Inicio / Politica / SEMANA SINDICAL / Masivo rechazo al modelo económico, mensaje para la conducción de la CGT

SEMANA SINDICAL / Masivo rechazo al modelo económico, mensaje para la conducción de la CGT

 

Marcha 30A

No fue una semana más para la política y el sindicalismo en nuestro país. El paro con movilización del 30 de abril mostró un malestar cada vez más extendido en la sociedad argentina ante la debacle económica del macrismo y el fortalecimiento del sector sindical más crítico de esas políticas. Ello en un escenario con un oficialismo cada día más debilitado que lanzó una convocatoria al “Peronismo no K” para consensuar diez políticas de cara al futuro. Una invitación a ese sector para que le haga compañía al oficialismo en el camino al precipicio económico y social al que llevan estas políticas. 

Por LEONARDO MARTÍN 

El clima al finalizar el acto del martes pasado en Plaza de Mayo era de satisfacción. El paro, finalmente sin el aval de la conducción de la CGT, terminó siendo fuerte, con una merma considerable en la actividad. El mensaje que partió de la jornada tuvo dos direcciones. Por un lado rechazo al modelo económico con voluntad de pelea por una extensa capa del movimiento obrero. Por otro, un mensaje hacia la cúpula de una CGT cada vez más aislada y deslegitimada para que encabece la conflictividad o habilite una reconfiguración interna para una conducción acorde a ese objetivo.

La contundencia de la medida tuvo explicación en la amplitud de la convocatoria. Muchos medios de comunicación, por desconocimiento o impericia, lo plantearon como “el paro de Moyano” cuando fue una movida mucho más rica que, afortunadamente, excede a un dirigente. Allí estuvieron ambas CTA, la Corriente Federal de Trabajadores, delegaciones regionales de la CGT, el SMATA junto a otros gremios industriales, organizaciones sociales, de Pymes y Cooperativas que coinciden en el diagnóstico y en la necesidad de acción.

La respuesta del Gobierno a la medida fue ridícula, rozando el papelón. Con cinismo y un rostro tallado en granito Macri manifestó “elegimos este día para arrancar trabajando cuando otros en un momento difícil para el país deciden parar. Nosotros no, nosotros estamos acá, trabajando, para construir un futuro mejor para todos”. Horas después el INDEC le recordaba la debacle con una economía que cayó 4,8% en febrero acumulando casi un año de desmoronamiento.

Por su lado, el Ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica – que buscó desarticular infructuosamente el paro empapelando con conciliaciones obligatorias a los gremios – manifestó que “no había sensación de paro” y agregó que “el trabajador sabe que estamos en una situación difícil y quiere cuidar su trabajo”. Datos surgidos de su cartera días atrás hablan de una pérdida en el último año de 252.500 puestos de trabajo registrados con una tendencia a empeorar a lo largo de 2019. Razones no le faltan.

La irrupción más desencajada la tuvo Patricia Bullrich que reclamó que los gremios paguen el costo del operativo de seguridad que valuó en 23 millones de pesos. Tan insólito y ridículo como verdadero. Algunos le recordaron que hace más de 25 años la ministra vive del Estado saltando de cargo en cargo. Hasta ahora siempre coherente en sostener políticas contrarias a los intereses populares. 

Patricia Bullrich
Bullrich afirmó que los gremios deberán pagar el operativo policial del paro y movilización del 30 de abril pasado. Le deben 23 millones de pesos al Ministerio de Seguridad.

 

Como decíamos, el acto fue masivo y pacífico. Las organizaciones sindicales y sociales extremaron las precauciones para que no haya incidentes ni en la manifestación a Plaza de Mayo ni en los accesos a la Ciudad de Buenos Aires. Ningún hecho tenía que empañar un masivo repudio al modelo económico.

Dirigentes del Frente Sindical para el Modelo Nacional evaluarán en los próximos días los pasos a seguir. Próximamente se realizará un plenario de secretarios generales que evaluarán el paro y movilización del 30 de abril y delinearán los siguientes pasos. No se descarta una nueva convocatoria a las delegaciones regionales de la CGT.  

