Inicio / Equipos Técnicos / Documento de la Corriente Federal de Trabajadores a la Comisión Episcopal de la Pastoral Social

Documento de la Corriente Federal de Trabajadores a la Comisión Episcopal de la Pastoral Social

FB_IMG_1527731709570

A continuación reproducimos un documento elaborado por la Corriente Federal de Trabajadores dirigido a la Comisión Episcopal de la Pastoral Social. Allí hay un diagnóstico sobre la situación “crítica por la que atravesamoslos trabajadores en la actual conyuntura socioeconómico nacional”. A tono con lo que ha sido siempre una característica esencial de la Corriente Federal de Trabajadores también se hace una serie de propuestas para “avanzar en la generación de trabajo digno”. 


 

DOCUMENTO DE LA CORRIENTE FEDERAL DE TRABAJADORES A LA COMISIÓN EPISCOPAL DE LA PASTORAL SOCIAL 

 

Los dirigentes de la Corriente Federal de Trabajadores nos dirigimos a los integrantes de la Comisión Episcopal de Pastoral Social a efectos de presentar una serie de consideraciones sobre la situación crítica por la que atravesamos los trabajadores en la actual coyuntura socioeconómica nacional.

Reafirmamos al trabajo como fuente del desarrollo nacional, base de la organización social y componente indispensable de la dignidad personal y familiar, que permite el progreso social y estructura la convivencia de la sociedad en armonía.  “Alrededor del trabajo se edifica todo el pacto social, porque cuando no hay trabajo o se trabaja mal o se trabaja poco o demasiado, la democracia entra en crisis”.

En nuestras opiniones, tenemos como trasfondo el compromiso de la Corriente Federal de Trabajadores de defender, sin concesiones, los derechos de los trabajadores y del trabajo como Derechos Humanos, fundamento de la vida social y del orden económico. Coincidiendo, en tal sentido, con la afirmación del Magisterio Social de la Iglesia al sostener que “Los derechos humanos que brotan del trabajo, entran precisamente dentro del más amplio contexto de los derechos fundamentales de la persona”.

Desde esta concepción, presentamos a continuación un panorama de la situación en la que se encuentra el mundo del trabajo y los trabajadores activos y pasivos como consecuencia de las políticas implementadas por el gobierno nacional a partir de diciembre de 2015; teniendo en cuenta que nuestra preocupación se centra no solo en la situación actual de los trabajadores activos y pasivos y de las PyMes, sino también en los  peligros que representa para la paz social la profundización de esas políticas a partir del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

I-.Un contexto preocupante para los trabajadores

  • La Inflación aumenta y cae el poder adquisitivo del salario. La inflación enero 2016-mayo 2018 superó ampliamente los incrementos salariales de esos años.  En el año 2016 la variación del IPC alcanzó el 41%, según la Dirección de Estadísticas de la CABA y del 39,5% según el INDEC, mientras que los incrementos salariales, promedio registrados, fueron del 32,8%, determinando una caída del salario real en torno al 7%.  A esto hay que sumar una reducción del salario indirecto por efecto de las quitas de subsidios, la eliminación de los programas de crédito con tasas subsidiadas y el encarecimiento del crédito que, con pautas de interés mayoristas cercanas al 40%, alcanzó tasas superiores al 60% anual para los créditos al consumo.  

En el año 2017 la caída en el poder adquisitivo del salario pareció estabilizarse con una variación del IPC del                27,3% según el Instituto de Estadísticas de los Trabajadores (IET-UMET). Mientras el salario registrado total              medido por el INDEC, en base a SIPA, dio una variación del 26,5%.

  • El deterioro del salario real crece en 2018. La situación se agravó durante este año, dado que la variación de precios hasta mayo fue del 11,9%, según INDEC, la medición de la Ciudad Autónoma dio un acumulado para los primeros cinco meses del 12,3%.  Según el Instituto de Estadísticas de los trabajadores ya en abril el acumulado era del 10% lo que colocaba la expectativa para mayo por encima del 12,8%. Con esta variación de precios, el salario real habría perdido más de 6 puntos porcentuales durante los cinco primeros meses del año.  
  • La Deuda Externa que aumenta en forma desenfrenada.  El Estado nacional combinó en 2017 un déficit fiscal de 6,1% del PBI, más una deuda en moneda extranjera de 192.000 millones de dólares. Esto se traduce en un pago de intereses por la deuda externa del gobierno nacional para este año de 7.724 millones de dólares.

