Inicio / Politica / MACRI EN EL KIRCHNER / En busca de los consensos básicos para el retroceso

MACRI EN EL KIRCHNER / En busca de los consensos básicos para el retroceso

2560507w960tlnha

Finalmente, se llevó adelante el encuentro convocado por el Poder Ejecutivo donde confluyeron gobernadores, empresarios, dirigentes sindicales, representantes de la Corte Suprema de Justicia, líderes religiosos y todo el elenco de funcionarios públicos. Allí el presidente Mauricio Macri enumeró las transformaciones que pretende para tiempos venideros en nuestro país. En la referencia a las distintas áreas donde se impulsan reformas, entre ellas la laboral, previsional, tributaria y de calidad institucional. Debajo de la superficie de los planteos enumerados se esconden cambios regresivos, achicamiento del Estado y una economía al servicio de los sectores del capital. 

Desde el Centro Cultural Kirchner, el presidente Mauricio Macri presentó sus medidas de rasgos antiproductivos y antipopulares. “Creo en la necesidad de pensar una agenda de reforma permanente”, dijo Macri y a continuación indicó los tres ejes centrales a reformar: “el de la responsabilidad fiscal, el del empleo y el de la república y la calidad institucional”.

El presidente advirtió que explicaría los “ejes” de las reformas pero que no brindaría detalles de “las herramientas” que cada una implica, ya que luego serán presentados en el Congreso o en los ámbitos pertinentes para “crear consenso”. Sin admitir el crecimiento intenso de la década previa, que le facilitó montarse sobre una economía ordenada, aseveró que “durante muchos años los argentinos vivimos en la lógica autocomplaciente del fracaso”.

Macri definió al primer paquete de reformas como el de la responsabilidad fiscal, la inflación y los impuestos. “No podemos gastar más de los que recaudamos y eso lo digo para todos los niveles del Estado. Tenemos que seguir bajando la inflación y reducir la carga tributaria”, remarcó . Olvidó consignar que la recaudación fiscal decrece por la caída en la dinámica de consumo – ventas – producción impuesta por el gobierno de Cambiemos.

La primera propuesta en ese sentido, será refundar la relación entre la Nación y las provincias para “desandar la escalada de impuestos”. “Necesitamos menos impuestos y más obras y todo con equilibrio fiscal”, aseguró. Los especialistas de distintos distritos comentaron a nuestro medios que intenta reponer la idea de provincias inviables, así que vamos a prepararnos para este embate.

TRIBUTARIA

“No nos gusta endeudarnos, pero tampoco mentirnos”, señaló el presidente Mauricio Macri, cuyo Gobierno desde el inicio y hasta 2018 habrá emitido bonos de deuda externa por 125.000 millones dólares, y volvió sobre la herencia de la gestión anterior al indicar que recibió “un Estado con un déficit alto e insostenible”. Ello, insistimos, no se corrobora en los datos concretos.

En un discurso lleno de lugares comunes del liberalismo conservador sobre el gasto público, Macri volvió a marcar la línea ortodoxa económica que apunta a la emisión monetaria como la única fuente de generación de inflación. “La inflación es resultado de una mala política y la venimos bajando. La de este año será la más baja desde 2009”, indicó Macri, sin mencionar las cifras récord de inflación registradas en 2016.

Con los gobernadores en primera fila, Macri abrió el capítulo para la reducción de impuestos y anticipó, sin dar precisiones, que el miércoles se va a presentar una propuesta de reforma tributaria, algo en lo que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, viene trabajando con el sector empresarial y los ministros de Economía provinciales, con quienes se reunirá esta semana.

El mandatario consideró que los impuestos en la Argentina son “demasiado altos con una distribución muy poco equitativa, un sistema complicado y engorroso” y calificó como “la peor distorsión” a la evasión fiscal, a pesar de las revelaciones que el caso Panamá Papers reveló de las empresas de la familia presidencial.

PREVISIONAL

“Tenemos que empezar una conversación adulta y honesta sobre el sistema de jubilaciones y pensiones”, sostuvo Macri en su discurso en el CCK y prometió que continuará “siendo universal, público, solidario y de reparto”, sin más precisiones que la convocatoria a la comisión de expertos contemplada en la ley de Reparación Histórica. Esa comisión será la encargada de preparar una reforma previsional para que “en su momento el Congreso la trate”, dijo Macri y adelantó: “En los próximos días presentaremos propuestas para la transición”.

