Inicio / Politica / SISTEMA PREVISIONAL / Menos derechos para la mujer trabajadora, el riesgo de volver a las AFJP

SISTEMA PREVISIONAL / Menos derechos para la mujer trabajadora, el riesgo de volver a las AFJP

Anses

 

Por LEONARDO MARTÍN

El próximo 23 de julio finaliza la moratoria previsional que desde el año 2006 en adelante permitió la jubilación de casi 4 millones de argentinos y argentinas, siendo especialmente beneficiadas las mujeres trabajadoras. Aún se especula con una extensión por parte de Mauricio Macri, más forzada por la baja en las encuestas de cara a las elecciones de octubre que por convicción en llevar adelante una política de inclusión y obtención de derechos para amplios sectores de la población.

En los más de tres años de gobierno de Cambiemos el ataque sobre el sistema previsional ha sido sistemático. Lamentablemente, la hoja de ruta del Gobierno marca una profundización en ese sentido a tono con las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional, hoy a cargo del manejo de la política económica nacional.

La motosierra del ajuste ya avanzó en la poda de las jubilaciones y pensiones, en el vaciamiento del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), en la creación de beneficiarios de segunda categoría con la Pensión Universal de Adultos Mayores (PUAM) en reemplazo de jubilaciones genuinas, en el recorte de pensiones por discapacidad y en el ataque a regímenes especiales como el que sufrieron los trabajadores del Banco Provincia.  

Días atrás, la Corriente Federal de Trabajadores  advirtió sobre esta situación titulando a un comunicado Cobarde agresión a la mujer trabajadoradonde se denunció el final de la denominada coloquialmente como “jubilación para las amas de casa”. Allí sentó posición sobre el tema rechazando “rotundamente la eliminación del derecho a la jubilación para las amas de casa, decisión que adoptó el gobierno nacional para cumplir con uno de los objetivos del FMI”.

El mismo tema había sido también tomado por las Mujeres Sindicalistas de la Corriente Federal de Trabajadores sobre expresaron sobre el tema,A través de la jubilación de ´Amas de Casa´, más del 80% de las mujeres que habían sido excluidas del sistema laboral formal, sentenciadas a la precarización y a la marginalidad, muchas durante toda su vida y otras tantas durante los años ´90, cuando con similares políticas económicas a las actuales se destruyó la industria y el trabajo, pudieron ser incluidas y tener derechos a la seguridad social”.

Aún se especula con una posible extensión de la moratoria, pero desde el Poder Ejecutivo no se han dado mayores precisiones. Hoy Mauricio Macri tiene que hacer el equilibrio entre el ajuste comprometido al Fondo Monetario Internacional y la necesidad de tomar alguna decisión que lo acerque a un electorado donde crece el repudio a su figura de cara a las elecciones de octubre.

Soledad Alonso es integrante de Mujeres Sindicalistas y secretaria de prensa de SECASFPI, gremio que nuclea a trabajadores de ANSES.  La referente gremial repasa brevemente el ataque sobre los ingresos de las jubilaciones y pensiones En estos años de macrismo tuvimos dos embestidas muy fuertes contra las jubilaciones y el sistema de seguridad social. La primera fue la llamada `Ley Omnibus` que se conoció como la Reparación Histórica, sancionado en 2016 y después el cambio en el cálculo de la fórmula para actualizar los ingresos en diciembre de 2017”.

Con la Reparación Histórica, uno de los objetivos era el blanqueo de capitales, pero también querían meter mano en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad, que dejó de ser intangible. Además, allí nos elevan la edad de jubilación de las mujeres por primera vez en en la historia creando la Pensión Universal de Adultos Mayores (PUAM) que es meramente asistencialista” afirma.

La PUAM, a diferencia de una jubilación corriente, es un beneficio para aquellos que no alcanzan los años de aportes previsionales a la hora del retiro, jubilaciones para ciudadanos de segunda en términos de derechos. La pueden recibir desde los 65 años cobrando el 80% de la jubilación mínima, no puede coexistir con otro ingreso y no es heredable, es decir no genera derecho en el cónyuge a la pensión.

La PUAM es meramente asistencialista. Todas las mujeres que después del 23 de julio no puedan acogerse más a una moratoria y no lleguen a los 60 años, van a tener que esperar 5 años más para poder acceder a una pensión asistencialista como es la PUAM para adultos mayores” agrega Alonso con preocupación.

La conservación del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGB) es otro de los ítems destacados en ambos comunicados mencionados. Una medida urgente ante los manotazos desesperados por parte del Gobierno de esa caja. El FGB son las acciones de empresas privadas que poseían las AFJP y que tras la nacionalización en 2009 quedaron en manos del Estado.

Valga la redundancia, la conservación de esos activos da previsibilidad a los futuros jubilados y pensionados. Con la sanción de la Reparación Histórica comenzó el vaciamiento que mientras se produce puede no notarse, pero en el largo plazo es irreversible. El especialista en Derecho Social Miguel Fernández Pastor estima que desde que se sancionó esa ley se perdieron 34 mil millones de dólares pasando de 77 mil millones dólares a poco más de 40 mil millones de dólares en la actualidad. Gravísimo.    

