Inicio / Frente Sindical / LUJÁN / La unidad que avanza

LUJÁN / La unidad que avanza

Misa organizada por el gremio de Camioneros con Hugo y Facundo Moyano, en Luján por paz, pan y trabajo. Fotos Emmanuel Fernández

El Encuentro del sábado pasado en Luján no sólo fue una expresión multitudinaria, también fue una muestra de una unidad política que avanza. Allí estuvieron presentes el movimiento obrero, organizaciones sociales, referentes políticos de la oposición, intendentes y líderes religiosos de diversos credos. ¿Hay allí una base para conformar un gran Frente Nacional para desplazar al macrismo en las elecciones de 2019? 

Por LEONARDO MARTÍN

Pasaron apenas tres días del masivo Encuentro Ecuménico por Paz, Pan y Trabajo frente a la Basílica de Luján. Previsiblemente, la cobertura de los medios de comunicación con mayor capacidad de fuego fue mezquina y abiertamente sesgada siempre con el objetivo de proteger la esmerilada figura de Mauricio Macri y su Gobierno. Que la convocatoria no superaban las 50 mil personas, que la Iglesia no debería tener actividad política, interrogantes por los avales de Francisco a la convocatoria, que todo es una excusa para proteger a la familia Moyano de las causas judiciales que se van multiplicando en su contra.

Pero hay algo que pasó por alto en muchos análisis de lo sucedido el sábado. No sólo hubo una enorme demostración de militancia, de rechazo al modelo económico y de un planteo por otro proyecto de país integrador de las grandes mayorías, con el trabajo como eje y con una mirada en defensa de los intereses nacionales. También hubo una muestra de unidad entre diversos actores con una base amplia para comenzar a pensar ese Frente Nacional que compita en las elecciones de 2019 para desplazar y dejar atrás ese paso en falso en la historia argentina que es Cambiemos.

Allí estuvieron el Frente Sindical para el Modelo Nacional que fue el promotor del Encuentro. En el Frente Sindical militan 73 gremios que integran la Corriente Federal de Trabajadores, el moyanismo, SMATA y delegaciones regionales de CGT.  De 210 gremios confederados en CGT 73 forman parte activa de este espacio y se siguen sumando. Entre ellos hay sindicatos de la industria, la logística, el sector financiero,  el transporte, la educación con sectores  que abarcan puntos estratégicos de la economía argentina.

FB_IMG_1540295251964

También estuvieron presentes dirigentes de otros espacios sindicales también convencidos de que con este Gobierno no hay destino. Entre ellos CTA de los Trabajadores y CTA Autónoma a lo que hay que sumar una coincidencia con las organizaciones sociales, hoy con una fuerte gravitación política, organización y capacidad de movilización.

Una novedad histórica es la participación de diversos credos religiosos impulsando y participando de la jornada. Apoyaron la jornada referentes evangélicos, de la comunidad musulmana y judía.

Pese a muchas elucubraciones, la única verdad es la realidad. Hoy la Iglesia Católica sostiene una mirada crítica sobre el modelo económico y sus consecuencias articulando con sectores que están resistiendo los avances de estas políticas. Si no fuera así sería impensable que se realice una Misa por Pan, Paz y Trabajo, no en una parroquia de un barrio humilde, sino en la mísmisima Catedral de Luján, el lugar más emblemático de la Argentina para la fe católica. La prédica de Francisco hoy se ha convertido en una referencia inevitable para amplios sectores del campo popular.

FB_IMG_1540295212613

Allí no se agotaron las presencias, vale destacar que estuvieron casi la totalidad de los intendentes bonaerenses que se identifican políticamente con el peronismo y que son opositores al Gobierno nacional y a la inmaculada esperanza blanca bonaerense: María Eugenia Vidal. Casi 50 intendentes asistieron compartiendo una visión muy crítica del Gobierno nacional. Algunos de ellos con distritos que en población superan a varias provincias.

En cuanto a la presencia parlamentaria, se vieron varios de los diputados de la bancada de diputados de Unidad Ciudadana y a figuras como Felipe Solá y Daniel Arroyo que ayer oficializaron su salida del Frente Renovador.

20-10-2018_lujan_buenos_aires_el_arzobispo.jpg_258117318

Por último, también hubo presencia militante del campo nacional y popular, algunos parte de un gremio, otros que no, pero que ven en el Frente Sindical una esperanza y un espacio con una fuerte potencia política. Que comprenden el peso que tiene el movimiento obrero organizado y un reconocimiento en la resistencia al macrismo y en el impulso para generar una alternativa política.

En conclusión, las bases y las condiciones están dadas para conformar un espacio político potente para ir conformando un gran Frente Nacional. Amplia presencia gremial, movimiento sociales, Iglesia, intendentes y militancia representan una fuerza política que trabajando en conjunto está en condiciones de tener una enorme gravitación política. Faltan actores aún, pero el camino ya comenzó a recorrerse.

 

Comentarios

comentarios

Visite también

IMG_20181114_183045

El Frente Sindical se reunió con senadores que votarán contra el presupuesto

El Frente Sindical para el Modelo Nacional se reunió  este mediodía con un grupo de …