Inicio / Politica / HACIA UN PLAN DE ACCIÓN / La iniciativa conduce

HACIA UN PLAN DE ACCIÓN / La iniciativa conduce

marcha-9-de-julio

Por LAUTARO FERNÁNDEZ ELEM

Hace poco más de un año publicamos, con motivo de la organización del gran acto del 21 de febrero, el artículo titulado “La iniciativa conduce”. Fresco aún el encuentro del 20 de noviembre de 2017 en Luján como bisagra en la unificación de espacios sindicales al momento en que la CGT se encontraba en un estado de estancamiento, la movilización contra la reforma laboral del 29 de noviembre de ese año conquistó las miradas políticas y desbalanceó a favor del, aún no denominada de ese modo, pero ya naciente Frente Sindical el equilibrio que intentaba sostener la raleada conducción de la central.

La gran marcha contra la flexibilización laboral el 29 de noviembre y la feroz represión de diciembre en el Congreso, con el pueblo en la calle, también rechazando la reforma previsional, fue un quiebre irreversible en la evaluación popular de la gestión del gobierno. No hubo vuelta atrás y, a pocos meses de un triunfo electoral, Cambiemos se volvió repulsivo para diversos sectores sociales cada vez más amplios. Hechos carne de esa situación: más de tres años de golpes al bolsillo trabajador, desorden en la política y ofensivas parlamentarias, la Corriente Federal relanzó su cruzada para la unificación interna de las organizaciones sindicales dispuestas a confrontar.

Esos pocos meses fortalecieron el análisis que plantemos desde este espacio del minuto cero: el movimiento obrero es el más movilizado y que le ha impuesto mayor resistencia al modelo oligárquico desde su asunción. Un año después, el panorama es el mismo pero ahora se puede observar con claridad plena. Las cartas están sobre la mesa y lo que hace un año fue la iniciativa de movilizarse masivamente hoy se ve acompañada por el lanzamiento de un plan de acción contemplando, entre varias medidas, un paro general. La conducción cegetista en aquel momento se negó a movilizar pero esta vez no pudo evitarlo en una convocatoria disgregada que evitaron una imagen elocuente de un inmensa movilización.

Es claro. El Comité Central Confederal no es convocado porque sería una exposición pública de la inacción frente a la debacle económica. La tensión es fuerte aún dentro mismo de los que han quedado en el Consejo Directivo, mas cabe destacar que en ese grupo hay interlocutores válidos para las expresiones orgánicas del descontento generalizado.

Muy probablemente, el Frente Sindical del Plenario de Delegaciones Regionales saldrá la convocatoria a un paro. ¿La CGT lo tomará? ¿Buscará atenuarlo? No se trata de vociferaciones sino de convocatorias reales que con o sin el aval de la central, son plausibles de ser realizadas. Una vez más, como siempre, la iniciativa conduce.

Comentarios

comentarios

Visite también

Minucci Apsee

MINUCCI / “El paro será un éxito, una respuesta a este Gobierno de entrega”

Carlos Minucci, secretario general de la Asociación del Personal Superior de Empresas de Energía (APSEE) …