montes. Sucede como en todos los hechos de la historia, no fue visibilizado su protagonismo. Como el de Edith Vera de la UOM que fue central y luego desaparecida. Susana Funes, quien fue compañera de Tosco” . Una larga historia a reconstruir.

MujeresCordobazo

MUJERES Y SINDICALISMO

Traída a la actualidad, las trabajadoras y su militancia sindical, ocupan buena parte del tiempo de Ilda Bustos. Al reunificarse la CGT Regional, se reorganizó el espacio de las dirigentes mujeres de los distintos sindicatos. Entre las referentes de CGT y CTA se conformó la Intersindical que tuvo su flamante presentación apoyando a las trolebuseras en el conflicto con la Municipalidad y la Unión Tranviaria Automotor (UTA). “Este impulso también sirvió porque fue una de las primeras acciones públicas el hecho de apoyar a las compañeras en el conflicto”.

Inevitablemente, surge una distinción clara mas no contradictoria que afirma como eje para entender ese trabajo en el plano reivindicativo de las mujeres trabajadoras: hemos discutido las cuestiones de género, las entendemos como fundamentales y las mujeres han dado muestras importantísimas de organización. Pero si vos me preguntás hoy a mí, creo que tiene prioridad la cuestión sindical, tiene prioridad terminar con un modelo que nos va a conducir al abismo. Ninguna reivindicación va a ser posible si no derrotamos a este plan, a este modelo de entrega donde nos gobierna el FMI. La principal discusión es esa” señaló. “De hecho lo del aborto terminó siendo lo que algunas sospechábamos: más allá de la legitimidad y que fue un ejemplo impresionante, terminó siendo rechazado en el Senado, claramente determinado por el gobierno nacional. No creo que sea casualidad”.

En esta etapa, innegablemente hay más participación sindical de las trabajadoras. “Todas las discusiones, las sindicales, las que no y las que tienen que ver con los derechos de la mujeres, fueron muy importantes. Hay un protagonismo mayor, a la par de que han ocupado más cargos”. Sin embargo no hay una superación del 8% que es algo que se mantiene en la CGT hace como 10 años. Aunque hay más delegadas y militantes, los espacios de decisión siguen siendo de los hombres. En la CGT, en la CTA, incluso en la Corriente Federal faltan compañeras indicó particularmente, y señaló que para cambiar esto, la voluntad de los dirigentes está “en algunos casos sí, en la mayoría no. En general, la conducción sigue en manos de compañeros grandes. En la CGT se ve más claramente: es una dirigencia sindical envejecida, que necesita recambio”.

En el plano sindical general, no nos encontramos con una dirigente exultante, sino realista. Soy optimista en la fuerza que podamos reunir para luchar. No soy optimista en cuanto lo que vaya a hacer el Gobierno, el rumbo lo tienen determinado desde que asumieron y no lo van a cambiar. El paro general del último martes 25 de septiembre se sintió fuerte también en la provincia, “nos da una clara muestra de lo que puede llegar a lograr la unidad y la organización, nos hace falta más porque no enfrentar al gobierno sin estos elementos esenciales”.

En la presentación del Frente Sindical para el Modelo Nacional en Ferro Carril Oeste, Ricardo Pignanelli habló de “la unidad hasta que duela”, así como Pablo Biró señala que la misma “es un camino lleno de espinas”. Para Ilda Bustos, la unidad de pende de la dirigencia. Los trabajadores no necesitan tanto esa discusión. Tenemos una clara referencia que es la historia propia del movimiento sindical en Córdoba que le provoca una derrota a la dictadura, con un ejemplo de unidad en acción con estos dirigentes que nombrábamos deponiendo intereses sectoriales o personales, ese es el ejemplo”. En muchos dirigentes, “lo que le falta es una visión clara de quién es el enemigo. Muchos compañeros siguen eludiendo la discusión de fondo, y si nos demoramos vamos a tener más cosas que lamentar. Hay dirigentes tienen que revisar su posición porque terminan siendo cómplices por omisión”.

ilda en ferro

LA MUERTE DE DE LA SOTA, EL PERONISMO CORDOBÉS

Inevitablemente, la tragedia ocurrida hace semanas, nos lleva a pensar en el peronismo cordobés, su presente y futuro. “Yo a De La Sota lo conocí cuando encaró una aventura editorial, yo trabajaba en el diario ese y lo cerró a los 6 meses, un lío bárbaro” recuerda entre risas. “Todos nos sorprendimos con la ceremonia fúnebre, fue impresionante. Si no lo veía no lo creía. Gente tirándole flores, gente que nunca hubiese pensado que se iba a manifestar así”.

Hablando de su recuerdo, la verdad es que recuperó la provincia. Una provincia radical, complicada desde lo que había dejado Mestre. También es cierto que construyó un poder muy personal. Creo que con Schiaretti tenían algunas chispas, es un gobernador muy adscripto a lo que dice Macri, con sectores que lo critican internamente, pero bueno”. La “macana” es que el fallecimiento de José Manuel de la Sota, viene a acontecer cuando era el único tipo que estaba trabajando por la unidad del peronismo”.

La situación es compleja. Ante la consulta de si había algún espacio o dirigente que pudiese encarar ese trabajo que llevaba delante el “Gallego”, se muestra escéptica. El espacio al que pertenece como legisladora, Unión Por Córdoba “ya está, se terminó. Es un proyecto que había creado De La Sota para ganarle al radicalismo y ahí entraron todos, pero ahora ya hay sectores muy reaccionarios que tienen su representante legítimo que es Macri. Lo que estaba planteando en estos meses es recrear ese espacio pero con los movimientos populares, con los sindicatos, con las PyMES, etc”.

Finalmente, la consideración general no escapa a lo que esperábamos y no tiene tapujos al señalarlo. “Se abre una etapa complicada. Está muy difícil la situación del país y no hay una dirigencia a la altura de las circunstancias. Lo único que se avizora es un gobierno de transición. Hay quienes dicen ‘se tienen que quedar hasta que termine el mandato’, si pasa eso acá no queda nada, la reconstrucción va a ser con sangrey ante algunas especulaciones de profundizar la violencia, las descarta de plano: “Si vos no tenes organización y no tenés defensa…no tiene sentido. Tenés que quebrar la correlación de fuerzas. Si no hacemos eso, lo único que vamos a hacer es poner muertos en la calle, ya lo vimos. Y esta situación es mucho peor que el 2001. A la dirigencia le falta asumir la responsabilidad, es puro bla bla”.

Comentarios

comentarios

Visite también

DppU390XoAAnJUE

El Frente Sindical se reunió con intendentes bonaerenses

Dirigentes de la conducción de la Corriente Federal de Trabajadores y de otros gremios que …