TELÉFONO PARA LA CONDUCCIÓN DE LA CGT

La jornada dejó un mensaje ineludible para la conducción de la CGT que decidió no acompañar el paro. La representatividad que hoy ostenta es muy limitada. En primer lugar porque amplios sectores del movimiento obrero no están representados en la actual conducción conformada en agosto de 2016. Allí ya habían quedado sectores importante fuera de la constitución del Consejo Directivo, para peor posterior a ello hubo más de una decena de renuncias, entre ellas la del triunviro Juan Carlos Schmid.

Inclusive en las propias bases de gremios de conducción hay un malestar que no encuentran cauce en sus conducciones teniendo en los choferes de colectivos de la Unión Tranviaria Automotor (UTA) el caso más visible. Cerca de 80 líneas de colectivo se sumaron al paro del 30 de abril desconociendo a la conducción del gremio que había decidido trabajar con normalidad.   

En su discurso en Plaza de Mayo, Sergio Palazzo exclamó “este sector no está dispuesto a ver pasar la historia sentado en los cargos sindicales. Invitamos a aquellos compañeros que hoy no participaron que recapaciten, que piensen que si bien el problema es político los trabajadores tienen problemas hoy y como dirigentes sindicales tenemos la obligación de interpretar esas necesidades. Pedían un paro nacional y lo tienen con CGT o sin CGT a la cabeza”.

Las demandas por el llamado a un Comité Central Confederal para abrir la discusión interna y direccionar la acción de la central tampoco parece ser parte de una agenda próxima a cumplirse.

En la semana, además, se habló de reflotar un “nuevo pacto antidespidos”. Por decoro ya ni se debería mencionar una posibilidad así a la luz de las recientes experiencias que fueron un rotundo fracaso. Uno suscripto a fines de 2016 donde las empresas se comprometían a no despedir por 90 días, inclumplido. El otro a fines de 2018 donde se agregó una instancia con la Secretaría de Trabajo para dilatar y buscar soluciones a los despidos de la que no hubo noticias. También el compromiso de pagar un bono que con el pronóstico más optimista alcanzó a la mitad de los trabajadores registrados.

Pichetto Frigerio
Rogelio Frigerio, promotor del pacto para consensuar 10 puntos con el peronismo no K. Miguel Pichetto, recien llegado de su gira por Estados Unidos, y Juan Manuel Urtubey los únicos que se mostraron predispuestos al diálogo.

 

LOS 10 PUNTOS DE CONSENSO: “DECÁLOGO DE UNA FARSA”

El Gobierno atraviesa su peor momento desde que asumió con Macri bailando torpemente en el balcón de la Casa Rosada el 10 de diciembre de 2015. La economía en caída y con peor pronóstico, zozobras cambiarias y con una inflación que alcanzó el 54% en la última medición anual. A ello se suman encuestas que le ponen números potentes a la caída de la imagen presidencial y al rechazo al plan económico cada vez más concluyentes.

Esta debilidad provoca la sublevación de sectores del radicalismo dentro de la alianza gobernante, el impulso al Plan V (Vidal) y convocatorias a una ridícula martingala electoral por parte del gobernador mendocino Alfredo Cornejo para incluir en Cambiemos a todo Alternativa Federal, al Radicalismo, al socialismo, al GEN. Idea descabellada que sólo sería posible sin la postulación de Mauricio Macri o con todo un sector inmolándose de modo insólito detrás del Presidente.  

Posterior al paro, los medios de comunicación con mayor capacidad de fuego, anunciaron la propuesta del Gobierno de consensuar 10 puntos, políticas,  convocando al “peronismo no K”. El argumento es la necesidad de dar “una señal de estabilidad” y “confianza a los mercados”. Lo único que parece interesarle al Gobierno, dar garantías de pago a los acreedores.

