Inicio / Politica / CIERRE / “El problema que tiene la oligarquía es que el peronismo va a volver”

CIERRE / “El problema que tiene la oligarquía es que el peronismo va a volver”

Ayer se desarrolló un importante jornada impulsada por la Comisión de Economía del Partido Justicialista, liderada por Guillermo Moreno, para conmemorar el 71° aniversario del primer triunfo electoral peronista y sobre todo pensar un nuevo modelo de desarrollo. Comenzó en la UMET, con diferentes exposiciones, concluyó en la sede del Partido Justicialista en un acto que tuvo como intervenciones centrales a Héctor Amichetti y Guillermo Moreno. A continuación un resumen del acto de cierre.

DSC00469

Por LEONARDO MARTÍN

No fue un día cualquiera ayer, 24 de febrero, para la política argentina. En primer lugar porque se conmemoraban 71 años de la primer victoria electoral del peronismo en un lejano, pero también cercano, 24 de febrero de 1946. La consolidación de un proceso que comenzó en 1943, que tuvo su pico histórico y simbólico en el 17 de octubre de 1945 y su ratificación electoral en ese febrero de 1946. Una etapa intensa en conquistas de derechos y mejoras para el conjunto de la población. En una jornada en la Universidad para la Educación y el Trabajo (UMET) hubo lugar para la historia, pero sobre todo la mirada estuvo en el presente, en la elaboración de un nuevo modelo de desarrollo para el país.

En segundo lugar, tampoco fue un día más porque desde la quinta de San Vicente llegaron noticias de necesaria unidad en estos tiempos políticos.

El cierre de la jornada en la UMET, con un tinte más abiertamente político, fue en la sede del Partido Justicialista sobre la calle Matheu, en el barrio de Balvanera. Allí los principales discursos fueron de Guillermo Moreno y Héctor Amichetti, con presencia de Horacio Ghilini y Fabián Felman por la Corriente Federal de Trabajadores.

Recordando el triunfo electoral de 1946 Amichetti afirmó: “Que frustración tenía la oligarquía argentina en aquellos tiempos donde venían derrotados antes de que nosotros ganáramos. La primer frustración porque se encontraban que no era un hombre, era un pueblo que había despertado su consciencia y generaba la jornada histórica de los que la vivieron, de los que venimos después y de los que vendrán: el 17 de octubre. Marca el nacimiento de un movimiento revolucionario que es el movimiento peronista” exclamó ante una de las primeras ovaciones de un discurso que encendió el auditorio.  

Recordando esa primer etapa del peronismo describió: “Desarrolló una auténtica independencia económica. Nacionalizó lo que había que nacionalizar, intervino en todos los lados que el Estado tuviera que intervenir, en darle participación al movimiento obrero en todos los lugares que tenía que tener demostrando un movimiento absolutamente democrático. Una democracia popular y participativa. Eso es lo que tenemos que recuperar”.

Un Guillermo Moreno reflexivo, en confianza, menos beligerante que en las entrevistas que habitualmente da en los medios de comunicación, hizo una exposición donde se nutrió del pasado para pensar especialmente el presente y futuro próximo. Al comenzar aclaró que el acto era para “conmemorar el triunfo y reflexionar sobre las responsabilidades que va a tener el peronismo en 2017”.

En 2017 los tiempos políticos se aceleran. El experimento oligárquico que renació inesperadamente de la mano del voto comienza a mostrar signos de resquebrajamiento a apenas un poco más de año al mando del gobierno. Una economía en caída, aumento del desempleo y la pobreza, cierre de industrias  y una incertidumbre creciente se van agudizando con el correr de las semanas. Algunas encuestas comienzan a mostrar datos con una caída sostenida de la imagen presidencial.

Ante esa merma el peronismo se erige como la alternativa política. En su intervención, Moreno expresó esa situación, la fuerte caída de popularidad del macrismo, con una visión positiva de los movimientos dentro del peronismo para suceder a este Gobierno. Pero también señaló importantes desafíos no sólo partidarios. Puso el eje en el nuevo contexto internacional, en el renacimiento de “los vectores nacionales” en el mundo, del que Trump es la figura más visible, en el enorme peso político de la figura del Papa Francisco con un discurso afín a la doctrina peronista y hasta planteó la posibilidad de un pensamiento peronista más allá de las fronteras nacionales. Un modelo que puede dar respuestas adecuadas a la actual crisis política del neoliberalismo y al fracaso de los proyectos de la izquierda en un contexto geopolítico en donde se da el regreso de los nacionalismos. El regreso 2.0 del viejo planteo de la tercera posición.

Morenó afirmó:  “Estamos empezando a percibir de qué estamos volviendo y eso nos llena de responsabilidad. Vamos a recibir a un país en un desfiladero muy estrecho” refiriéndose no sólo al desastre que incuba el macrismo sino al contexto internacional.

Continuó: “Esto nos pone en la responsabilidad de conducir los destinos nacionales desde el bien común, con un mundo en guerra, para generar un modelo de desarrollo que significa crecimiento con inclusión, pero también nos pone en la responsabilidad de ser un faro para el resto de los pueblos que quizás perciba que nuestro modelo de desarrollo un hecho probable para sus pueblos”.  

LA DISCUSIÓN DEL PRESENTE

En este verano se intensifica la protesta social, con un marzo que tendrá múltiples y masivas manifestaciones contra las políticas económicas del Gobierno. Sindicatos industriales, docentes, trabajadores de la economía popular, militantes políticos, de derechos humanos y ¿un gran paro nacional impulsado por la CGT?

