Inicio / Politica / PROGRAMA CFT / La necesidad de un proyecto alternativo

PROGRAMA CFT / La necesidad de un proyecto alternativo

Pablo Chena, Edgardo Rodríguez y Guillermo Wierzba son parte del equipo técnico-político que se encuentra trabajando en la profundización de los 26 puntos del programa de la Corriente Federal de Trabajadores. Pasaron por el programa Patria Grande Latinoamericana en Radio Gráfica en donde expresaron los lineamientos básicos del programa. 

18221730_1148606138596170_8288379668578030735_n

Por LEONARDO MARTÍN

Uno de los rasgos salientes de la actividad de la Corriente Federal de Trabajadores es la propuesta de un programa de gobierno pensado desde el movimiento obrero donde el trabajo es el eje central, con un desarrollo económico genuino, integrador de las mayorías, pensando para un país soberano y con justicia social.

El programa, presentado en agosto pasado, consta de 26 puntos con medidas planificadas para la coyuntura, para revertir el daño que provoca día a día el macrismo, y para pensar lo estructural sobre el proyecto de país que describíamos líneas arriba. Una alternativa al que hoy predomina con el ascenso de Cambiemos al gobierno donde se privilegia la timba financiera y negocios fabulosos para sectores concentrados de la economía como el de los agronegocios, empresas de servicios públicos y el puñado de industrias exportadoras.

El programa busca no sólo generar una alternativa, si no también buscar el piso común sobre el cual construir la unidad del movimiento obrero y, de modo aún más ambicioso, aportar para la reconstrucción del campo nacional y popular en la Argentina. Tarea crucial en un año de elecciones legislativas para ponerle límites al macrismo y para comenzar a pensar el año 2019 donde estará en juego la presidencia. Para ello retoma los momentos más ambiciosos del movimiento obrero en donde traspasó las fronteras de la meramente reivindicativo y propuso proyectos de país como sucedió en La Falda, Huerta Grande, con la CGT de los Argentinos o con los 26 Puntos de Saúl Ubaldini. En 2017 hay líneas de continuidad con aquellos momentos históricos, pero también otras tantas por explorar y elaborar.

Estamos trabajando junto a los gremios para darle un contenido más profundo al programa que marca el rumbo de algo alternativo” explica Pablo Chena, economista, coordinador de las diversas comisiones que trabajan en la profundización del programa. Comisiones abiertas a la participación de diferentes miradas sociales,  divididas por temáticas e integradas por trabajadores, académicos en un debate que busca enriquecer las perspectivas.

Es tanta la destrucción que uno a veces se entretiene contando la destrucción y se agobia. Al ver el bosque uno se olvida que esto se resuelve con otro plano de ideas. Hay que pensar algo alternativo, reconstruir la idea de lo nacional. No dejarnos aturdir por lo que significa esta destrucción y proponernos pensar ese país que queremos” continua.  

Hay un desafío enorme de todo el campo nacional y popular que tiene que ver con nutrirse de militancia, de la academia, de los movimientos sociales y estudiantiles. Es una confluencia de aquellos que queremos un país mejor. El deseo de cambiar las cosas nos va llevando por estos caminos de la militancia” completa Chena.  

Edgardo Rodríguez, también economista, con larga trayectoria, parte de la valiosa experiencia del Movimiento de los Trabajadores Argentinos (MTA)  durante los años noventa, afirmó: “Creemos que la unidad del movimiento obrero va a llegar detrás de un programa. La unidad tiene que ser con objetivos, fundamentalmente para beneficio del movimiento obrero, en defensa de los trabajadores y el salario”.

Guillermo Wierzba, economista, docente universitario,  aportó: “La idea de trabajar con un programa aparece como sustantivo para oponerse a todo lo que se está realizando hoy en Argentina a contramano de las necesidades populares y del desarrollo del país, en contra la autonomía”.

Vamos por un programa que recupere las mejores tradiciones del movimiento nacional  y popular de Argentina. Basado en otros programas de la historia de Argentina como los de La Falda, Huerta Grande, los 26 Puntos de la CGT de Ubaldini” describe.

BICICLETA FINANCIERA VS PAÍS PRODUCTIVO

Las políticas de la alianza Cambiemos retomó la nefasta herencia del plan económico de Martínez de Hoz y del Plan de Convertibilidad de Ménem-Cavallo, continuado por De la Rua. Bicicleta financiera, endeudamiento externo exponencial, constante fuga de capitales, desindustrialización, concentración de la riqueza en pocas manos son algunas de las características centrales. El desafío que plantea la Corriente Federal es un cambio radical en estas políticas, pensar y llevar adelante un proyecto alternativo, un programa en beneficio de los trabajadores y no del sector financiero o un puñado de empresas que se queden con la parte del león de las riquezas generadas por los trabajadores.

Pablo Chena describe el siguiente panorama,  los trabajadores participan del ingreso nacional en una cifra que oscila el 36%. La inversión privada ha sido del 16% en el 2016 por lo cual se pregunta “¿qué pasa con el 50% restante?, ¿qué está haciendo el capital con esos fondos?”. Allí concluye, “nuestro problema no está en la falta de productividad, está en que se está haciendo con ese 50 % Se va en la bicicleta financiera, en consumos innecesarios a través de una dinámica que va a alimentar a los ricos, la fuga de capitales”.  

