Inicio / Politica / La insistencia del Gobierno en paritarias a la baja

La insistencia del Gobierno en paritarias a la baja

Planta-de-BGH-2

En las primeras negociaciones paritarias del año el Gobierno busca imponer el techo del 15% de aumento salarial sin cláusula gatillo en esta ocasión. Busca que lo gremios más cercano firmen por ese monto para cristalizar esa aumento para el 2018, en algunos casos contemplando la posibilidad de una cláusula de revisión.  

El Gobierno está decidido a imponer el 15% de techo para los aumentos salariales en las negociaciones paritarias de este año. Consultoras económicas -inclusive las amigables al oficialismo- estiman que la inflación oscilará entre en 20 y 25% por lo cual impulsar paritarias por esa cifra es buscar que los trabajadores pierdan poder adquisitivo de su salario.

El ministro de Hacienda “off shore” Nicolás Dujovne admitió días atrás tener pocas herramientas para bajar una inflación que el Gobierno nunca controló desde su desembarco en la Casa Rosada. Hoy la única herramienta que parece tener disponible es bajar salarios, lo que inevitablemente generará un enfriamiento en la economía. También, en la misma jugada, seguir insistiendo en hacer retroceder lo que denominan “el alto costo laboral argentino”. Con la Reforma Laboral por ahora bloqueada, los cañones en la baja del costo laboral del Gobierno apuntan directamente al salario.

La paritaria bancaria es un ejemplo de ello donde las cámaras patronales ofrecen un 9% de incremento. Lo mismo ocurre con la paritaria docente donde la pauta ofrecida no supera el 15%, incluso en lugares como la Ciudad de Buenos Aires, el distrito más rico del país, ofreció un magro 12% en tres cuotas. Todo ello sin el resguardo de un mecanismo como la cláusula gatillo, que no permite mejorar ingresos, pero al menos mantener el poder adquisitivo del salario frente a la inflación. En tiempos esquivos para el movimiento obrero, con un Gobierno que impulsa retrocesos, no es poca cosa mantener la cláusula gatillo.

Ante una resistencia evidente de amplios sectores sindicales a esta pauta salarial, el Gobierno apela a los gremios más amigables, algunos de ellos con evidente peso en cantidad de afiliados para establecer esta cifra. Recientemente firmó el sindicato de Obras Sanitarias con la pauta del 15% a lo que sumó una pequeña recomposición del 2,8% por la paritaria del 2017. Parece que ese camino seguirán varios de los gremios importantes, de los que suelen tener buena sintonía con el oficialismo de turno.

El Gobierno desecha la posibilidad de cláusula gatillo, que se dispara automáticamente cuando la inflación supera la pauta salarial. Lo que propicia para este año -al menos en algunos rubros- es la cláusula de revisión que es acordar un mes para revisar las variables de la economía en relación al salario. Es decir sentarse a discutir nuevamente en el futuro.

Este mecanismo se pactó en la paritaria citada de Obras Sanitarias, también en la aceitera. En ambos casos septiembre será el mes en cual las partes se sentarán a ver la evolución de los números. Será central, si muchas de las firmas de paritarias siguen ese camino, la fortaleza de cada sector para forzar la reapertura.

Viendo casos como la paritaria de los docentes bonaerenses y la poca flexibilidad de la administración provincial una eventual reapertura no parece ser un camino sencillo por delante. El desempeño económico puede ser otro factor que funcione de barrera. Los números de enero no han sido alentadores, con una inflación alta y con una baja en la producción industrial que se contrajo un 0,6% respecto a enero del 2017 según datos de FIEL. Con una economía en baja la recomposición salarial siempre es más cuesta arriba.

En un año sin urgencias electorales el Gobierno intentará avanzar sobre el salario y, dentro de la correlación de fuerza que tenga en el Congreso, ir introduciendo cambios en la ley laboral. El objetivo es claro y siempre apunta hacia el mismo lado: bajar salarios y recortar derechos que para los funcionarios son privilegios. Las paritaria bancaria y la docente marcarán el pulso de lo que venga. Si esos gremios consiguen perforar el 15% e introducir cláusula gatillo el camino será un poco menos áspero para el resto.

LEONARDO MARTÍN

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Visite también

IMG_20181208_144729

PALAZZO / Pidió unidad sindical para “defender a las bancas públicas”

El secretario general de la Asociación Bancaria (AB), Sergio Palazzo, se pronunció ayer por “un …