Inicio / Politica / INDUSTRICIDIO / Cambiar a Cambiemos

INDUSTRICIDIO / Cambiar a Cambiemos

Ansabo

Por LEONARDO MARTÍN

“Queremos generar empleos de calidad”, “pobreza cero” fueron frases que el presidente Mauricio Macri utilizó insistentemente en la campaña electoral de 2015 y en el primer tramo de una gestión que a pocos meses de finalizar muestra números negativos en todos los frentes y un deterioro de la calidad de vida de millones de argentinos. Ni “empleos de calidad”, ni “pobreza cero”, ni tantas otras promesas cumplió un Gobierno que ya califica como uno de los peores de la historia argentina. 

El debate político tiene como eje la campaña electoral de cara a las PASO. Mientras tanto, al margen del artificio comunicacional duranbarbista con un ataque sistemático y violento sobre la oposición política y dirigentes sindicales busca empantanar la discusión para correr el eje del desastre económico y una crisis social que se agudiza día a día. 

El sector más perjudicado de la economía ha sido la industria nacional con decenas de cierres de pymes por semana, despidos por goteo y un horizonte sombrío ante el desinterés absoluto del Gobierno en reactivar y proteger la producción argentina. Para peor, en las últimas semanas con el preacuerdo comercial Unión Europea – Mercosur, esto puede ser el golpe final para tantas otras. Es cierto que para que este acuerdo se efectivice hay muchos pasos que cumplir por delante y con una resolución incierta, ahora ¿qué pyme o empresario productivo va a invertir ante un escenario recesivo como es el actual y la amenaza de tener que salir a competir mano a mano con la potente industria europea en unos años?

En la semana trascendieron cierres de pymes industriales. En Quilmes cerró sus puertas la papelera Ansabo dejando en la calle a 40 trabajadores adeudando sueldos, aguinaldos y ni hablar del cobro de indemnizaciones que al menos permite no quedar en el desamparo total. Ansabo llevaba 60 años en el rubro, con trabajadores de más de 20 años de actividad que evalúan continuar en formato cooperativo. Camino que tomaron centenares de talleres en la crisis económica de comienzos de los 2000.

Otro caso, la fábrica de pinturas, tintas, resinas y adhesivos Belcar ubicada en La Matanza. Los propietarios enviaron 75 telegramas de despidos de 90 trabajadores que cuenta el establecimiento. Allí los trabajadores tomaron como medida resistir pacíficamente en el taller esperando una resolución que permita mantener las fuentes de trabajo. 

Belcar
Trabajadores de Belcar en La Matanza resisten los despidos y el cierre de la empresa.

Un caso emblemático del industricidio es el de la empresa Alpargatas, emblema de la industria textil argentina. Fundada hace 124 años se convirtió en una empresa potente con fábricas diseminadas en diferentes provincias. Esta semana, el grupo empresario de origen brasileño que controla la empresa decidió retirarse del país vendiendo las plantas que aún no habían cerrado.  Son tres y una desmotadora de algodón. En los últimos dos años se desprendió de ocho plantas textiles y despidió más de 2500 trabajadores.

Al poner la lupa en la destrucción industrial, en el caso textil fue demoledora. Desde que asumió Macri, ya se han perdido 40 mil puestos de trabajo con casos de marcas relevantes que decidieron reemplazar la manufactura local por importaciones asiáticas o del Brasil. 

Según un informe del Centro de Economía Política (CEPA) en lo que va del año han cerrado 7518 pymes, elevando ese número 15.424 firmas desde que Cambiemos puso en marcha la Revolución de la Alegría el 10 de diciembre de 2015. Diferentes estimaciones indican que desde esa misma fecha se han perdido 140.000 puestos de trabajo industriales y sumando más día a día. Sólo en el último año fueron 69.000. La última medición del índice de desempleo por el INDEC indicó que fue del 10,1%, la cifra más alta desde 2006.

La Universidad Católica Argentina (UCA) adelantó un nueva disparada de los índices de pobreza alcanzando al 35% de la población. Según esas mediciones se sumaron 2 millones de pobres desde que el “mejor equipo de los 50 años” tomó el Gobierno. Macri decía tiempo atrás, que quería ser evaluado por la baja de la pobreza en el país, también que la inflación “era sencilla de resolver”. Los números son lapidarios, por eso no le queda otra al Gobierno que alimentar odios y profundizar la grieta. Excepto para Bancos, empresas energéticas y sectores del agro, para el resto la caída fue sostenida y, para peor, no se avizora piso firme. 

Como aporte invaluable a la campaña electoral en una muy activa María Eugenia Vidal argumentó sobre el aumento del desempleo con una teoría digna de la vicepresidenta Gabriela Michetti, aunque con un cinismo más elaborado que el de las evidentes limitaciones vicepresidenciales. “Hay desocupación porque hay más crecimiento de la población y porque hay más gente que busca trabajo” sentenció Vidal sin inmutarse.

Vidal
La teoría de Vidal, “subió el desempleo porque creció la población”.

 

Otro conflicto que demuestra el fracaso de las políticas del gobierno, en este caso de la política aerocomercial, es el de la aerolínea Avian que presentó un concurso de acreedores. Semanas atrás, suspendió operaciones por seis meses. Actualmente adeuda salarios y existen serias dudas sobre su continuidad. La Revolución de los Aviones va mutando aceleradamente en Devolución de los Aviones como ya ocurrió con la aerolínea Andes.

No hay semana en que no haya varias noticias de estas características. El Gobierno busca crear expectativas para el futuro planteando que se están realizando las reformas estructurales necesarias para crecer sostenidamente. Impulsa la flexibilización laboral,  esconde la reforma previsional que ocupa un lugar prioritario en la agenda de un eventual segundo gobierno donde profundizará el ajuste fiscal para pagar los abultados vencimientos de deuda externa pautados para los próximos cuatro años. Entre ellos el tomado con el FMI, organismo que hizo el aporte de campaña más voluminoso en la historia de las democracias liberales: 58.000 millones de dólares.

Dinero para sostener a Macri, para garantizar níveles de fuga de divisas records en un aporte de campaña que tendrá como contrapartida la miseria de millones de argentinos y ubicará a Argentina como un enclave colonial de las corporaciones y los negocios financieros. Es el camino que propone Macri, Pichetto, Carrió y un radicalismo lamentable que está dando un paso más hacia la irrelevancia política.

Las PASO del 9 de agosto son el primer paso para comenzar a dejar atrás la nefasta experiencia de Cambiemos. El 27 de octubre tiene que ser la confirmación de un cambio del cambio que en cuatro años empeoró sostenidamente la vida de millones de argentinos.

Comentarios

comentarios

Visite también

Claudia Ormachea

ORMACHEA / “Militamos desde el primer día contra las políticas del gobierno de Macri”

  La dirigente bancaria y de la Corriente Federal de Trabajadores, además candidata a diputada …