         Dicho monto, que equivalía a 143.660 millones de pesos al 31 de diciembre de 2017, con un dólar a 18,6 pesos,             ahora se convirtió en 216.272 millones de pesos, producto del dólar a 28 pesos. Esto significa un aumento de               casi 73.000 millones de pesos en el pago de interés en el presupuesto público. Lo que, en términos                                   recaudatorios, implica que este rubro pasa a comprometer un 5% más de la recaudación corriente del Estado               Nacional.

    • La fuga de capitales acompaña la bicicleta financiera. La salida de dólares vía fuga de capitales sumó 46.305 millones de dólares desde diciembre de 2015, lo que representa alrededor del 75% de la nueva deuda externa emitida por el Gobierno nacional en el período.  Según datos del Observatorio de la Deuda de la UMET
    • Se destruyen puestos de trabajo industriales. Entre diciembre de 2015 y diciembre de 2017 se perdieron 62.000 puestos de trabajo registrados en el sector industrial que hoy cuenta con una cantidad de empleos similar a la del 2009
    • El trabajo se precariza. La creación de puestos de trabajos durante los últimos dos años se focalizó en monotributistas, monotributistas sociales y trabajado en negro. Este último aumentó 4% en dicho periodo para ubicarse en 34% y la tasa de asalarización disminuyó un 2%.

 

  • La Conflictividad social y laboral aumenta. Durante 2017 distintos sectores de la sociedad argentina se han manifestado en defensa de sus derechos. En conjunto, los hechos de conflictividad social y laboral sumaron 3.974 durante todo el 2017. En promedio, representaron 331 protestas mensuales y 11 protestas por día en todo el territorio nacional. El 43,9% de las manifestaciones laborales visibilizaron los conflictos suscitados en torno a la cuestión salarial, el 25,2% correspondieron a despidos, el 12,2% a reclamos por condiciones de trabajo, el 10,8% “contra las políticas de ajuste” siendo centralmente reclamos en contra de modificaciones presupuestarias regresivas en rubros de gasto social, y el 4,5% fueron las manifestaciones contra la persecución política o sindical y la represión.
  • La desigualdad Social se consolida. Con una brecha entre el 10% más rico de la población y el 10% más pobre que se incrementó de 16 veces en 2015 a 23 veces en 2017 y que con la devaluación aumentó aún más.
  • La pobreza crece. Según último datos del Observatorio de la Deuda Social de la  UCA la pobreza infantil creció del 60,4% al 62,5% entre el 2016 y el 2017 y alcanzó a 8 millones de niños. Estadística que se agrava si se toma en cuenta el impacto de la devaluación de mayo sobre el precio de la canasta básica de alimentos.

La Canasta Básica Total (CBT), que mide el INDEC y se utiliza para determinar los hogares por debajo de la                 línea    de pobreza tuvo un incremento mayor a la inflación. En el 2017, mientras el incremento del IPC fu del              24,8% para INDEC, la CBT aumentó un 26.8%. En lo que va del 2018, el IPC se incrementó en un 11,9% según            INDEC, mientras que la CBT tuvo un alza del 12,9%.  Esto muestra de que el impacto inflacionario está siendo              mayor en los sectores de menores ingresos.

