Inicio / Politica / AMICHETTI / Enseñanzas…

AMICHETTI / Enseñanzas…

FB_IMG_1550830240885

Por HÉCTOR AMICHETTI

Repasando nuestra rica y controvertida historia.

Vale recordar -por ejemplo- lo que fue aquel año 1972 en el que se alternaron acontecimientos trágicos con sucesos alentadores.

Desde el fusilamiento de nuestros compañeros y compañeras en Trelew al retorno de Perón a su patria, pasando por una serie de hechos que en muchos aspectos muestran sorprendente similitud con lo que vivimos por estos días y nos ofrecen enseñanzas dignas de aprovechar.

La situación económica del país era por entonces muy crítica, tanto los sectores empresarios como los sindicatos reclamaban un cambio urgente de las políticas liberales, incluidos aquellos sectores cercanos al propio gobierno de Lanusse que veían sus intereses afectados por la depresión del mercado interno.

Los conflictos se extendían tanto en el sector público como en el privado. Aquel mes de febrero fue tan caliente como el actual.

La Confederación General Económica organizó una jornada de protesta y la CGT un gran paro nacional que concluyó el 1º de marzo. La agitación juvenil universitaria se extendía y varias provincias argentinas eran sacudidas por rebeliones y puebladas.

Los operativos de las organizaciones guerrilleras desestabilizaban aún más al régimen.

Veamos lo que planteaba la CGT en un documento crítico:

“…el equipo económico es responsable de una política que destruye el mercado interno de consumo, reduce el poder adquisitivo de la población, agudiza la concentración económica y promueve la recesión. Exigimos el mejoramiento de la redistribución del ingreso, la correcta orientación del crédito y el manejo de divisas, el apoyo a la empresa nacional y a las economías regionales, la prohibición de las importaciones suntuarias y la promoción activa de las industrias básicas”.

Sólo haría falta cambiarle la fecha y lo firmamos hoy.

Los militares ya habían cedido a una apertura electoral y su propuesta de concretar un Gran Acuerdo Nacional naufragaba sin encontrar destino en la mayoría de las fuerzas políticas.

El golpe mortal a la dictadura estaba en manos del campo nacional.

Fue en ese contexto que Juan Perón, un conductor magistral con extraordinaria visión estratégica y profundo sentimiento patriótico, convocó a todos los partidos políticos, a la CGT, a la CGE y demás organizaciones populares a unirse en el Frente Cívico de Liberación Nacional (FRECILINA).

Como manotazo de ahogado la dictadura proscribió su candidatura a Presidente, pero el líder ya había unido a las mayorías.

Un año más tarde el FREJULI se impuso ampliamente en las elecciones. El Peronismo, encabezando un generoso Frente Nacional y Popular, daba vuelta una nueva página de la historia con la firme voluntad de reparar el enorme daño que la oligarquía había causado tanto al pueblo como a la nación argentina… Como lo está provocando ahora.

Comentarios

comentarios

Visite también

Mesa Trabajo y Poder Judicial

JUSTICIA Y TRABAJO / “El derecho laboral no crea ni destruye empleo, lo que genera empleo es la política económica”

El juez laboral Enrique Arias Gibert, la referente sindical y diputada nacional Vanesa Siley y …