Macri jubilados

RUETE / “Hasta el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) menos de la mitad de los adultos mayores podían jubilarse y terminado el 2015 la cobertura previsional alcanzó más del 90%”

Rodrigo Ruete fue secretario general en la ANSES en el período 2009/2015, en declaraciones a Sindical Federal, valorizó la política de inclusión que significaron las moratorias donde “cerca de 4 millones de adultos mayores pudieron jubilarse. Hasta el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) menos de la mitad de los adultos mayores podían jubilarse y terminado el 2015 la cobertura previsional alcanzó más del 90%. subrayó.

Para tener como referencia de la importancia de la moratoria como politica inclusiva Ruete aporta un dato, “en 2003 los jubilados eran poco más que la mitad de los adultos mayores”. 

Señaló, además, que “el esquema de la moratoria tuvo una perspectiva de género clara. El 86% de las personas que se jubilados por moratoria fueron mujeres”. Con el fin de la moratoria y reemplazo por la PUAM se conforma lo que Ruete señala comoun jubilado de derecho disminuido”. De esta manera “se trasladan las asimetrías del mercado laboral al sector pasivo con el agravante que para las mujeres lo extiende al período para jubilarse a los 65 años”.

Uno de los argumentos para realizar las modificaciones, siempre regresivas con el macrismo, es la sustentabilidad del sistema. Ruete afirma sobre este tema que “el Consenso Fiscal (sancionado en diciembre de 2017), desfinanció a la seguridad social”.

A ello agregó que “cuando se debate por la sustentabilidad pocas veces se debaten los ingresos, ver la cantidad de trabajos registrados que se pierden y cómo eso afecta a la sustentabilidad. La recaudación de la seguridad social hoy va por debajo de la inflación y eso es un problema que requiere una solución macroeconómica”. Tras ello ve un objetivo no expresado, pero con pasos firmes en ese sentido. Hoy hay una estrategia de desfinanciar la seguridad social para después justificar la vuelta de un sistema similar al que fueron las AFJP” concluye.  

El deterioro de los ingresos para los adultos mayores ya es evidente. Tras la tumultuosa sanción de la Reforma Previsional en 2017 donde se estableció un cambio en la actualización de los haberes las jubilaciones sólo en 2018 perdieron un 13% frente a la inflación. 2019 no trae mejores noticias en el horizonte en un contexto con una inflación que en este momento alcanza el 55% en la medición interanual.

Ruete agrega que también se produjo un cambio en la tasa de sustitución que es el cálculo inicial de la jubilación respecto a los ingresos como trabajador activo. “En Argentina era en 2017 del 60% y pasó después de la reforma previsional al 48%. El Fondo sigue pidiendo bajar, quizás al 35% que es lo que, por ejemplo, pagan lo que serían las AFJP chilenas”. Lo preocupante es que “el FMI plantea una mayor disminución de la tasa de sustitución”.

FERNÁNDEZ PASTOR / “Moratoria Jubilatoria, una condena patriarcal”

Un de los especialistas más críticos de los cambios que está introduciendo Cambiemos en el sistema previsional es Miguel Fernández Pastor, abogado en Derecho Social y conocedor profundo del tema. En una nota que publicó en el medio El Destape a la que tituló “Moratoria jubilatoria: Una condena patriarcal”. Respecto a la discontinuidad de la medida señaló , “es un claro signo de discriminación. De la peor de las discriminaciones, discriminadas por ser pobres y además, discriminadas por ser mujeres, ya que nadie elige trabajar en el mercado informal o estar desocupadas, esa es una situación a la que se ven obligadas millones de mujeres producto de la desigualdad del mercado de trabajo a que se ven sometidas por el simple hecho de ser mujeres”.

Fernández Pastor dispara contra la reducción de mencionar a la moratoria como la “jubilación para las amas de casa”. Peyorativamente se las señala como “las  jubilaciones para quienes no trabajaron ni aportaron, son las planeras, las que viven del Estado. Pero ocurre que mediante el plan de inclusión jubilatoria, se incorporaron desocupados y desocupadas, quienes tenían aportes y que sus empleadores no habían depositado” agrega.

También demuele el concepto de que son jubilaciones para quienes no tienen aportes, “el sistema previsional argentino se financia con un 50% de los recursos provenientes de impuestos, en consecuencia, cada vez que una persona compra cualquier producto de consumo, parte del IVA que paga se destina al sistema previsional, y segundo que cada año de aportes que le faltaba para completar los treinta años de servicios con aportes, lo realizó con un plan de facilidades de pago”.

Una medida por la cual viene pregonando, Fernández Pastor, no es sólo la prórroga de la moratoria jubilatoria, sino también la extensión de los años de referencia para que toma porque sino “hoy ya casi no puede usarla”.