 

II-Principales problemas que se avizoran en el futuro próximo para el mundo del trabajo

 

  • Reforma Laboral que profundiza la precarización laboral a través de: 1- la modificación la ley de contrato de trabajo por modalidades individuales de trabajo para aumentar el poder del empleador en la relación laboral; 2- la eliminación del castigo por haber negreado trabajadores; 3- la legalización de la precarización por vía de las tercerizadas (subcontratación); 4-la consolidación de la vulnerabilidad de los jóvenes en el mercado de trabajo con pasantías; 5- la formalización de una diminución del salario indirecto a través de rebajas en los aportes patronales; 6- una baja de los costos de despedir trabajadores con la creación de un “fondo de cese laboral” ; 8- la diminución de los montos de las Indemnizaciones por despido sin causa y la reducción del tiempo de reclamo; 9- la creación de un “banco de horas” para eliminar el pago de horas extras y flexibilizar la jornada laboral.
  • Mayor dolarización de la economía e inflación. Reflejada en el precio de los alimentos; las tarifas de los servicios públicos, de los combustibles y una apertura indiscriminada de las importaciones. La dolarización de los alimentos comenzó con la quita de retenciones y la eliminación de los cupos de exportación lo que obligó a los molinos harineros y a los productores de alimentos balanceados para la cría de cerdos, pollos y vacunos en free look a adquirir el trigo y el maíz a valores internacionales en dólares, dolarizando de esa forma los costos de materia prima y, en consecuencia, en el producto final
  • Reforma previsional que esconde un ajuste jubilatorio. La reforma de la fórmula de mobilidad, ajusta las jubilaciones en 110 mil millones de pesos anuales, la AUH en 5.000 millones y las asignaciones familiares en 3.500 millones.

III-La falta de respuesta de un proyecto económico que atenta contra el trabajo argentino

 

  • El modelo económico actual busca garantizar la renta financiera a costa del ingreso de los trabajadores y esto genera desequilibrios sociales insostenibles para la población trabajadora.
  • El programa de ajuste fiscal acordado con el FMI, devaluación y tasas de interés superiores al 40%, sumado a la desregulación financiera y la apertura importadora, agrava la situación social, destruye la producción nacional y genera pérdidas de puestos de trabajo asalariados.
  • El deterioro del salario real se expresa en una caída del consumo en general, que llegó a los alimentos. Según la Cámara de Comercio de la Mediana Empresa (CAME), el consumo medido en “Unidades vendidas” cayó en el año 2016 un 7% promedio y un 2,6% en alimentos y bebidas. Esta caída se atenuó, pero continuó en el 2017 con una baja del 1,6% promedio y del 0,3% en Alimentos y bebidas.  En los primeros cinco meses del 2018 la caída del consumo continuó siendo del 2,6% promedio y 1,2% en Alimentos y bebidas. Téngase en cuenta que la atenuación del 2017 se da por comparación contra el 2016 que fue un año de profunda caída ´del consumo según mencionamos.
  • La apertura indiscriminada de las importaciones, producida en el año 2017, provocó un cambio de signo en la Balanza Comercial Argentina producto de una avalancha importadora de bienes finales que generó un déficit comercial de 8.472 millones de dólares.  Entre los meses de enero y abril de 2018 continuó está tendencia y el déficit comercial sumó para el cuatrimestre 3.421 millones de dólares.

 

IV-Propuestas para avanza hacia la generación de trabajo digno

 

Dado que los resultados de las mismas se verán en el mediano plazo nos parece que   como medida URGENTE se debe declarar la Emergencia Social y Ocupacional que garantice  un ingreso salarial básico universal para todos los trabajadores con y sin empleo y la prohibición de despidos por un plazo de 180 dias.

  • Reforma tributaria que garantice la equidad. Que aporten más los que más tienen recuperando los impuestos a los bienes personales, las retenciones a las exportaciones y a las transacciones especulativas. Como contracara es necesario bajar el impuesto a los ingresos laborales y al consumo de bienes esenciales.
  • Reforma financiera que regule los flujos de capitales y coloqué un límite a la especulación y la renta financiera. Estableciendo, además, impuestos especiales a la compra-venta de dólares y activos financieros con fines especulativos.
  • Recuperar el salario real y el mercado interno para sostener un modelo que genere trabajo digno en los sectores industriales. Para esto es indispensable respetar el derecho a paritarias libres.
  • Regular los flujos de importaciones, estableciendo aranceles diferenciales a la importación de bienes finales e intermedios producidos en el país.

Comentarios

comentarios

Visite también

pablo-moyano-24-09-21d

El Frente Sindical se reunió con referentes del Frente Renovador

El Frente Sindical para el Modelo Nacional continúa con una nutrida actividad, muy intensa desde …