Inicio / Gremiales / TANDANOR / Vaciamiento de la empresa y persecución sobre los dirigentes sindicales

TANDANOR / Vaciamiento de la empresa y persecución sobre los dirigentes sindicales

Tandanor 2

Un repaso de la historia que viven los trabajadores del astillero Tandanor que viene sufriendo el vaciamiento de la empresa y la persecución judicial sobre los dirigentes del gremio que representa a sus trabajadores.

Por LEONARDO MARTÍN 

Si hay un rasgo que caracterizó al gobierno de Mauricio Macri fue la política antisindical. Esta se manifestó de muchas maneras: multas millonarias, intervenciones de gremios, manejo discrecional de los fondos de las obras sociales, linchamientos mediáticos y judicialización de dirigentes combativos, entre algunas de esas medidas. Este último camino  fue el que eligió para atacar al Sindicato de Trabajadores de Talleres y Astilleros Navales (SITTAN), un gremio por empresa que nuclea a los trabajadores del astillero Tandanor que tiene sus instalaciones en la Costanera Sur de la Ciudad de Buenos Aires.

La historia de Tandanor recorre la vida política y económica nacional con sus vaivenes, siendo una expresión de los diferentes períodos que atravesó el país en las últimas tres décadas. Fue una de las tantas empresas estatales privatizadas durante el menemismo con una administración privada que terminó con la quiebra de la empresa. En ese años de principio de siglo, como en tantos otros talleres e industrias, los trabajadores la mantuvieron a flote con una larga lucha para terminar siendo estatizada por el gobierno de Néstor Kirchner en 2007 recuperando importantes niveles de actividad. A partir de allí, el astillero pasó a ser una empresa con un 90% de propiedad estatal – quedando a cargo del Ministerio de Defensa-  y 10% de los trabajadores con una capacidad de construcción y reparación de buques, remolcadores y lanchas.

Lamentablemente, con la asunción de Mauricio Macri como presidente de la Nación, comenzó un nuevo vaciamiento e intento de reducir los niveles de actividad de Tandanor, algo que se replica también en Astilleros Río Santiago bajo la órbita del gobierno de María Eugenia Vidal. En el caso de Tandanor, en diciembre de 2015 contaban con 610 trabajadores, hoy son 480 con una perspectiva de que continúe el ajuste.

Ante estas políticas de vaciamiento que incluyó despidos, venta de activos de la empresa y contratos sobre tareas que no se cumplen hubo una reacción del SITTAN en defensa del Astillero. La respuesta del Gobierno: perseguir judicialmente a los miembros del sindicato con procesamientos, imponer medidas cautelares para que los dirigentes no puedan ingresar a la empresa buscando disciplinar previsibles reacciones.

Mauricio Melian, es el secretario adjunto del SITTAN, en diálogo con Sindical Federal resumió la situación, “el problema arranca desde que asume el Gobierno en 2015. Allí designa a Directores con su política, de ajuste hacia el trabajador. Desde el sindicato teníamos dos caminos, hacer la plancha o representar a los trabajadores como debe hacer un sindicato, optamos esta última opción y ahora estamos con denuncias laborales y penales”.

En agosto del año pasado, después de ganar las elecciones la empresa echó a 23 compañeros. Hicimos una huelga, fuimos duramente reprimidos por lo cual fuimos a pedir explicaciones y ahí la empresa decide judicializarnos” agrega.

“Somos diez dirigentes en el sindicato de los cuales seis tenemos denuncias penales en los tribunales federales de Comodoro Py con exclusión de tutela. Primero van sobre nosotros seis, pero en realidad van por el sindicato razona Melian.

Estamos procesados por coacción y amenazas con una causa que se divide en dos juzgados, uno es el que dirige Juan Ignacio Ramonet (el mismo que autorizó el embargo de 810 millones de pesos sobre Camioneros) y la otra es Cecilia Murray, que desde septiembre del año pasado no nos permite entrar a la empresa” narra Melián, agregando que en ambos casos “no se respetaron los debidos procesos”. “Ellos lograron que el sindicato se ocupe de las causas penales y laborales mientras ellos hacen desastre dentro de la empresa” concluye el referente sindical.

Tandanor

 

Ante la crítica situación y desmanejos en la administración de la misma, desde el SITTAN realizaron la presentación de una nota en Presidencia de la Nación detallando cinco puntos por la cual reclamaban explicaciones. Esto fue el 22 de febrero de 2018, los puntos fueron:

1 – La venta de un dique flotante sin el consentimiento de los trabajadores que poseen el 10% de la empresa. “Lo vendieron diciendo que estaba en desuso, lo compró otra empresa y hoy está funcionando” afirma Melián.