Este panorama, en un año electoral además, obliga a rearmar políticamente una opción electoral amplia y con capacidad de imponerse en esa arena. En la provincia de Buenos Aires, lugar al que se le asigna ser “la madre de todas las batallas” por concentrar casi el 40% del electorado, ayer el Partido Justicialista provincial dio una muestra contundente de unidad en la quinta de San Vicente (lugar simbólico si los hay)  con una foto común donde conviven diferentes tribus partidarias.

El encuentro que  se desarrolló en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) no tuvo el impacto mediático de lo ocurrido en San Vicente pero no deja de ser menos importante. Allí diferentes expositores aportaron su visión para la elaboración de un nuevo modelo de desarrollo.

Representando a  la Corriente Federal de Trabajadores estuvieron Horacio Ghilini, Vanesa Siley y Héctor Amichetti. Posteriormente se dio el cierre en la sede nacional del Partido Justicialista sobre la calle Matheu en Balvanera descripto líneas arriba.

La jornada demuestra la maduración de la postura que la Corriente Federal de Trabajadores tanto en el diagnóstico político confrontativo, desde un comienzo,  con las políticas del macrismo así como la necesidad de un Programa de gobierno. La pregunta central es ¿cuáles son las políticas sobre las cuales asentar un futuro gobierno? ¿Cuál el programa, los puntos básicos sobre las cuales volver a manejar los destinos del país? Ayer en la UMET se hablaba de modelo de desarrollo, la Corriente lo viene planteando en un programa de 26 puntos. Más allá de alguna diferencia menor, en el fondo se está hablando de lo mismo: cuáles serán las políticas para construir una patria justa, libre y soberana.

Si el peronismo, con el movimiento obrero activo adentro, perfila como la alternativa política es necesario tener claro cuales van a ser los ejes sobre los cuales se desarrollarán las políticas. En uno de los pasajes más festejados del discurso de Amichetti lo expresó con claridad:

Tenemos que volver con nuestro programa histórico,  esta es una jornada de enorme importancia porque ha confluido una posición que nosotros venimos sosteniendo desde hace un año en la CGT. La unidad es sólida si recobra un programa del movimiento obrero. Eso no puede ser solamente discutir Impuesto a las Ganancias y salarios. Ese debe ser el programa histórico del movimiento peronista: Control de los recursos naturales, defensa de la industria nacional, sustitución de importaciones, un Estado fuerte y la integración latinoamericana”.

Moreno apuntó: “Es importante que seamos doctrinariamente sólidos. Hoy uno dijo ´lo revolucionario es volver a Perón. Es la única vez que tenemos a alguien que la entiende y que se sienta en la mesa chica de occidente (en referencia al Papa Francisco) y la primera vez que el mundo no nos va a ser decididamente hostil”.

Continuó sobre la necesidad de la “Construcción de una sociedad mejor que a su vez va a servir a los pueblos del mundo. Primero tenemos que ganar el Gobierno, pero después tenemos que ir por el poder. Cuando tengamos el poder gane quien gane vamos a vivir en una sociedad peronista” cerró su discurso el ex secretario de Comercio Interior.

Amichetti finalizó: “la gran frustración de la oligarquía en Argentina es el peronismo. Como decía el “Gordo´ Cooke, ´el peronismo es el hecho maldito del país burgués´ Somos el fenómeno maldito que tiene obsesionado a este gobierno que ganó por dos votos (..) Este gobierno sale a mendigar inversiones, pero no traen la plata, porque los inversores le preguntan ´¿qué pasa si vuelve el peronismo? y el problema que tienen es que el peronismo va a volver”. De más está decir que a esa altura el auditorio había levantado más temperatura que la que azota al país en  estos tórridos días de febrero.

 

OTROS ORADORES

Marita Velázquez (PJ Lomas de Zamora)

Ider Peretti (Sociedad Rural Morteros Córdoba)

*También se leyó una carta firmada por Eduardo Berrozpe, secretario de Prensa de la Asociación Bancaria. Fragmento: “La unidad del peronismo para derrotar a este gobierno de los ricos debería ser un hecho. Esa unidad hoy sólo puede articularse alrededor de la causa, los derechos, de los trabajadores. No hay lugar para mezquindades ni para escarceos con este Gobierno que va empujando al país, a los trabajadores, a una crisis de la que será difícil recuperarnos”.

ADHESIONES:

José Luis Gioja, Presidente del Partido Justicialista (del cual se leyó una carta)

Victor Santa María (Suterh – PJ Caba)

Corriente Federal de Trabajadores – Asociación Bancaria, Federación Gráfica,  SADOP, CEA, Satsaid, Unión Obrera Molinera, Apsee, APLA,  Adef (Farmacia), Sitraju-CABA, SUTACA (Automovil Club), Sutracovi (Peajes Santa Fe), APINTA, Secasfpi, Atilra, Aceiteros San Lorenzo (Santa Fe), FATIDA CGT Andina Bariloche (Río Negro), CGT Zona Norte

“Tati” Zampino

Sindicato de Amas de Casa

La Néstor Kirchner Lanús

Unidad Básica Pueblo Peronista (Carlos Calvo y Salta – CABA)

Unidad Básica Por Siempre Evita.

Comentarios

comentarios

Visite también

Emergencia Alimentaria 2

EMERGENCIA ALIMENTARIA / Media sanción de la Cámara de Diputados

En la sesión especial convocada por los bloques opositores, la Cámara de Diputados dio media …