Wierzba agrega, “hoy tenemos un capital financiero que opera en beneficio del capital buitre que entra a la Argentina por plazos muy cortos, se rentabiliza en el país con altas altísimas y se van a ir del país con un 25 % de ganancias en dólares” alimentando una burbuja que, seguramente, repetirá otras experiencias socialmente traumáticas de la historia argentina reciente.  

Chena retoma, “el  programa lo que busca es de pura economía política”. “Hay que recuperar ese excedente que generamos”.  “No tenemos que ser deudores del mundo, en realidad somos acreedores del mundo, el que es deudor es el Estado” explica refiriéndose a la enorme suma de capitales de origen argentino exteriorizados al que algunos estiman en los 400 mil millones de dólares y creciendo rápidamente.

Los ricos se la están llevando afuera mientras los pobres se endeudan, deuda que terminarán pagando y que ya comienzan a pagar hoy. ¿Cómo lo pagamos?” se pregunta,  “con salarios que no lleguen a empardar la inflación, subiendo la renta financiera, de las empresas de energía. Los trabajadores están empezando a pagar la crisis que se está gestando y de a poco se van generando las condiciones para quedarse con el ingreso de los trabajadores pasivos, los jubilados. y los niños” detalla con un panorama sombrío en el horizonte.

“Necesitamos pensar las finanzas para el desarrollo, un sistema impositivo que capte estas rentas y las destine al sistema productivo” rematá Chena.

Quitarle al sistema financiero la centralidad en el manejo de la economía es un desafío arduo, pero imprescindible. No es sencillo, el poder del sistema financiero marca el ritmo de la economía global. Cambiemos cuenta con decenas de funcionarios surgidos y formados en el propio seno de la banca, entre ellos los puestos claves en el manejo de la economía.

Wierzba cuenta: “Trabajamos con una reforma financiera donde planteamos para quién y a qué precio debe ser el crédito, qué crédito y a qué precio para los trabajadores,  para el desarrollo productivo de las PyMES, para los proyectos de infraestructura.  Eso requiere una regulación por parte del Banco Central de la tasa de interés y de las cantidades de los préstamos en función de una Argentina autónoma y desarrollada”.

Para llegar a desarrollar esa políticas destaca la necesaria recuperación del Banco Central en pos de esos objetivos, pero además “reformar la ley de Entidades Financieras, mejorar la Carta Orgánica del Central significa construir un sistema financiero para todos los argentinos y no para el capital especulativo internacional”.

COSTO LABORAL ARGENTINO, ¿EXCUSA PARA BAJAR SALARIOS?

Los funcionarios del gobierno nacional y los economistas afines suelen hablar del alto costo laboral argentino. Más allá de la reducción del trabajador a un costo más en una planificación económica para su reducción el objetivo es recortar salarios, quitar derechos ganados en años de lucha, eliminar indemnizaciones, bajar aportes patronales y toda la habitual cantinela en ese sentido que repiten incesantemente los predicadores del neoliberalismo.

Edgardo Rodríguez apunta, “el problema no pasa porque los argentinos tenemos salarios altos en dólares. El salario mínimo en dólares es el más alto de América latina, sin embargo, también, tenemos  la canasta alimentaria más cara en dólares. El problema de los altos costos en Argentina no está en los costos salariales sino en los altos costos operativos que dependen del Estado”.

Hay una falta de regulación en todo el proceso de elaboración y de costos que nosotros tenemos que ver y para lo cual estamos trabajando” explica.

RECUPERAR EL ESTADO

Para dar soluciones necesitas al Estado” dispara Rodríguez.  

Chena agrega, “la idea de que el Estado no interviene es mentira”. “El neoliberalismo es el Estado en función de los ricos” argumenta.

Parafraseando a los autores franceses Pierre Rosanvallón y Jean Paul Fittousi, Rodríguez afirma “El Estado nunca es neutral, o está a favor de los trabajadores o de las políticas que benefician sólo al capital (..)  Este Gobierno desempodera a los trabajadores y el pueblo” concluye.
Chena retoma y expresa la necesidad de pensar nuevas reglas de juego, es decir una nueva Constitución “Hay un desafío en estos 26 puntos de una nueva Constitución. Hay que cambiar las reglas del juego, no podemos depender de constituciones liberales, tenemos que tener una que reconozca al trabajador como eje fundamental y a partir de ahí estructure el sistema económico para que el trabajador no sea la variable de ajuste. De los actores de la economía hoy el trabajador es el único que va por debajo de la inflación”.

Comentarios

comentarios

Visite también

FB_IMG_1498694613885

MACRI, EL TRABAJO Y EL SALARIO/ El regreso a lo peor del pasado

Por HÉCTOR AMICHETTI (Federación Gráfica Bonaerense / Corriente Federal de Trabajadores) Antes de Perón los …