2 – Contrato con la empresa de Autopistas Urbanas por la utilización de terrenos Tandanor como obrador para la construcción del Paseo del Bajo. “Pedimos a la empresa que no muestren el contrato y no lo hicieron” advierte Melián. Siendo además, los terrenos de la empresa muy valiosos al ser lindantes con Costanera Sur y Puerto Madero. Parte importante de esa construcción fue adjudicada a IECSA, empresa que ¿pertenecía? a Angelo Calcaterra, primo de sangre de Mauricio Macri.

3 – La reparación de sillas de ruedas a partir de un contrato tripartito suscripto entre el  PAMI, la empresa y el Ministerio de Defensa. “Nunca las reparamos, cuando hicimos la denuncia trasladaron la silla a otro galpón” comenta Juan Díaz, miembro de Comisión Directiva del gremio.

4 – Presentación del proyecto OPV para la construcción de lanchas patrulleras oceánicas multiproposito, que tanto Tandanor como Astilleros Río Santiago están en condiciones de construir. Finalmente el Gobierno decidió comprarlas en Francia donde adquirió cuatro lanchas por el valor declarado de 324 millones de dólares.

5 – La evidente mala gestión del Directorio de la Empresa.

No hubo respuesta positiva a ninguno de los puntos y posterior a ello el Gobierno avanzó en despidos y la persecución judicial descripta.

En cuanto a los apoyos recibidos Melián menciona el acercamiento de dirigentes de la Corriente Federal de Trabajadores, entre ellos el diputado nacional por Unidad Ciudadana Walter Correa. También de la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval de la República Argentina (Fenpinra) así como de la Comisión Interna Gremial del Fuero de Trabajo.

Tandanor 3

LA DESTRUCCIÓN DE LA EMPRESA

Las políticas implementadas desde diciembre de 2015 navegan hacia un rumbo claro: destrucción de la industria nacional, ataque a los derechos laborales y desinterés por la soberanía y la independencia económica. Destruir Tandanor o mismo Astilleros Río Santiago es perder capacidad y conocimiento acumulado en una industria estratégica como es la naval.

Hace tres años que no venimos construyendo nada” se lamenta Melián. “En la época de Néstor y Cristina estábamos acostumbrados a que la empresa compre toneladas de chapa para la construcción y reparación de buques. Ahora nos encontramos con astillero desierto, con la reparación de dos o tres pesqueros y poca compra de chapas” relata el referente sindical. 

“Eramos 610 trabajadores construyendo barcazas, remolcadores y ahora somos 480 arreglando 2 o 3 pesqueros. Además, de esos despidos todos fueron mano de obra productiva, no se desprendieron de una secretaria, fueron torneros, soldadores, caldereros, con conocimientos que requieren una larga formación” subraya Melián.

“Salimos a visibilizar nuestro conflicto ahora porque estamos realmente preocupados con el avance sobre la empresa y la persecución sobre nosotros como dirigentes sindicales” concluye Melian. Entre una de esas actividades fue la participación en el Plenario de Agrupaciones Sindicales promovida por la Corriente Federal de Trabajadores donde pudieron manifestar las problemáticas que los afectan.

En definitiva,  la historia de Tandanor es similar, lamentablemente, a tantas que hoy se viven en el país de destrucción del entramado productivo. Tristes y preocupantes porque alimentan una situación social cada vez más explosiva y porque rebaja a la Argentina a un mero enclave colonial del sector financiero internacional y de algunos pocos negocios locales. Una más de las historias de la era Macri que, por suerte, en pocos meses, aún con muchas dificultades en el horizonte, se puede comenzar a dejar atrás. De no ser así, lo que queda por delante es el naufragio de cualquier aspiración nacional y un horizonte de vida razonable para los argentinos. Mientras tanto no queda otra que sostener las luchas esperando impulsando desde abajo un necesario cambio de rumbo de las políticas nacionales. 

ENTREVISTA POR GABRIEL FERNÁNDEZ Y LEONARDO MARTÍN. 

Comentarios

comentarios

Visite también

67175796_2498381120225790_3895363706283884544_o

CLAUDIO LEONI / “Es fundamental que el movimiento obrero tenga un proyecto político para debatir con la sociedad”

En el marco de la Cumbre de los Pueblos llevada adelante en el edificio Néstor …