Así lo explica:

“El plan de inclusión en 2016 tenía una fecha de ´corte´ a diciembre de 2003, esto significa que una persona podía incorporar años de servicios con aportes hasta esa fecha. Veamos que significa esto:

  • Quien tenia en 2016 la edad requerida para jubilarse, es decir 60 años, nació en 1956.
  • Esa misma persona puede empezar a incorporar años de servicios con aportes a partir de los 18 años, en este caso, a partir de 1974.
  • Si con la moratoria puede incorporar periodos hasta el año 2003, quiere decir que (2003-1974= 29 años).
  • Pero necesita 30 años, en consecuencia si no tenia al menos 1 año de servicios con aportes posteriores al 2003 no podía hacer uso del plan.
  • Pero ocurre que han transcurrido 3 años en consecuencia hoy ya necesita haber trabajado en la economía formal 4 años y si se prorroga en 2022 necesitará 7 años

Si el gobierno quisiera tomar una medida a favor de la gente, no solo tiene que prorrogar la moratoria por tres años, sino modificar la fecha de corte en siete años, reparando de este modo su maliciosa omisión en la Ley de Reparación Histórica” concluye Fernández Pastor.

HACIA DÓNDE VA EL SISTEMA PREVISIONAL CON CAMBIEMOS

La alianza Cambiemos tiene tres ejes centrales prioritarios para una muy eventual reelección. Continuar con el ajuste fiscal dictado por el Fondo Monetario Internacional, avanzar con la reforma/precarización laboral y en el plan de ajuste seguir recortando los gastos para jubilaciones y pensiones. Es decir, peores condiciones de vida para el sector adulto mayor que paradójicamente fue la franja etaria donde Cambiemos cosechó más apoyos en elecciones pasadas.

Una posibilidad que sobrevuela con fuerza es la vuelta a un sistema de capitalización privada (como lo eran las AFJP) quizás coexistiendo con un sistema de reparto solidario, pero quedándose con los ingresos más altos.  Las propias recomendaciones del FMI también apuntan a continuar apretando las clavijas en ese sector disminuyendo ingresos y subiendo la edad jubilatoria de 65 a 70 años en los varones y de 60 a 65 en las mujeres.

Fernández Pastor señala que el objetivo del Gobierno fue bajar las jubilaciones a partir tanto de la Reparación Histórica como de los cambios en la movilidad jubilatoria con el deterioro de la Tasa de Sustitución. “Van ahora van por terminar de bajar la tasa de sustitución del conjunto de los beneficiarios para generar una gran crisis y de esa gran crisis sacar como una moneda de triunfo la posibilidad de que la gente aporte al Fondo de Retiro que tendría una sería de privilegios como excepción del pago de ganancias para quedarse con los haberes más altos”.

Si ocurre tendríamos un sistema previsional dividido en tres grandes sectores. Uno no contributivo para los pobres de pobreza absoluta, que otorgaría el beneficio a los 65 años y daría un beneficio que es del 80% de la jubilación mínima, pero que quieren bajar al 70%. Otro beneficio para los haberes medios y bajos que significarían lo que hoy es una jubilación mínima y para todo el resto un régimen de capitalización individual que se quedaría con los aportes de la gente con mayor capacidad contributiva”.

Rodrigo Ruete también ve políticas en esa dirección. “Instituciones como el Banco Mundial proponen crear un pilar voluntario, un ingreso mínimo. Ofrecer desde el sector financiero una posibilidad de ahorro voluntario. Se llevan la nata, los ingresos más altos”.

En el horizonte la disputa es central para la vida cotidiana, para el bienestar, de millones de argentinos que dependend o van a depender de esos ingresos. Cuanto más pauperizados los ingresos, peor calidad de vida. Los argumentos sobre la falta de sustentabilidad del sistema a partir del incremento de beneficiarios y de una expectativa de vida en crecimiento son relativos.

El problema es planteado en términos del déficit fiscal que el sistema previsional genera. Sin embargo, los mismos que argumentan en esa dirección no dicen ni una palabra de la fenomenal timba financiera y fuga de capitales promovida por el propio Gobierno que volcada en el desarrollo del país permitiría un mejor horizonte para las grandes mayorías. Tampoco dicen nada sobre la voracidad del capital financiero que pretende volver a manejar especulativamente la riqueza generada por el esfuerzo millones de argentinos o cobrar tasas elevadísimas por manejar esos fondos.

¿Economía hacia el servicio de unos pocos especuladores o una economía al servicio del pueblo y de un horizonte de vida razonable para los argentinos? A esta altura de lo que estamos seguros es para quien piensa la economía Mauricio Macri y del fallido “mejor equipo de los últimos 50 años”. Como primer paso imprescindible, es dejar atrás la experiencia Cambiemos porque su norte ya sabemos donde está y no coincide, precisamente, con el bienestar de la abrumadora mayoría del pueblo argentino.

Comentarios

comentarios

Visite también

IMG-20190613-WA0060

Respaldo sindical al Frente de Todos

Comentarios comentarios