Inicio / Politica / “No queremos una CGT arrodillada ante el Gobierno y el poder”

“No queremos una CGT arrodillada ante el Gobierno y el poder”

Correa-Amichetti-Palazzo-CFT

Se viene una semana crucial para el movimiento obrero. La mirada de tres dirigentes de la Corriente Federal de Trabajadores, Sergio Palazzo, Héctor Amichetti y Walter Correa, sobre la semana que pasó, el rol de la conducción de la  CGT, la no convocatoria al paro y lo que puede venir de cara al futuro. 

Estamos atravesando semanas decisivas para el futuro de la Argentina. El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional configura un escenario en donde el Gobierno buscará imponer un fuerte ajuste con un inevitable impacto recesivo, con pérdida de empleos y baja en los salarios. En medio de ellos el debate dentro de la CGT está en uno de sus puntos más álgidos de los últimos años. La no convocatoria a un paro nacional en la reunión de Consejo Directivo del jueves pasado, la continuidad en un diálogo estéril con el Gobierno viene generando un rechazo cada vez más amplio y con un tono más vehemente en amplios sectores del movimiento obrero.

El próximo martes es un día crucial en la vida interna de la central obrera. Primero se reunirán nuevamente con los funcionarios del Gobierno llevando una serie de demandas y, posteriormente, se debatirán en una nueva reunión de Consejo Directivo donde se evaluarán los pasos a seguir.

La Corriente Federal de Trabajadores es uno de los espacios sindicales que viene marcando una postura clara respecto al macrismo: es necesario confrontar contra estas políticas que atacan al empleo y al salario. Un Gobierno con el que no hay diálogo posible porque tiene un rumbo claramente antipopular que no va a detener si no se encuentra con una oposición firme.

Héctor Amichetti, referente gráfico, afirma “Nosotros tenemos un postura sindical muy firme. Tenemos que ir no sólo a un paro nacional, sino a un plan de lucha que tenga continuidad. Es la manera de defender los intereses de los trabajadores y de todos los sectores nacionales”.

Como Corriente Federal hemos rechazado la negociación sobre esos cuatro puntos. No diría que son secundarios, pero hay que ponerlos en un marco de rechazo al acuerdo con el FMI, al veto a los tarifazos y a la negociación de paritarias libres” argumenta.

La situación se va agravando, ya vemos los síntomas de una fuerte recesión donde las pymes están siendo muy golpeadas” agrega. Vale recordar que las pymes representan el 75% del empleo en Argentina.

El líder bancario, Sergio Palazzo, opina que las demandas planteadas por la CGT al Gobierno nacional “son muy exiguas. El primer punto que tendrían que haber expresado y no lo hicieron era levantar el veto presidencial a la ley sobre los tarifazos. Tengo una profunda decepción por la actitud que ha tomado la CGT todo este tiempo” criticó. 

“Este Gobierno nos está llevando a una descomposición social. Es el movimiento obrero el responsable la protesta para que la política tome eso para una propuesta para todo el Gobierno argentino” agrega.

No queremos tener una CGT arrodillada ante el Gobierno y el poder” descargó. 

Tras-la-reunión-con-el-Gobierno-la-CGT-dejó-el-paro-en-pausa-696x393

Por su lado, Walter Correa, dirigente de los trabajadores del cuero y diputado nacional, expresó su malestar. “La mayoría que integramos la CGT y sus delegaciones regionales pretendemos un paro nacional con un plan de lucha. Lo del Triunvirato de ir a negociar con el Gobierno hace recordar a los años noventa. Van a reunirse, arman una agenda que después no se cumple. Ocurrió con el pago de un bono a fin de año en 2016 y también, con el compromiso para que no haya despidos a principios del año pasado”.

Nuestro espacio viene pidiendo que el Triunvirato convoque a un Confederal,  que le dejen lugar a los compañeros y compañeras que tengan ganas de luchar y defender las conquistas” desafía.

Nos sobran argumentos para salir a la pelea. Entregan al país al FMI y estamos discutiendo cinco puntos. Esto es más de lo mismo” advierte el dirigente curtidor.

Amichetti dispara contra la actual conducción que incluye al Triunvirato, pero también a sectores del Consejo Directivo que tallan en las decisiones de la central obrera. “Hay un sector vacilante. La vieja línea histórica del sindicalismo que piensa que tiene que negociar con el poder y sacar algo. A ellos le decimos, dos años de negociación con el Gobierno y no han sacado nada. En realidad estamos cada vez peor”.

Acerca del rol de la Corriente Federal de Trabajadores en este escenario político señala Palazzo. “Ha sido una lucecita en el horizonte de los trabajadores. Hemos avanzado en la unidad en la acción con las dos CTA. con los movimiento sociales, con el espacio del moyanismo. No se trata solo de ver quién conduce la CGT sino para qué”.

¿Qué pasa si el martes no sale una convocatoria a un paro nacional? Respecto a ello Amichetti respondió: “Si no sale el paro tendremos que seguir con una unidad en la acción sin una conducción en  CGT unificada”. De no salir una medida de fuerza el martes advierte que podría “haber una ruptura”.

Como Corriente seguiremos batallando porque creemos que la CGT no puede ser capturada por un grupo de dirigentes. Tenemos que seguir haciendo un esfuerzo para unir a las diferentes luchas nacionales. Unir las luchas nacionales. Es el gran esfuerzo que tenemos que ir construyendo” finalizó.

El lunes, tras un plenario con la presencia de los gremios que integran a la Corriente Federal, saldrá una posición unificada frente a la reunión del martes y las decisiones que se tomen allí.

 

FUENTE DE ENTREVISTAS: Sergio Palazzo (Vení Cuando Quieras – Radio Del Plata) – Héctor Amichetti (Marcha sin Querellas – Radio Parque Vida) y Walter Correa (La Excepción a la Regla – Radio del Plata). 

Comentarios

comentarios

Visite también

DPFNFmoWkAI6PXO

PALAZZO / “Tiene que haber una gran cantidad de compañeros para manifestarle apoyo a Pablo Moyano”

El secretario general de la Asociación Bancaria (AB) y referente de la Corriente Federal de …