Desde la Corriente Federal de Trabajadores tildaron como “decálogo de una farsa que insulta la inteligencia del pueblo argentino” a los diez puntos esgrimidos. (VER APARTE)

El Gobierno busca con este acuerdo, lejos de discutir un consenso con un diálogo genuino, ratificar el rumbo económico sin cambiar una coma ni reconocer el fracaso y hundimiento generalizado al que está llevando al país. No hay una sola letra que hable de la protección de la industria nacional, de los empleos, de la recuperación del poder adquisitivo del salario,de las jubilaciones y pensiones, de inversión en ciencia y tecnología. El objetivo es sólo cumplir con los compromisos externos con un default social interno.

Hagamos un repaso de los puntos, haciendo la traducción y agregando algunos comentarios.

1) Lograr y mantener el equilibrio fiscal. – Es decir garantizar el ajuste fiscal.

2) Sostener un Banco Central independiente, que combata la inflación hasta llevarla a valores similares al de países vecinos. –  Desconocer el fracaso y la enorme transferencia de recursos que posibilitaron las políticas de la diferentes conducciones del BCRA con una fenomenal fuga de capitales y rentabilidades exorbitantes al sector financiero. Desligar al BCRA, además,  de la necesidad de orientar al sistema financiero en pos del crecimiento económico y del desarrollo productivo nacional.

3) Mayor integración al mundo, promoviendo el crecimiento sostenido de nuestras exportaciones / Otro fracaso de la ortodoxia que planteaba que con la suba del tipo de cambio crecerían las exportaciones a partir de una mayor competitividad por la depreciación de los salarios medidos en dólares. Pese a la megadevaluación desde abril del año pasado Argentina las exportaciones han caído. Además, la integración al mundo viene junto a una apertura importadora, en este momento moderada por la virulenta recesión y un tipo de cambio que se ha disparado con ingresos que no acompañaron a esa suba.  

4) Respeto a la ley, los contratos y los derechos adquiridos con el fin de consolidar la seguridad jurídica, elemento clave para promover la inversión. / Lease respetar los contratos leoninos con el sector energético y las empresas de servicios públicos, no generar cambios en la dolarización de las tarifas y de los precios de los combustibles.

5) Creación de empleo a través de una legislación laboral moderna. / Lease flexibilización laboral.

6) Reducción de la carga impositiva, a nivel nacional, provincial y municipal y enfocado en los impuestos más distorsivos. / Es decir, todo lo contrario a lo que ha hecho el Gobierno en el último año.

7) Consolidación un sistema previsional sostenible y equitativo. / Lease cumplir con la reforma previsional a tono con el pedido del FMI, subir la edad jubilatoria, bajar las jubilaciones y pensiones,  terminar con regímenes especiales.

8) Consolidación de un sistema federal, basado en reglas claras, que permitan el desarrollo de las provincias y que impidan que el gobierno nacional ejerza una discrecionalidad destinada al disciplinamiento político.

9) Asegurar un sistema de estadísticas transparente, confiable y elaborado en forma profesional e independiente.

10) Cumplimiento de las obligaciones con nuestros acreedores / Lease pagar sin intentos de renegociación los 180.000 millones de dólares de incremento de endeudamiento externo por parte del Gobierno macrista. No buscar renegociar las condiciones del préstamo con de 58.500 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional. Es decir, mandar a la quiebra la economía nacional que sufrirá el peso de un endeudamiento externo impagable.

En el comunicado mencionado de la Corriente Federal de Trabajadores, además de fustigar a los 10 puntos de consenso propone:

“Es imprescindible que la oposición se articule en torno a un programa alternativo de salvación Naciona y, a la vez, le exija al Gobierno que deje dilapidar el patrimonio estatal y deje de financiar la fuga de capitales con el dinero que le envía el FMI. El objetivo de la oposición debe centrarse en la recuperación del aparato productivo nacional y en la defensa del trabajo argentino”.

Comentarios

comentarios

Visite también

Claudia Ormachea

ORMACHEA / “Militamos desde el primer día contra las políticas del gobierno de Macri”

  La dirigente bancaria y de la Corriente Federal de Trabajadores, además candidata a diputada …