El mandatario dijo estar “orgulloso de la amplia cobertura” del sistema jubilatorio, pero advirtió que el sistema previsional de la Argentina “esconde serias inequidades y no es sustentable”, momento en el que se encargó de apuntar contra las jubilaciones de privilegio y “regímenes especiales que habilitan a algunos a jubilarse a los 45 o 50 y otros a los 65”, en un mensaje que pareció apuntar contra el Poder Judicial y que cerró pidiendo que “todos los argentinos trabajemos el mismo tiempo”.

En este punto rozó la propaganda habitual de los grandes medios. Quedó la sensación que los únicos funcionarios que han cobrado ingresos importantes pertenecen a la gestión anterior, como si los actuales realizaran su actividad ad honorem. Asimismo, suele hablarse de jubilaciones de privilegio para hacer referencia a funcionarios y legisladores de los espacios nacionales y populares, dejando de lado que tales beneficios resultan aplicables a los del oficialismo.

LABORAL

En el capítulo referido a las reformas laborales que el Gobierno viene alentando junto a una franja rentística del empresariado desde hace meses para modificar y flexibilizar los covenios, Macri indicó que se presentarán las iniciativas que desde la cartera de Jorge Triaca se viene trabajando con la CGT y planteó la necesidad de alcanzar la “formalización del trabajo no declarado, nuevas formas de contratación y capacitaciones”.

De acuerdo a las posibles medidas que se fueron conociendo a cuenta gotas, las dichos de Macri confirmarían: un plan de blanqueo para las empresas, formas de contratación más flexibilizadas (como trabajos temporarios o por producción) lo cual implica despidos sin costo, y la ampliación de los días de licencia por paternidad.

En la misma línea de sancionar y cesanterar sin dificultades, Macri volvió a la carga contra “la mafia de los juicios laborales” e insistió en que “los excesos de la litigiosidad laborales” como “la principal causa que impide generar empleo”. En ese tono, el mandatario retó a los gobernados por no adherir a la nueva ley de ART, que limita la posibilidad de un trabajador de abrir un reclamo por accidentes laborales y dificulta el acceso.

“No podemos pedirle a nuestros empresas que generen empleo si no cuentan con condiciones para hacerlo”, se quejó Macri con los ecos de su presentación en el coloquio de IDEA y aseguró que para potenciar a las Pymes se potenciarán los créditos y la participación en el mercado de capitales: “Tenemos uno de los mercados financieros más chicos de América Latina”, resaltó.

Por último, Macri consideró que para generar puestos de trabajo hay que “salir a seducir al mundo y dejarse seducir. No podemos creer si somos un país cerrado, no hay manera de salir de la pobreza sino somos un país exportador”. Lejos estuvo, claro, de admitir que frente a la debacle liberal conservadora del 2001, el gobierno nacional popular alzó los niveles de empleo y simultáneamente, los de producción en general.

INSTITUCIONAL

Cuando llegó el momento del tercer eje, el del fortalecimiento institucional, el presidente se detuvo en el funcionamiento de la Justicia, de la que criticó la cantidad de empleados, los altos sueldos y las extensas licencias que gozan los empleados judiciales. “Funcionarios de todos los gobiernos logran ubicar amigos, parientes y militantes de sus agrupaciones”, aseguró el Presidente sobre los diferentes ámbitos del Poder Judicial.

También hizo foco en la cantidad de empleados que tiene la Biblioteca Nacional del Congreso y el Poder Legislativa, donde según los números brindados por el Presidente hay legisladores que cuentan con más de 80 empleados. “Hay muchas mejores formas de trabajar que armar kioscos para familiares y amigos”, dijo Macri, que habilitó por decreto el blanqueo para familiares de funcionarios, algo que había sido negado en el Congreso.

“Qué bueno que sería que la Justicia de el ejemplo y elimine algunas de sus licencias”, advirtió Macri y a continuación hizo foco en las universidades, las obras sociales y los sindicatos. “No puede ser que haya más de tres mil sindicatos en la Argentina y que sólo 600 firmen paritarias”, criticó el Presidente. De hecho, este segmento significó una promesa de estabilidad para funcionarios y jueces, y una advertencia a los trabajadores para cortar por el hilo más delgado.

“Tenemos que trazar una línea de austeridad para lo que viene”, cerró su discurso Macri, augurando un nuevo período de ajuste. Tampoco admitió que, pese a esas aseveraciones, desde su asunción el gobierno incorporó una enorme cantidad de empleados destinados a obturar los trabajos estatales previos y a promocionar, especialmente a través de la redes sociales, la nueva gestión.

GABRIEL FERNÁNDEZ / SINDICAL FEDERAL / LA SEÑAL MEDIOS

Comentarios

comentarios

Visite también

foto cop

ENCUENTRO / Sindicatos y cooperativas en defensa del trabajo digno

En el salón Felipe Vallese del edificio de Azopardo 802 de la CGT se desarrolló …