Inicio / Economia / LA SEMANA ECONÓMICA / La inflación recargada, los “brotes verdes” que ve el Gobierno

LA SEMANA ECONÓMICA / La inflación recargada, los “brotes verdes” que ve el Gobierno

 

Pasó otra semana económica, en esta ocasión corta por los feriados de Semana Santa. Una semana donde se dieron a conocer índices mayormente negativos con una inflación que sigue en alza, con algún “brote verde”  que el Gobierno nacional sobreactua y que busca capitalizar como un arranque de la economía tras más de un año recesivo. Veamos algunos de los índices que se dieron a conocer esta semana.

Por LEONARDO MARTÍN

Empezamos por la el dato de la inflación de marzo aportado por el propio INDEC que marcó un caliente 2,4%. Por su lado el Indice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA) fue un poco más allá e informó que fue del 2,9 %, acumulando en el primer trimestre un 7,1 %. Desde hace meses el Gobierno viene anunciando la baja en la inflación pero la realidad insiste en desmentirlo. Ni la recesión, ni un dólar planchado y la apertura importadora logran domar los precios.

Para peor los rubros que más han impulsado la inflación fueron alimentos y bebidas, así como lo relacionado con la educación. Es decir gastos básicos en la mayoría de las familias donde el recorte significa pérdida en la calidad de vida o en la formación de los chicos.

En este escenario se están desarrollando las negociaciones paritarias donde el Gobierno insiste en ponerle el techo del 18% con la cláusula gatillo. Quizás sea tiempo de sincerar una propuesta acorde a los números reales de la economía.

Otro dato que hizo ruido en la semana, que impactará negativamente en una hipotética recuperación económica y que hizo ruido en sectores empresarios fue la suba de la tasa de interés por parte del Banco Central (BCRA) al 26.25 %. Es decir, en busca de contener la inflación continúa enfriando la economía, la producción, las ventas minoristas, alimentando una bicicleta financiera que ya hemos visto cómo ha terminado en otras ocasiones en nuestro país, en crisis a partir de fuertes devaluaciones y con un entramado productivo quebrado.

“No podemos volvernos populistas por una elección” fue la excusa que dio el actual ministro de Economía y ex columnista de La Nación, Nicolás Dujovne para justificar la suba. Otro argumento fue que la medida “defiende el poder adquisitivo de los salarios”. Restaría ver si el trabajador conserva el empleo producto del parate económico.

Federico Sturzenegger, presidente del BCRA,  por su lado disparó en su cuenta de Twitter,  “es sorprendente la cantidad de defensores que tiene la inflación en nuestro país“. Una respuesta del manual ortodoxo neoliberal con un desprecio total por el destino de millones de argentinos y de la decisión de alimentar una bicicleta financiera que más temprano que tarde impactará en su vida cotidiana.

Un dato en ese sentido aporte la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) que informó que en marzo las ventas tuvieron una caída del 4,4% interanual con bajas en todos los rubros. El dato demoledor con las políticas del macrismo es que hace 16 meses que la evolución del comercio minorista no tiene una marca positiva.

Además confirma y empeora una tendencia en este 2016. En enero, las ventas -medidas en cantidades, es decir, descontando el efecto de los precios- cayeron 3,4% respecto del año anterior, y en febrero cayeron 4,1%.

A la producción metalúrgica no le va mejor en este 2017. Se contrajo un 5 por ciento interanual en el primer bimestre, a partir de una caída de 3,1 por ciento en enero y de 6,9 por ciento en febrero en relación al mismo período del año pasado. Los datos los aportó Adimra (Asociación de Industriales Metalúrgicas de la República Argentina).

En relación a la caída de la economía la consultora Tendencias aportó una cifra alarmante en cuanto a los despidos en marzo. Según un informe 61.249 trabajadores (mayormente en pequeñas y medianas empresas)  han perdido su empleo en marzo triplicando las cifras de febrero. La crisis, la apertura importadora (aumentaron el 3,3% interanual en el primer bimestre en la medición interanual según la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional), los tarifazos van deteriorando la economía de muchas empresas que con la profundización de la caída y una perspectiva poco auspiciosa se desprenden mes a mes de trabajadores.

El sector que sí brinda con champagne diariamente es el financiero. Gran ganador de la era macrista. Esta semana se dio a conocer un informe de Bancos de la autoridad monetaria, que registró que en febrero las entidades sumaron beneficios por 4703 millones de pesos. Acumulan en los últimos doce meses 69.655 millones de pesos.

LOS BROTES VERDES QUE VE EL GOBIERNO

Desesperadamente los funcionarios del Gobierno nacional buscan mostrar datos positivos. En la semana han festejado algunos índices, que cuando se empiezan a analizar en detalle, su impacto baja sensiblemente.

Por ejemplo se ha festejado que las reservas internacionales en el Banco Central (BCRA) han alcanzado el récord histórico de 52.689 millones de dólares.   Una suba que no está relacionada con un fuerte crecimiento de las exportaciones por el cual ingresan los dólares comerciales sino que se compone a partir de endeudamiento externo, timba financiera y parte del blanqueo de capitales.

Otro dato que se dio a conocer como parte de una inevitable recuperación fue el crecimiento de un 23,5% de la producción de acero crudo en marzo llegando a 392.300 toneladas según informe de la cámara del sector. La explicación del aumento fue la demanda del “segmento agroindustrial”.

Ahora al momento de comparar con marzo de 2015 los números siguen siendo más bajos. Allí la producción de acero crudo fue de 429.800 toneladas.

Un dato que el Gobierno difunde como parte de esta recuperación es el alza de la venta de insumos para la construcción, que según el Índice Construya registró una suba del 11,2% respecto al mismo mes de 2016. Fue la primer suba en 13 meses. Hasta ahora el impulso de la obra pública, tras un 2016 donde quedó paralizada, es una de las medidas con que el Gobierno busca traccionar una economía alicaída. Allí parece estar una de los pocos golpes de efecto en la economía que el macrismo impulsará de cara a las próximas elecciones legislativas.  

 

 

Comentarios

comentarios

Visite también

Noticia_900

CARLOS MINUCCI / “La energía tiene que ser un servicio público, no un negocio privado”

Días atrás, la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) lanzó el el …